Bravo...por el magisterio robinsoniano

Quienes por circunstancias especiales hemos tenido el honor de compartir espacios y sueños con parte de ese ejército especial de la República Bolivariana de Venezuela, como lo son las maestras y maestros de la patria, hacedores de sueños y caminos, encendedores de luces para vencer las tinieblas, no podíamos esperar una respuesta diferente  a la que dieron a ignaros e indignos que por razones meramente politiqueras y anti nacionales, apátridas y contra revolucionarias, llamaron a un criminal  paro en el sector educativo, sin detenerse a pensar que quienes pagan las consecuencias de semejante atentado contra los derechos humanos, son los que menos tienen velas en este entierro. Es decir, no toman partido en la diatriba partidista y de los intereses transnacionales, que son los verdaderos convocantes, porque  aún no tienen edad para participar en esas dinámicas, pero que seguramente cuando empiecen a participar activamente en la vida política del país, tendrán hacía estos “dirigentes”, su más rotundo rechazo y darán gracias al cielo, por nunca haber tenido frente a ellos durante su proceso de formación un “educador”,  de la calaña de estos “dirigentes gremiales”,que atentaron contra sus derechos. Por fortuna para ellos, esas son sombras del pasado y les ha tocado en suerte, docentes dignos, que escogieron esa carrera no como “Proyecto para vivir”, sino como “PROYECTO DE VIDA” y allí está la diferencia. Por eso no hicieron caso al infame llamado a paro, del miércoles 25 de marzo.

Los voceros de estos asaltantes del proceso educativo, argumentan que el paro no fue exitoso por las amenazas del “RRRRÉEEEGIMEN”. Pues no señores, el fracaso de la guarimba que pretendían montar obedece a que las maestras y maestros venezolanos, ya dejaron de ser borregos, porque la Revolución Bolivariana, los ha dignificado y ahora lejos de ser simples asalariados del Estado, sometidos al látigo de un ministro prepotente, son actores del proceso robinsoniano y han sentido el empoderamiento, que les proporciona el gobierno del Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, a través de su participación en la construcción curricular de una educación deslastrada del positivismo y abrazada al constructivismo fenomenológico y participativo, que les ha permitido pasar de”cotorras” repetidoras de lo que cuatro burócratas encerrados en una muelle oficina en Caracas, bajo los efectos del escocés añejo, producían como “Programa Educativo” para ser ejecutado en recónditos lugares que jamás se preocuparon ni siquiera de averiguar su ubicación en el mapa. Ahora no. Ahora todo es diferente. Aristóbulo Izturis, como maestro de maestros, desde el entonces Ministerio de Educación y Deportes, impulsó la organización magisterial, para discutir y construir el instrumento curricular, con una misión y visión producto de la discusión del docente con su comunidad en el propio escenario de los acontecimientos, donde incluso se oye la voz los actores principales, como son las niñas, niños y adolescentes, que al fin y cabo van a ser quienes serán beneficiados de primera línea con el producto de esa consulta. Nos enorgullece haber participado en actividades como esta que estamos reseñando.

Por eso señores “dirigentes” que tienen más de 30 años que no van a un aula, es que ustedes han sido unos fracasados en su vida gremial y profesional, porque sus sabidurías sindicales jamás trascendieron más allá de lo crematístico y, la maestra y el maestro de ahora, aprecia más una robusta formación permanente, un respeto a su dignidad, un aula digna donde sus hijos infinitos sean tomados en cuenta como venezolanos y respetados en su dignidad y autoestima, una posibilidad de investigar y avanzar, sin la camisa de fuerza de un “programa”, que real y medio de aumento en sus salarios, que dicho sea de paso, fueron dignificados a raíz del triunfo del Comandante Chávez, cuando el magisterio venezolano fue llamado al diálogo respetuoso y responsable. Diálogo que no se ha interrumpido, porque actualmente las federaciones legales y honestas están sentadas en una mesa con el Ministerio del Poder Popular para la Educación.  No como lo hacían en los gobiernos de la IV República, cuando los mega aumentos no pasaban del 8 o 10 por ciento y para ello los docentes tenían que ira a huelgas justificadas, porque sino morían de inanición junto a su familia y por todo diálogo recibían palos y bombas lacrimógenas por parte de los cuerpos represivos, porque no había un cobre para soportar el reclamo magisterial, pero sin embargo si había cobres para pagar un video de media hora, que los transmitían por todos los canales de TV, donde el titular de turno en el Ministerio de Educación, aparecía calificándoles, cuando muy respetuoso y moderado de: locheros, flojos y reposeros, extremistas, alteradores del orden público, activistas de células guerrilleras que pretendían derrocar a la democracia. Muchos de ellos, pagaron esa osadía de reclamar sus derechos, con disfrutar del “derechito” para un tribunal militar, tal fue el caso en Ciudad Guayana del Profesor Oswaldo Arenas, que fue a parar sin formula de juicio a la Pica, donde terminó asesinado en el patio del penal, durante una protesta de presos políticos, por un oficial de la DISIP, que desde el techo del edificio penitenciario, le disparó al pecho de manera artera y cobarde, mientras Arenas, pronunciaba una arenga. Otro que también disfrutó de ese “derechito”, fue Luis Padilla, que lo enviaron al San Carlos, sin mucho derecho al debido proceso, ni a loa defensa, sino al “derechito”,que teníamos los COMUNISTAS, en la IV República. Claro que Padilla, tuvo mejor suerte que nuestro siempre recordado Arenas, porque salió gracias a la presión del pueblo que lo eligió diputado al Congreso en las listas de la Liga Socialista.

Por estas historias, que necesario es contar cada día, para que las nuevas generaciones sepan quienes son los “Históricos” que aun quieren seguir vendiendo contratos, sin presentar cuentas claras de las finanzas de sus sindicatos y sin renovar directivas, desde hace más de 30 años (Ilegales)y tratando de manipular al magisterio, es que ustedes dirigentes del pasado no tienen vida y no volverán. Su época ya pasó. Fueron tiempos en que lograron engañar a muchos, incluido, quien escribe, que entonces entregaba su fuerza de trabajo y su esfuerzo intelectual a la Gran Prensa y por supuesto por solidaridad con las maestros y maestros a quienes tanto amo y respeto, muchas veces les serví de micrófono. 


cd@gmail.com. Cadiz2021@yahoo.es




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1805 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: