La tristeza del General

Carneiro es un General adorado por la tropa. Esto por una razón muy simple: Él quiere y respeta al soldado. Es más. Carneiro es más tropa que General. Ningún soldado padece al lado de Carneiro. Eso lo demostrò durante toda su carrera y lo reafirmó como Ministro de La Defensa.

Por eso sufre hoy la muerte trágica de uno de sus escoltas, el Guardia Nacional Robert Argenis Carmona Noriega, fallecido al sufrir un fatal accidente con su motocicleta, precisamente, cuando ayudaba a su General a avanzar en el laberíntico tránsito automotor de Vargas rumbo al acto de su proclamaciòn como gobernador electo de Vargas.

La motocicleta que conduce Carmona, por efecto de la lluvia, se colea, vuelca y se estrella contra las morochas de uno de esos camiones grandes causando en la humanidad del fiel escolta fuertes lesiones externas e internas. El General Carneiro y el Coronel Ruiz son los primeros en auxiliar a Carmona. Ruiz le levanta el cuello para que respire porque se estaba ahogando. Carmona se queja. Como no llega la ambulancia de los Bomberos Carneiro y Ruiz lo introducen en la camionera del General y lo trasladan al Periférico de Pariata. Alli le intervienen rápidamente. El muchacho está inconsciente. Rápidamente le llevan a quiròfano y le intervienen.

Despuès de la intervenciòn le ingresan a la sala de terapia intensiva. La situaciòn es de cuidado. Ahora sólo quedaba implorar a Dios y tener fe en la ciencia.

Mientras tanto esperaba a Carneiro en la plaza Vargas donde serìa acreditado por el CNE como gobernador electo de Vargas. Cuando le vì llegar le notè triste. Ignoraba el trance que estaba pasando por lo de su escolta Carmona. Terminado el acto y enterado del lamentable accidente me dirjo al Perifèrico de Pariana en compañía de Reina y Chucho. Antes escribì la nota para El Puerto.

"Le operaron, me dice una enfermera y está reaccionando bien. Estamos esperando que se estabilice completamente para intervernirlo nuevamente". Carneiro regresa al Periférico después de su proclamación y está hasta las doce de la noche. Dos horas le llamarìan para informnarle que el pana había fallecido.

Llamo a Odalis a las 5 de la mañana y al notar un cierto quiebre en su voz y preguntarle la razón de ese dejo, respondió:
-"Murió Carmona esta madrugada. Mi General está destrozado"

Rápido pense en aquel varón bajo de estatura pero gigante como motorizado. Al mismo tiempo sencillo, llano y abierto a las mejores manifestaciones humanas; màs de una vez nos auxiliò comprando pilas para las càmaras, casettes, dàndole la cola a Reina para que fuese a bajar las fotos. Era un profesional en su trabajo.

A Carmona le sobreviven su nené Robert David, de siete meses, su esposa Ideilis, sus padres y un hermano. A ellos Carneiro nunca los desampará. Son varguenses y forman parte su parcela espiritual. Eso puede escribirlo con tinta china.

Particularmente duele la muerte de este chamo quien estaba en la flor de la vida. Contaba apenas 25 primaveras y un mundo preñado de ilusiones y de sueños con su bebé, sus padres, su familia.

La muerte inesperada de su escolta Carmona le empañó el parabrisa de la alegría de su proclamación a Carneiro. Son muchas las vidas que ha salvado el General. He visto como se le arcercan personas de todas las edades a darles las gracias por ayudarle a superar enfermedades y accidentes. Son personas que Carneiro las ha levantado de su lecho de enfermo para incorporarlas a la productividad, al disfrute pleno de la vida. Tambièn las hay quienes le agradecen por haberlos sacados del mundo de las drogas, del alcoholismo, de la indigencia. Por haberlos liberado del infierno del desprecio y de las humillaciones y convertirlos en hombres sanos y ùtiles a la patria.

Por eso sé como se siente. Aunque èl hizo todo para que mèdicos, enfermeras y la ciencia salvaran a Carmona. Pero las lesiones fueron muy fuertes e intensas.

Uno bueno del equipo ya no està con nosotros fisicamente. Pero su espìritu seguirà acompañàndonos. Nuestro batallòn es inmenso e infinito y tiene una tarea fundamental que cumplir de la mano con el General Carneiro: Salvar a Vargas y convertirlo en un estado modelo de desarrllo y de felicidad.

Paz a los restos de Carmona y resignaciòn a sus seres queridos.

americoarcadio@yahoo.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2681 veces.



Américo Hernández


Visite el perfil de Américo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: