Qué verguenza con la intervención de nuestro Presidente en Brasil

¡Qué tal, camaradas, arranco avergonzado!


Imagino que muchos de ustedes también. De verdad, como venezolanos, es muy triste y de gran pena escuchar intervenciones como la de nuestro presidente.


Primero, lleno de incoherencias. Segundo, sin consistencia. Un discurso vacío, fatuo. Unas palabras que aumentaron las risas en los presidentes de los otros países latinoamericanos.


Y nosotros, con nuestros familiares, tragando grueso. Esa representación para nada la queremos, mucho menos la agradecemos. ¡No la quiere Latinoamérica!


¡Tranquilos, compatriotas, no se arrechen! Esa sería la incomodidad nacional si el filósofo hubiese llegado a presidente, ¡Imaginan? Menos mal que volvió a su máxima posición. Estuvo coleado en las otras. Y que me perdonen los buenos alcaldes.


Claro, para las mentes claras de la oposición -en su forma de claridad- su ausencia en las cumbres es motivo de angustia, de desazón. Pensarán que él estuviese aglutinando todo el pensamiento latinoamericanista, en especial enfatizando lo socialista.


Haciendo mención al pensamiento bolivariano y rousseauniano, y apoyándose en nuestro Robinson sólo en aquello de Errar, donde se especializó, mostraría el vigor revolucionario del huracán que conmociona a la América toda y que alegre acompaña a la espada libertadora que la recorre. Ja, ja…


Cómo lo verían Lula, Lugo, Cristina, Daniel, Evo, y los demás líderes de Latinoamérica y del Caribe. Hasta la Bachelet…


Él es un mini sumum de la cuarta república. Una merengada, no, no, una mescolanza de purísima brillantez intelectual y humanitarista de CAP, Lusinchi, con somas de bobenzo y del caudillo, con recuerdos de la pipa represora y del engominado académico, y para más, con auténticos delfines como el falso tigre -más falso que un billete de 15- y el alcohólico marabino, que calarían a la perfección dentro de ese actual y bravo equipo progresista. Otro Ja, ja...


Contrario a lo evaluado como exitoso en la cumbre de Bahía, y las otras cumbres de los últimos 3 años, con el filósofo, o con cualquiera de los especímenes mencionados, podríamos expresar, sin temor a equivocarnos: ¡qué cagada de cumbre (s)!


Ah, pero el filósofo es el Lider de la oposición.


Con razón la oposición completica patalea y tiembla con la próxima enmienda. Aunque, además, cuentan con líderes de carácter nacional, con visos de internacionalidad, incluso a futuro. Hablamos de Leopoldito, Draculito, Ratonsky, Allupito, el otro engominado voluminoso, el cejudo, etc... y de repente cuelan a eructico.. ¿Quién sabe?


Recordaba a un amigo que la situación sobre la continuidad de Chávez no la ha comprendido la Oposición, ni muchos de los Psuvistas.


Reclaco: no estamos dentro de un sistema democrático tradicional (de los de la democracia bobalicona) Estamos dentro de un proceso integral de cambios. Estamos en una Re-vo-lu-ción.


¿Que no se siente? Bueno, es que es sumamente pacífica, democrática. Respetuosa por demás. Y nuestra concepción de desarrollo es considerando al ser humano como eje fundamental.


Tiene un alto sentido humanitario. Es un régimen que va direccionado a ser participativo y protagónico para las comunidades. Incluyente (aunque todavía no ha sido asimilado por muchas de nuestras autoridades)


Y va corriendo con un cambio de época.


Chávez es tan necesario para nuestro proceso como lo fue Fidel para la Revolución Cubana. Son hombres excepcionales. La historia muestra grandes líderes, pocos, muchos inclinados a las cosas buenas y otras a las perversas (Hitler)


Es innegable la universalidad de Alejando Magno, de Napoleón, y no voy a mencionarlos a todos. No puedo dejar de nombrar a Jesús, el más universal.



Pero tampoco dejaré de nombrar a Bolívar. Un genio integral. Con capacidad y disposición para todo. Más que un genio militar, fue un estadista, más que eso un visionario. Un hombre fuera de lo común, totalmente fuera de lo común.


Fue tan excepcional, y tan Líder, que todos los extranjeros de Europa y de Norteamérica que lo conocieron, hasta los que lo combatieron pero se comportaron con hidalguía, sin mezquindad, se expresaron destacando todas sus grandes virtudes.


En la propia América, y que esto no afecte sensibilidades nacionalistas o patrióticas, hombres como San Martín, O´Higgins, Artigas, reconocieron en Bolívar el mayor de los liderazgos de esa época.


Con Chávez, al principio, hubo un poco de dudas, con toque de mezquindad, y por lideres de las más grandes potencias suramericanas como Kirchner y Lula. Hasta por Fidel ya que era muy extraño un tipo impulsivo, que no fuese loco, con esas bolas.


Ahora, apreciando que Chávez no quiere competir con ellos, sino complementarse y, eso sí, unirse contra el imperio, contra los imperios, han terminado de comprenderlo. Ahora son súper panas.


Ortega y Morales que desde el principio sintieron su apoyo, como lo percibe Lugo y hasta Zelaya y algunos líderes isleños, incluso angloparlantes.


Morillo le escribió al Rey: ¡Bolívar es la revolución!

El mundo entero está escribiendo: ¡Chávez es la revolución!


La historia no lo absolverá porque no es el caso de Fidel único Líder, y país, aislado; mediáticamente y físicamente combatido. Arrechamente combatido.


A Chávez la Historia lo está reconociendo.


Por eso, y por todo lo demás, caeré en el lugar común de la frase común, ¡UH…Ah…Chávez no se irá! Es más, no dejaremos que se vaya.


Lo único, donde se debe poner mayor énfasis, es en la seguridad personal del presidente Chávez. Como no habrá manera de que se vaya, solamente eliminándolo físicamente frenarán la Revolución Bolivariana.


Y eso porque (en mi humilde manera de apreciar) todavía no está consolidado el sentimiento y el pensamiento socialista y revolucionario.


Por ello debemos cuidarlo y acelerar todos los mecanismos de concientización y de ideologización.


Coño, se me olvidaba, para todos ¡FELIZ CHAVIDAD!

Por cierto que los escuálidos, encabezados por el capo de globoterror, piden que los dejemos disfrutar en paz de unas navidades. ¡Qué bolas!


Es que además de tarados son olvidadizos: a buena navidad y año nuevo nos hicieron pasar a todos en el 2002. ¿Recuerdan?


El angustioso paro de los apátridas, con el nazi Fernández sintiéndose casi presidente, y así lo veían igual que los otros meritócratas que hoy se quejan de que los sacaron por sus autoabandono mortal y vergonzoso. Y con el binguero repartíanse los partes de guerra: Sin gas ni gasolina, sin comida y sin transporte, el +éxito por el poquito petróleo producido, etc…


Nunca les perdonaremos ese castigo al pueblo y a la Nación.

¡No volverán!


Nuevamente: ¡FELIZ CHAVIDAD!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2978 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor