Por qué lloro

¿Por qué, lloro?  Lloro porque me duele el alma, cuando me impacienta,

La impotencia ante la injusticia de un niño Iraki muerto a bomba. 

Lloro porque no puedo llorar por mis penas, cuando recuerdo la imagen

De un niño  Keniano muriéndose de hambre, mientras la FAO, en la

ONU, discute como paliar el hambre de esos niños. sin producir algún mecanismo ó procedimiento, exitoso antes que estos niños mueran. 

Lloro porque el gobierno de USA no quita el bloqueo criminal contra el

Valiente pueblo  Cubano. Aún cuando en las naciones unidas acaban de aprobar con una inmensa mayoría, una condenatoria a estados unidos para que levante el bloqueo, a ese

monstruo de país, no lo conmueve ni siquiera le ataque despiadado que ha sufrido cuba en ataques continuo de huracanes en  momentos recientes. 

Lloro, porque veo a la oligarquía  Boliviana masacrar, torturar y humillar a lo indios bolivianos, solo por la insana ambición por el poder. 

Lloro porque, el gobierno de Uribe asesina a los indios colombianos, y a los pobres

Desplazados por las autodefensas. y porque Uribe le pide a los indios colombianos que le ofrezcan disculpas a la policía. 

Lloro, al recordar que al año 1492 cuando arribaron los españoles a esta tierra de gracia, ahora mal llamada América por los conquistadores, existían en esta tierra desde Alaska hasta la Patagonia más o menos 100 millones de aborígenes u oriundos como pudieran ser llamados los  habitantes originarios de nuestro continente. Y, luego de 150 años solo sobrevivían casi 3 millones de indios  esclavizados o escondidos o arrinconados en las selvas. 

Lloro. al observar  por la prensa escrita o televisiva la masacre realizada por la oligarquía dé la media luna boliviana contra los indios, de las provincias de la media luna, hecho perpetrado por la oligarquía solo por el afán de separarse de Bolivia para quedarse con la riqueza de Bolivia y entregársela al imperio norteamericano. 

Lloro, al pensar  en los desaparecidos y asesinados por los gobiernos de la cuarta republica, sobre todo durante la década de los sesenta y los setenta, y que solo ahora en  la revolución están comenzando a recibir la justicia, por lo menos el recuerdo de la revolución.

Lloro al recordar que aun en los recientes años cincuenta, los indios bolivianos, (son el 80% de la población) no podían  caminar por las aceras de las calles en pueblos y ciudades bolivianas estas aceras solo podían ser usadas por los “blancos”. 

Lloro, por la destrucción de vidas humanas y propiedades, causadas en ciudad de Panamá y sobre todo en el barrio el Chorrillo, durante la invasión de los estados unidos, en el año 1989. Invasión esta que fue justificada por el imperio, como una lucha contra el narcotráfico, y una respuesta militar a un supuesto ataque, contra unos soldados estadounidenses,  (montado por la CIA) donde murió un soldado estadounidense de origen latinoamericano, acontecimiento que fue el detonador que buscaban los gringos.

Lloro por la frustración que me produce la negativa del gobierno de los estados unidos a extraditar al terrorista asesino Luís Posada Carriles, para que pague por los crímenes perpetrados en el atentado contra el avión de  cubana de aviación, cuando lo voló, con una bomba, colocada en su interior, y produjo la muerte de más de 170 muertes. Además de las muertes, desapariciones y torturas  causadas a hombres mujeres y niños, en Venezuela, cuando fungía como alto directivo de la DISIP  

Lloro por, el sufrimiento y la humillación a la cual someten a los Irakies y afganos  los cuales son prisionero de guerra en la base militar de Guantánamo. Violando los derechos humanos de cada uno de ellos situaciones que han sido  difundidas por al gúnos  medios de comunicación, mostrando unas fotografías con un contenido, de violaciones tan humillantes como deprimentes. 

Lloro, por la mala puntería del periodista héroe iraki , cuando lanzo los dos zapatazos contra el bárbaro asesino ex-presidente de estados unidos , en la despedida del perro  gobernante, solo me alegra que esos zapatazos simbolizan, el desagravio de ese pueblo por tantos muertos, causados por los estados unidos en la guerra de Irak. Nunca un par de humildes zapatos, significaron tanto, como instrumento de dignidad para un pueblo,

son la piedra que matara al Goliat occidental. Porque ese par de zapatos son el principio del fin del imperio, les daremos con todo. 

¡PATRIA  SOCIALISMO  O  MUERTE! 

                 ¡VENCEREMOS! 

¡ UHHH!  ¡ AHHH!    Chávez  NO  SE  VA

                                                                  william castillo P.

                                                          wcctecnica@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1580 veces.



William Castillo P.


Visite el perfil de William Castillo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



William Castillo Pérez

William Castillo Pérez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a68860.htmlCd0NV CAC = Y co = US