Cuando al arquitecto Oscar Tenreiro le dieron un tiro en la barriga

 El arquitecto Oscar Tenreiro tiene una fuerte inclinación por proyectos dudosos de gobiernos y gobiernitos donde, aparte de lo arquitectónico siempre discutible, hay aspectos políticos muy discutibles de corrupción y atropello de las comunidades.

En ocasión de los 500 años de la invasión española, la corruptela adeca creyó haber encontrado buen terreno para proyectos faraónicos en la población de Macuro, Estado Sucre, donde Cristóbal Colón tocó tierra continental americana. Tenreiro puso a sus estudiantes de la UCV a elaborar propuestas, algunas muy buenas, y obtuvo la preferencia del gobierno para lo que, supuestamente, se haría con ese pequeño pueblo. Lamentablemente, sus propuestas fueron incluidas como parte de una serie de corruptos disparates oficialistas, contrarios a la razón y a la comunidad. Puesto a escoger entre la dignidad y el dinero, entre la legalidad y el atropello, entre el arte y el negocio, Tenreiro puso los intereses encima de los principios y se unió a la banda de pillos que se proponían medrar a costa del pequeño Macuro.

En una celebración adelantada del gran negocio, Tenreiro y los adecos montaron una excursión en bote hacia la población de Uquire, en el lado norte de la península, con gran sancocho incluido. Al regreso de tan digna ocasión, un adeco decidió mostrar su conciencia ecológica bajo los efectos del alcohol descargando su revólver .38 Special en dirección a unos desprevenidos alcatraces posados en una roca. Producto de la imprudencia, la influencia etílica y el bamboleo del bote, uno de los tiros terminó en la barriga de Oscar Tenreiro. Navegaron a todo motor hacia la isla de Trinidad, lo más cercano y seguro, donde le salvaron la vida al refinado arquitecto.

La Revolución Bolivariana tiene muchos defectos, pero no les dispara a los alcatraces ni a los arquitectos. Por lo que veo en el escándalo del mercado de Chacao, Oscar Tenreiro no escarmienta, sigue metiendo la lengua en tapara y no termina de entender que los corruptos son extremadamente pavosos.



rotheeduardo@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6105 veces.



Eduardo Rothe


Visite el perfil de Eduardo Rothe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Rothe

Eduardo Rothe

Más artículos de este autor