Además, mucho guillo con el grupo La piedrita

El forajido Robert R. Amsterdam y su campaña criminal contra Venezuela

Con el ascenso del comandante Chávez al poder, una piara de pícaros negociantes, de farsantes y horribles mafiosos corrieron a montarse al carro de la revolución para gritar que en el mundo no hay revolucionarios más arrechos que ellos. Y lo lograron, incluso sacando a patadas, a dentelladas y a codazos a mucha gente honesta y decente. La lista es de delirio, empezando por el mismo Luis Miquilena, siguiendo con el Tobías Carrero, Luis Velázquez Alvaray, Arnoldo Márquez, Didalco Bolívar, Raúl Isaías Baduel, Acosta Carlez, el Ramón Martínez, Eduardo Manuit…, Ismael García con toda la gentuza incluida de Podemos, y de los últimos casos tenemos el de Fernando Báez en la Biblioteca Nacional y un escabroso personaje (muy parecido a Antonini Wilson) de nombre Gustavo Arráiz, dueño de Microstar y líder del ambicioso proyecto del Aeromall en la autopista de Prados del Este, que hoy purga cárcel en la sede de la Disip en El Helicoide y que se identifica como un socialista, que apoya el proceso y bajo su firma no duda en colocar "patria, socialismo o muerte". Qué vaina tan arrecha.

El caso de Fernando Báez comenzó con la espantosa ridiculez de que en EE UU le negaban la entrada para presentar su libro y que lo habían declarado persona non grata. Ahí fue cuando inicié mis ataques porque ya era el colmo de la cursilería y la farsa. Y fue por eso mismo por lo que Fernando Báez se buscó al grupo “La Piedrita” y le dio un espacio en la Biblioteca Nacional para asegurar su horrible mascarada. Estaba jugando así al más burdo y degenerado fascismo. ¡Vulgar infiltrado que toda la vida ha trabajado para la CIA! Quiera Dios que los de La Piedrita no nos resulten como aquel Oswaldo Romero Mena, de quien nos refiere la escritora Patricia Verdugo que era un exaltado izquierdista chileno que lideraba invasiones y tenía pase libre en campamentos obreros controlados por el MIR. Se atrevió a increpar públicamente al Presidente Allende y acusarlo de traidor a la causa obrera, de reaccionario y de vendido al imperio. Luego apareció tras el golpe militar, con uniforme de suboficial del Ejército y se transformó en uno de los más eficaces torturadores de la DINA[1]. Y esto es así por falta de conciencia, por falta de preparación humana y moral. Yo desconfío profundamente de estos radicales que andan en alardes ultra-revolucionarios porque la historia ha demostrado que son los primeros en brincar la talanquera (si es que ya no la han brincado en su fuero interno).

¿Dónde carajo se ha visto a revolucionario alguno que se ponga al servicio de un agente del imperio como Báez, sin investigar nada sobre el tipo, sin indagar de dónde viene, que ha hecho y cómo ha llegado hasta dónde se encaramó en la BN?

La técnica de la ultraderecha, y esto es muy viejo, consiste en aliarse con el lado contrario para penetrar mejor y destruir a cualquier revolución. Eso pasó en Chile, como hemos dicho. Lo más criminal es que esto se esté dando de manera reiterada en Venezuela. Por los lado de BN, cuando allí gobernaba el monarca Báez, circuló un panfleto que decía: “Grupo de Trabajo de La Piedrita, 23 de enero. COMUNICADO: El Grupo de Trabajo de La Piedrita y nuestro máximo líder Valentín Santana haciendo ocupación territorial revolucionaria en la Biblioteca Nacional, AGRADECEMOS ESTA INVITACIÓN A NUESTRA ORGANIZACIÓN (es decir, Báez los estaba invitando) en estos espacios, aprovechando nuestra única forma de denunciar e informar (sic) es la propaganda política (sic) fortaleciendo este acto que debe ser popular, insurgente, rebelde, y revolucionario de jaque mate al imperialismo, nuestra organización revolucionaria quiere decirle a la derecha traidora pitiyankee y apátrida… Igualmente saludamos con rebeldía a su director Fernando Báez, con nuestra solidaridad, sabemos de los ataques mediáticos y saboteos por los gusanos del imperio y los saboteadores internos…”

Qué bolas.

Y si a esto se añade a esos pelotones de inocuos que con la franela y la boina rojas, van ocupando puestos claves de la revolución. Guillo, camaradas. Ahora volvemos al tema que nos ocupa: la gran defensa que está haciendo “El Nacional” de muchos de esos grandes infiltrados. A Báez, “El Nacional” ya lo engalanó con toda una página completa donde el tipo se pasea por el filo de la navaja diciendo que no es ni chicha ni limonada pero buscando desesperadamente una embajada, un consulado, en fin que lo premien en el exterior como lo han hecho con otros tantos bandidos.

La cosa es bien grave: El 24 de enero de 2009, reproduce en sus páginas un artículo de ROBERT R. AMSTERDAM publicado en THE WASHINGTON POST, en el cual se ataca a Venezuela de manera sangrante, infamante y feroz. El tal ROBERT R. AMSTERDAM es un abogado internacional que representa a presos políticos en varios países, incluidos Eligio Cedeño en Venezuela personaje metido hasta el cuello en el affair del señor Arráiz. En noviembre de 2003, el superintendente tributario, José Vielma Mora, inició una investigación por defraudación tributaria a raíz de una tramitación de divisas respaldada por el Banco Canarias, en donde Cedeño era directivo. Esa tramitación fue solicitada ante el banco por otra figura joven emergente, Gustavo Arráiz. La solicitud era por un monto de 27 millones de dólares para la importación de equipos de computación, que, supuestamente, nunca ingresaron al país. Estos dos exitosos empresarios hoy miran el camino recorrido desde las húmedas celdas de la Disip con un destino incierto en el que, según la perspectiva observada por el equipo de abogados que defiende a Cedeño, la justicia y el derecho a la defensa no son valores invitados en este proceso. Ante esa incertidumbre el joven banquero ha expresado que preferiría ser tratado como un delincuente, a los que considera que al menos tienen la posibilidad de acceder a una justicia imparcial y les dan libertad bajo fianza.

Eligio Cedeño fue el que le aseguró el negocio a Gustavo a través del Banco Canarias quien le aprobó la línea de crédito a favor de Arraiz.

La trácala se venía armando desde 2003, y luego de dos años de averiguaciones, el presidente de Microstar, Gustavo Arraiz, conjuntamente con Eligio Cedeño, fueron imputados por la comisión de delitos de contrabando y defraudación tributaria. En el caso de Cedeño fue imputado como cómplice porque supuestamente las planillas verificadas por la aduana y por Cadivi no resultaron acordes con la realidad. Ahora, la ultraderecha ha convertido a Eligio Cedeño en preso político y hacen campaña por liberarlo. El 27 de junio del 2008, líderes diplomáticos y expertos en temas legales y de derechos humanos discutieron “el corrupto caso en contra de Eligio Cedeño, el banquero Venezolano que se encuentra encarcelado por ya más de 505 días y aún a la espera de un juicio imparcial después de meses de infundados atrasos por el sistema judicial.” En el evento estuvo el poderoso ultra-fascista Roger Noriega, ex Secretario de Estado Adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental nombrado por el Presidente George W. Bush; Manuel Rocha, ex-Embajador para los Estados Unidos en Bolivia; y Jaime Suchlicki, Director del Instituto de Estudios Cubanos y Cubano-Americanos de la Universidad de Miami quien actuaba de moderador.

Todo un complot para acabar nuestra economía, y por eso el tal ROBERT R. AMSTERDAM escribe desde The Washington Post y que reproduce el pútrido diario de El Nacional que “los gobiernos de Hugo Chávez y Vladimir Putin gozan de una sólida y floreciente amistad. A pesar de estar a más de 9.000 km de distancia, el vínculo entre ambos estriba no sólo en la similitud de sus aficiones hacia el autoritarismo represivo, las expropiaciones petroleras y el comercio de armas de gran envergadura, sino en la tendencia a incrementar la violencia y los crímenes en las calles de sus ciudades. El homicidio político de mayor trascendencia desde el asesinato de Anna Politkovskaya en 2006, tuvo lugar en Rusia el lunes, cuando Stanislav Markelov, abogado de derechos humanos de 34 años de edad, fue asesinado de un disparo a quemarropa en la cabeza. Tres días antes, en Venezuela, ocurrió el asesinato del periodista Orel Zambrano.

Este bandido del ROBERT R. AMSTERDAM trata de achacarle a Chávez la muerte de Zambrano cuando todo el mundo sabe que lo hizo el narcotráfico ligado a los grupos de la ultra-derecha que operan en Valencia. Este agente de la CIA asegura que “Putin y Chávez gobiernan en medio de una sensación de violencia e inseguridad. En Rusia, el asesinato de Politkovskaya y, más recientemente, la golpiza que casi le costó la vida al periodista Mikhail Beketov, ilustran dicha tendencia. En Venezuela, nada más el mes pasado, hubo 510 muertes violentas, por lo cual la revista Foreign Policy calificó a Caracas como la "capital del homicidio del mundo".

Continúa diciendo que “en la Rusia de Putin, los ataques contra extranjeros por parte de quienes se llaman nacionalistas, han captado la atención de los medios internacionales. Tres dirigentes de grupos estudiantiles han sido asesinados en ataques callejeros en Venezuela, incluyendo a Julio Soto, de la Universidad del Zulia, quien recibió 20 disparos en Maracaibo el pasado mes octubre.” Es decir que el tal ROBERT R. AMSTERDAM le achaca al gobierno de Chávez todos los crímenes que la derecha comete en nuestro en país. Si esa ultra-derecha asesina, mafiosa y tenebrosa no actuara en Venezuela fuésemos el país más seguro y pacífico del planeta. Pero es precisamente eses crimen organizado el que le da poder y aliento al capitalismo, y recordemos que al estudiante Soto lo mataron las mafias del Zulia que negociaban con la venta de los tickets estudiantiles. Toda la inmensa putería del negocio capitalista inoculado durante siglos a nuestro es la raíz de los crímenes que a diario nos asolan, y con ellos cuentan tipos como el ROBERT R. AMSTERDAM para que vuelvan a poder esos miserables que gritan NO es NO.

[1] Citado en “Allende, como la Casa Blanca provocó su muerte”, Patricia Verdugo, Catalonia, Santiago de Chile, 2003.

jsantroz@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4385 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a71106.htmlCd0NV CAC = Y co = US