Desabastecimientos, auto atentados y planes conspirativos

Venezuela espera tensa la consulta popular sobre la reelección

Dos capitanes de la Guardia Nacional fueron detenidos la semana pasada acusados de integrar una red conspirativa que preparaba un golpe de Estado contra el presidente Hugo Chávez. Al mismo tiempo, mientras un portal de información de la oposición daba a conocer algunos detalles de la reunión de opositores en Puerto Rico con funcionarios del gobierno norteamericano, preparando el plan "jaque al rey", las autoridades de gobierno ponían al descubierto el autoatentado contra una sinagoga de Caracas al detener al escolta del rabino y miembros de la policía metropolitana, dirigida por la oposición.


La escala de hechos violentos de la oposición, han tenido también una respuesta de parte de grupos radicales de izquierda, lo que fue denunciado por el propio presidente Chávez que reivindicó el monopolio de las armas para las instituciones de seguridad del país.


Apenas concluida la reunión de Puerto Rico de dirigentes opositores -incluyendo al dueño de un canal privado de televisión- con funcionarios del departamento de los Estados Unidos, para diseñar un plan de derrocamiento del presidente Chávez, grupos de estudiantes opositores se lanzaron a tomar las calles, provocar cortes de tránsito en una ciudad donde el caos vehicular es cosa de todos los días, y hasta provocaron incendios en zonas del parque del Ávila, zona de reserva ecológica. Una vez centrada la atención de los medios en sus acciones, se produce el auto atentado a la sinagoga, que permitió a la oposición y a los medios de prensa internacional, montar una campaña contra el presunto antisemitismo del presidente venezolano. Pero no quedaban allí las acciones de desestabilización de la oposición, grupos armados de la oposición atacaron camiones de distribución de alimentos para los mercados populares con el objetivo de impedir su distribución y apoyar la política de desabastecimiento emprendida por algunas grandes cadenas de supermercados.


De esta manera, el plebiscito del próximo domingo 15 de febrero puede, por un lado, consolidar el mandato de Chávez, pero también acelerar los planes desestabilizadores de la oposición. Habría que ver si el presidente norteamericano Barcak Obama mantiene la política de su predecesor en la Casa Blanca contra Caracas o toma distancia y admite un diálogo con uno de sus mayores proveedores de petróleo.


"Jaque al rey"


La agencia oficial de noticias ABN reveló la semana pasada un resumen de la primera sesión de la reunión de opositores y funcionarios norteamericanos en Puerto Rico. La información estaba tomado del portal antigubernamental Noticiero Digital.


La reunión se celebró el 9 de enero en un hotel de la isla ocupada y anexada por Estados Unidos. De la minuta de la reunión se desprende la preparación de una operación subversiva de carácter militar destinada a derrocar a Chávez. La operación fue denominada "Jaque al Rey" y debería ser ejecutada por fuerzas policiales de gobernaciones y algunas unidades militares, de acuerdo con el responsable del Comando Sur-Colombia, el Departamento de Estado, Klein Silbes, asistente a la reunión. Otros funcionarios presentes, según el documento, fueron Alfred Taylor, coordinador de operaciones especiales de la Dirección Nacional de Inteligencia (DNI) de EEUU; el encargado de negocios de la Embajada de EEUU en Caracas, John Patrick Caufield, y los asesores en comunicaciones estratégicas de la DNI, Peter Kliber y Pablo Genoves. Con ellos se reunieron el director de Globovisión, Federico Alberto Ravell; Julio Borges, de Primero Justicia; Luis Ignacio Planas, de COPEI, y Omar Barboza, del partido Un Nuevo Tiempo.


El documento resalta el agradecimiento de Taylor a los políticos venezolanos, por haber aceptado la invitación que les formulara el Departamento de Estado,a través de Ravell, y los instó a actuar con prontitud reiterando que para ello "no escatimamos esfuerzos ni recursos". En la reunión la oposición venezolana lamentó no haber podido unir a todos detrás de estos esfuerzos conspirativos, mientras que los funcionarios norteamericanos eligiaron la labor de desprestigio del gobierno de Chávez que desarrollan los medios de comunicación.


Omar Barboza, de Un Nuevo Tiempo planteó recurrir al desabastecimiento de alimentos, cosa que, según dijo, en otros momentos han coordinado con empresas Polar y con la Cámara Venezolana de la Industria de Alimentos (CAVIDEA). Insistió en que hay que "amarrar" a los sectores productivos de alimentos en una estrategia de desabastecimiento "de aquí hasta el 15 de febrero".


Por su parte, Klein Silbes, del Comando Sur-Colombia, apuntó que había que evitar el despliegue de fuerzas del gobierno y que se debía fomentar el descontento, para lo cual -reveló- ha estado conversando con Teodoro Petkoff y gente que se mueve en los ambientes estudiantiles. Reivindicó la operación "Jaque al rey" y señaló Chávez no se va a ir pacíficamente del poder.


Dos oficiales detenidos


El pasado jueves el presidente de la república, Hugo Chávez confirmó la detención de dos capitanes de la Guardia Nacional que presuntamente tenían contactos con autoridades de Estados Unidos para "preparar planes desestabilizadores" y analizar la agenda del mandatario. "Fueron detenidos dos oficiales de la GN y están presos. Estaban haciendo contactos con EE.UU por correo electrónico, preparando planes desestabilizadores contra el presidente, haciendo vigilancia o tratando de conocer la agenda del presidente para ver por dónde va a andar. Actitudes muy sospechosas", dijo el jefe de Estado. Los detenidos están recluidos en la Dirección de Seguridad Inteligencia y Prevención (DISIP) y según Chávez, también daban instrucciones a dirigentes políticos opositores.


Una de las personas a las que se refirió Chávez es el teniente retirado de la GN José Antonio Colina Pulido, acusado de perpetrar los atentados contra las dependencias diplomáticas de España y Colombia, y refugiado en EE.UU. El presidente vinculó la detención de los dos oficiales y otros actos de violencia callejera perpretados por presuntos estudiantes opositores, que se registraron los últimos días, con el próximo referendo del 15 de febrero sobre la enmienda constitucional. La agitación callejera es producto de la "desesperación" de algunos sectores de oposición en vista de que los sondeos, incluso los realizados por encuestadoras afines, vaticinan la aprobación de la enmienda. Igualmente, los hechos siguen a las denuncias de magnicidio e intentos de golpe de Estado contra el dignatario divulgadas en septiembre pasado y por el que hay una decena de ex militares, oficiales en activo y civiles involucrados.


Denuncian boicot de alimentos


Autoridades de gobierno denunciaron un boicot alimentario por navieras y almacenadoras para provocar zozobra ante la votación del 15 de febrero. El presidente del Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios, Eduardo Samán, indicó que inmediatamente que se presentó la propuesta de enmienda constitucional desaparecieron varios productos del mercado. En entrevista con el diario VEA, Samán precisó que con la escasez del arroz, café, azúcar y papel higiénico se busca culpar a las políticas del gobierno. Precisó que la empresa Polar, la mayor productora de arroz, se niega a producir el grano blanco y lo acapara y en los puertos La Guaira y Puerto Cabello -los mayores del país- hay tácticas dilatorias hasta de siete u ocho días para sacar los alimentos.


Al mismo tiempo grupos opositores atacaron varios camiones de la Productora y Distribuidora Venezolana de Alimentos (PDVAL) y destrozó uno de ellos en el estado de Táchira. Los revoltosos impidieron la descarga en varias comunidades del municipio de Michelena y cuando el convoy intentó regresar a la ciudad de San Cristóbal fue atacado con piedras, bombas lacrimógenas e incluso una granada que no explotó. El jefe del Comando Regional número uno de la Guardia Nacional, Gabriel Oviedo, informó que 16 personas fueron detenidos y formaban parte de un grupo de 60 personas que interceptaron los vehículos de PDVAL, que vende alimentos 60 por ciento por debajo de los precios en los mercados. Oviedo responsabilizó directamente al alcalde opositor del municipio de Michelena por instigar a estos actos de violencia innecesaria que intentan impedir el acceso a alimentos a bajo precio. Estos hechos se suman al cierre en enero pasado por el gobernador del estado, César Pérez, de 16 centros de computación comunitarios que funcionaban en locales dependientes de la gobernación.


Autoatentado en la sinagoga


Once personas fueron detenidas esta semana por su participación en el atentado a una sinagoga de Caracas, entre ellas el custodia del rabino y cuatro policías metropolitanos de la alcaldía dirigida por la oposición. El propio presidente Chávez reveló que uno de los imputados por el atentado es Víctor Eduardo Escalona Lovera, vigilante de la sinagoga que "está demostrado que cortó el sistema eléctrico desde adentro, no desde afuera. Les facilitó el ingreso, le pagaron. Incluso ya sabemos cuánto le pagaron". "Hay 11 personas detenidas y nada tiene que ver el gobierno con esto. Hubo voceros de la oposición y algún canal de televisión que de inmediato apuntó al gobierno: 'ese es Chávez el culpable'. Bueno, resulta que ya hay 11 personas detenidas y no tiene nada que ver el gobierno con esto".


Según un comunicado de la Fiscalía, los policías detenidos por el ataque son los cabos segundo de la Policía Metropolitana Frank Luis Piñate, Francisco José Pérez Díaz y a Edgar Alexander Cordero, éste último adscrito a la zona 6 de la PM; así como al distinguido Charlys Angelo, y al agente José Milla, también pertenecientes al mismo organismo de seguridad. Además, la detective del Cicpc, Yadira Torres (adscrita a la División Contra Homicidios) y el subinspector de la Policía de Caracas, Luis Eduardo Castillo Guerrero (adscrito a la Brigada Motorizada).


Chávez advierte a grupos radicales


En un acto con consejos comunales de Petare, el presidente Chávez advirtió a grupos revolucionarios que han realizado acciones violentas de forma independiente, e indicó que se comunicó con la Fiscal General para pedir acciones en contra del líder del grupo La Piedrita, Valentín Santana, quien en una entrevista en el semanario Quinto Día aseguró que su grupo es el responsable de distintas acciones violentas contra personas y medios de comunicación ligados con la oposición.


Santana responsabilizó a su grupo por el lanzamiento de bombas lacrimógenas y objetos contundentes contra las sedes de Globovisión, El Nuevo País, Ateneo de Caracas, Copei, la Nunciatura Apostólica y las viviendas de Marcel Granier y Marta Colomina. También Santana aseguró en dicha entrevista que "pasarán por las armas" a Marcel Granier.


"Yo llamé a la Fiscal General para que tomen acciones. Esa persona (Santana) debe ser detenida, porque nadie puede andar amenazando de muerte a nadie, ni tomarse la justicia por su propia mano". "Aquí habrá paz. Aquí no habrá anarquía, ni de un lado, ni del otro lado". "Yo he dado instrucciones. El Estado actuará. Ellos deben asumir sus consecuencias, pero actuaremos con todo el peso de la ley", acotó.


"Así como nosotros no podemos permitirle a estos grupos fascistas (opositores) quemar el Guaraira Repano, trancar autopistas o quemar chaguaramos, igual no podemos permitir grupos supuestamente revolucionarios con estas actitudes criminales".


ernestotamara@gmail.com

barometrointernacional@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1428 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas