Presidente, el gobierno que no regale más libros

¡Qué tal, camaradas! Antes que nada, felicitaciones al gran equipo, dinámico y responsable equipo de Aporrea en su séptimo aniversario. Por su esfuerzo, ¡gracias!


Emocionado por la ejecución y conclusión de tantas obras. Tantas que a veces ya no producen la emoción que debería. Por ejemplos, una planta de Petrocasas, una planta generadora de… de cualquier cosa, un hospital, un instituto educativo bolivariano, una empresa de producción socialista, una fábrica, una planta de automóviles, otra de celulares, etc., al extremo que la mayoría de nosotros no celebró la puesta en marcha de la tremenda y primera planta de extracción de gas en el mar.


Ni pensar en los innumerables programas sociales, ni los proyectos de desarrollo endógeno en cada estado, las nuevas comunas, etc. Producto de organización popular propia por las comunidades al ritmo del verbo de Chávez. Al extremo de que hemos medio olvidado a los Círculos Bolivarianos, inclusive a los internacionales que casi dejamos solitarios.


Poco a poco, aunque no lo hayan internalizado muchos de nuestros gobernantes –y están en deuda– por no sembrar conciencia socialista y entregarle el poder al pueblo, lo que parecen no querer y a veces poco a poco.


A pesar de todo y de todos, vamos ¡venciendo! Sólo envainados en la guerra de cuarta generación. ¡Lástima!


Aún y cuando suena irreverente estar haciéndole llamados a nuestro máximo líder, pero más que todo es para llamar la atención a los que les competa, es algo que hemos expuesto en otros artículos, no debemos, pienso, continuar publicando obras por millones –cientos de miles de cada título- para repartir en las Plazas Bolívar a miles de compatriotas.


Aunque, por fin, se inició la “misión lectura” con inscripciones de participantes, creemos que su alcance debería tomar un rumbo más directo.


En una oportunidad, como pocas tenemos los no ligados al poder, me tocó al lado el ministro Farruco Sesto –en un concierto en la sala Ríos Reyna, dirigido por nuestro director Yuri Hung, digo nuestro porque pertenezco a la directiva de la Sinfónica de Anzoátegui- y pude expresarle mi inquietud.


El caso es que me preocupa –todavía-, le comentaba, que todos los ejemplares, millones, que se editan y se regalan, la mayoría forman fila en los estantes de casas de gente humilde no acostumbrados a leer. Imaginen cuántos habrán leído la edición concentrada de El Quijote, o cuántos los tres tomos de “Los Miserables”. Duros de leer, ¿no? Leer y entender.


Son ejemplares buenos y no costosos –en papel tipo Libro o papel periódico- que al igual a las costosísimas publicaciones de las grandes empresas públicas (Bancos, Industrias, etc.) y del estado (BCV, Pdvsa, CVG, etc.) –en papel glasé, ilustraciones a todo color, lomos de cuero y letras doradas- adornan espacios, bibliotecas también lujosas, de ejecutivos que tampoco leen, que no saben leer, salvo libros contables e informes de trabajo.


Esto conformaba el elitismo de la producción y destino de algunos libros.


Bien. La disposición y la dedicación de nuestro Presidente, y los equipos de la cultura, empeñados en sacarnos de la ignorancia vale que pujemos todos en ese sentido. Es, además, un asunto de todos. Como también lo es la formación de la patria socialista. Hermosa.


Le propuse a Farruco, y lo he hecho por varios medios, muchas veces, ampliar y concretar el espectro de penetración de la lectura y focalizarla.


Igual constancia tengo con mi propuesta para tratar de ganar a la massmedia, cambiar a nuestro favor la guerra de cuarta generación que estamos perdiendo. O que apenas ganamos despacito, lo que nos debilita mientras siguen envenenado compatriotas, complicando un proceso que debería fluir libremente. Y matando sindicalistas y estudiantes universitarios, doliéndonos sólo a nosotros. Y eso a algunos enterados.


La propuesta radica en que en todas partes hay que organizar grupos de lecturas. Basándonos en que cada escuela, colegio, liceo, instituto educacional, se convierta en un centro de la cultura para todos los tipos de expresiones artísticas. Los estudiantes destacados en literatura –para el caso de los libros, claro, no menciono lo de los otros renglones-, que sirvan de facilitadores. De orientadores.


Que cada persona lea un párrafo, un trozo, o una poesía: es más, que escriban y lean sus propios poemas. Que los declamen, si es preciso. Que se sumerjan, poco a poco, en ese gran mundo, mientras los niñas y niñas y adolescentes lo van haciendo con una nueva manera emocionante de recibir clases. Revolucionariamente.


Noches y fines de semana culturales. Y si quieren, para no quitarles lo que hacen todos los fines de semana, que se tomen sus cervecitas (no polar). Rutina ésta que actualmente los embrutece ya que es lo más que hacen (con las contadas excepciones de comunidades organizadas) y, que en muchos casos, contribuye, junto con la droga, al incremento de la delincuencia. La cultura popular como complemento a las actividades de mantenimiento, deportivas, etc., que debe realizar cada comunidad.


No hay que estar construyendo sedes.


No recuerdo que se hayan constituido Mesas de Cultura en todas las comunidades. Y dentro de ellas, mesas de lectura. Pues bien, la idea fundamental, estimo, no está en regalar libros interesantes (Las venas abiertas de la América latina, para cada estudiante de la UNEFA). Sino que los lean. Que los lean y los analicen. Que los discutan en grupos. Todos, pues.


Un país hacia la cultura. Hacia su verdadera soberanía.


¡Patria –que es cultura-, Socialismo –que es solidaridad- y muerte –que es vida! Y con responsabilidad y eficiencia, y controlando para evitar la corrupción ¡Venceremos!


¡FELIZ SÉPTIMO ANIVERSARIO DE APORREA!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2172 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor