El gozo indecente de Globovisión con la desgracia y otras razones para clausurarla

No habra deslave sino avalancha

Cuando los Bomberos y Protección Civil llevaban dos días de alerta bregando duro contra los daños de una lluvia tan persistente que parecía obra de los programas de manipulación climática gringos, el infame Leopoldo Castillo “Matacuras” aprovechó el final de una transmisión en cadena para tronar contra tamaña “irresponsabilidad” del gobierno, en un momento en que el país se hundía en las aguas embravecidas del Guaire…

En el colmo de la excitación y el ridículo, Leopoldo Castillo llamaba a los candidatos derechistas Ledezma, Ocariz y Stalin Gonzáles para que transformados en “Power Rangers” salvaran a las víctimas de la lluvia chavista. Un acto de terrorismo mediático tan repugnante que hasta el cielo sintió pena ajena y dejó de llover.

Provocación mediática

El gobierno advirtió que cualquier violación de las normas del Consejo Supremo Electoral antes, durante o después de los comicios del 23 de Noviembre, tendría como consecuencia la salida del aire y revocación de la licencia del medio culpable.

Muy bien, pero ahora nos enfrentamos a que, ante el cierre de globovisión si viola la ley, las demás emisoras salgan del aire por solidaridad, creando el clima de zozobra y agitación propicio para el golpe de Estado, que es lo que verdaderamente quieren y siempre querrán los dueños de los medios opositores. Son capaces de eso y más. La pregunta es ¿por qué tenemos que vivir bajo tan repugnante dictadura mediática? ¿Por qué tenemos que vivir en el aire enrarecido de globovisión que, a falta de imputaciones positivas contra gobierno y pueblo, transmite permanentemente un cúmulo de ingeniosas calumnias?

Globovisión delenda est

El Estado (representante de la Nación que incluye a todos) se pretende “árbitro” entre las clases sociales. Antes de la Revolución siempre beneficiaba a oligarcas y burgueses y ahora hace gala de una imparcialidad legalista que, por razones evidentes de justicia, beneficia a la mayoría que es el pueblo. Pero “el delirio de la imparcialidad” –que según Bolívar- había llevado a los jueces venezolanos “al colmo de la iniquidad”, y su aprovechamiento por el Partido Mediático permiten una infección psicológica permanente que debe ser combatida como la epidemia que es.

“Cartago delenda est (Cartago debe ser destruida) es una famosa locución latina. La frase es atribuida a Catón el Viejo que según fuentes antiguas, pronunciaba cada vez que finalizaba todos y cada uno de sus discursos en el Senado Romano durante los últimos años de las Guerras Púnicas, alrededor del año 150 a. C.” (Wikipedia).

Por eso, todos debemos estar claros que para que la República y la Revolución Bolivariana vivan, GLOBOVISIÓN DELENDA EST.



rotheeduardo@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2200 veces.



Eduardo Rothe


Visite el perfil de Eduardo Rothe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Rothe

Eduardo Rothe

Más artículos de este autor