Y si no, renuncien al falso sacerdocio

Cardenal Urosa véase en este espejo

La cúpula eclesiástica no aprende de sus errores y sigue empeñada en echarle vaina al proceso revolucionario. Sí, es condenable que estos apóstatas vestidos de sotana y crucifijo y capelo rojo, y en flagrante violación de los preceptos cristianos que los acredita como tal, en vez de practicarlos con humildad, devoción y tolerancia, hacen todo lo contrario del buen proceder y del sensato y recto comportamiento. Ladinamente se alían o conspiran –a su conveniencia— contra las instituciones políticas de turno, y con cínico yerro defienden a traidores, pederastas, violadores y criminales de cuello blanco.

Así lo han hecho desde tiempos inmemoriales y lo seguirán haciendo, porque ellos cual rémoras de la oscuridad seguirán siendo la negación de la verdad, del amor, la equidad, la tolerancia y de la humildad. Muy lejos por cierto del ejemplarizante legado de Amor y rectitud que nos dejó el maestro Jesús.

Sin mencionar nombre alguno, veremos cuáles son los signos de un falso sacerdote (falso profeta) y dejaremos que el lector determine a quien le calzan las descripciones:

· Los que predican pero no practican.

· Quienes predican división y odio

· Los que incitan o predican violencia, en oposición a la No-violencia.

· Quienes prediquen intolerancia en lugar de tolerancia por otras sendas religiosas diferentes, se estará condenando a sí mismo.

· Quienes dicen “mi camino y ningún otro”, se condenan como falsos con sus propias palabras.

· Los que confunden a los hombres con ceremonias ridículas y necias supersticiones, son falsos, puesto que abusan de sus temores y les dan una falsa seguridad de salvación con la mera realización del acto religioso.

· Los que pronuncian mentiras en vez de verdad.

· Los que predican odio en vez de amor.

· Los que promueven la división entre la gente en vez de la unidad.

· Los que se dejan llevar por sus egos en vez de la humildad.

· Los que son acumuladores de riqueza en vez de ser distribuidores de ellas.

· Los que apoyan directa o indirectamente a gobernantes dictadores, regentes satánicos, malvados o brutales.

· Los que complican en vez de simplificar a Dios.

· Los que recurren al temor a Dios en vez del amor a Dios, para controlar y confundir a las personas.

· Quienes como dijera Jesús “Se aferran a la letra de la Ley y violan su sentido“

· Los que señalan las diferencias más que las similitudes entre nosotros.

· Los que dejan de servir a todos por igual o de darle a los necesitados.

· Los que siembran las semillas de odio y de violencia, de división y de desarmonía.

Señores obispos, hay solamente una ley eterna: “el odio nunca destruye al odio, sólo el Amor puede hacerlo”. Y si ustedes como guías espirituales que son, sino no son capaces de predicar y practicar, la tolerancia, la bondad la compasión o el Amor al prójimo, mejor ahorquen los hábitos y renuncien de una vez por todas a los falsos ropajes purpurados y al falso rol que desempeñan desde el cinismo, la hipocresía, la mentira, el odio y el falso sacerdocio.

Es bueno resaltar que no todos los sacerdotes y líderes religiosos sean malos, o que sea un error ir a una iglesia, un templo, una mezquita o una sinagoga, o que todas las ceremonias carezcan de valor. En absoluto. Por consiguiente, aquellos que traigan paz y unidad al mundo sembrando las semillas del amor y la compasión, de la paciencia y la tolerancia, y que practican lo que predican, ayudando a todos los que lo necesiten sin consideración de raza, credo, color, sexo, nacionalidad, etc., ellos son bendecidos y son verdaderos profetas (sacerdotes).

Dejen de seguir viviendo y disfrutando, como parásitos, de los dineros del estado y de las contribuciones de los fieles. Salgan del nicho de la burocrática comodidad y disfrute de vehículos y lujosos aposentos; dejen la citadina vida porque no les calza con lo que predican y vayan a las barriadas como lo hace el presidente Chávez; mézclense y sientan el olor a pueblo y necesidades de los desposeídos y olvidados. ¡Basta ya de tanta soberbia, egoísmo, codicia, cinismo, hipocresía, divisionismo, intolerancia y falsa atestación!

joseagapo@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1934 veces.



José Agapito Ramírez


Visite el perfil de José Agapito Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: