23N a la “n” potencia

El 23N y la irreversibilidad del proceso Revolucionario

Este próximo 23 de Noviembre vamos a un proceso eleccionario que trasciende de manera significativa a su propio objetivo original, el cual es la elección, mediante el voto popular, de Alcaldes (as), Gobernadores (as) y representantes legislativos locales. Esta trascendencia por sobre de sí mismo, de este acto electoral, estriba en la contextualización que debemos hacer de él, en un momento crucial en que la humanidad toda se juega la supervivencia de la especie; Cuando debe escoger entre continuar por el derrotero del canibalismo que significa el Capitalismo o por comenzar, de manera valiente, la construcción de formas de Socialismos para la convivencia local, nacional, regional y mundial.

 

Los pueblos del Mundo entero, que ya sufren directamente los efectos del quiebre absoluto del Capitalismo, claman porque se les presente una alternativa a este modelo maligno, el cual conocen como el corolario o fin de la historia, según las tesis de quienes fueron y son, todavía algunos, sus ideólogos más furibundos desde los mercados financieros de dominación global. Los “veinte” se reúnen, no para buscar soluciones al problema ni a sus consecuencias más funestas, como el desempleo, el hambre y la miseria; El tema central de su reunión es lograr un plan para obligar a la transferencia de capitales financieros desde los centros que ellos identifican como de “salvamento”, como Basilea; Otro centro de “salvamento” del capitalismo, por inyección de capital monetario, lo identifican en las grandes fortunas constituidas por petrodólares, petroeuros, así como la identificación y ubicación de enormes capitales huérfanos y sin dueño aparente producto del narcolavado. Aquí los multilaterales y el orden jurídico internacional jugaran un papel protagónico, sin duda, a favor de que el saqueo continúe.

 

En todo caso las propuestas y planes de los “veinte” se concentrarán en echar dinero a un problema que el dinero se propuso  crear, auspiciando aun más la insaciabilidad de capitales de los sistemas financieros quebrados, absolutamente adictivos al dinero “fresco y barato” y sí es producto del despojo a los países emergentes mejor les resultará. Sus acciones, técnicamente instrumentadas, se orientarán a dificultar, en los ámbitos nacional e internacional, el flujo normal de los capitales, con controles extremos sobre saldos y cuentas de compensación, inutilizando el sistema de pagos internacional en procura de que los capitales permanezcan en tránsito el mayor tiempo posible, en una suerte de secuestro de nuestros recursos monetarios, incrementando los costos del necesario intercambio comercial entre los países y por supuesto de los capitales mismos. No debemos aceptar ni una sola de las propuestas que desde esos escenarios irresponsables se haga, pero ni una sola. Hasta el anuncio del recién electo Presidente de los EE. UU., sobre un retiro de sus tropas del ultrajado Irak, debe preocuparnos; Ya él lo anunció en su campaña por la elección: “la guerra que debemos ganar es  Afganistán”. Pero ¿A quién combaten allá?

 

Los neoliberales están desesperados, no porque la gente se este empobreciendo, sino porque el Presidente Chávez, en muy buena hora, despejo los caminos, hasta ahora llenos de obstáculos, para realizar los intercambios internacionales de productos y servicios por vías alternas al mercado, evitando la monetización de mercadería y materias primas; Vale decir, cada vez que intercambiamos petróleo por maquinaria, alimentos, servicios de salud, etc. son centenares de millones de dólares que dejan de pasar por los mecanismos capitalistas del sistema de pagos y las Bolsas de Valores; Esto, por supuesto no lo perdonan, porque inclusive la no monetización, la realización de este tipo de intercambios impide que intervengan factores netamente financieros que tienden a variar los precios de bienes y servicios siempre a favor del que intermedia la moneda. Flujos de capitales que no se monetizan y que no pasan por las manos de los Banqueros Internacionales. Esta forma de “trueque Internacional”, sin embargo antigua y a la vez novedosa, es una de las formulas que interviene de manera definitiva en la necesaria, oportuna y urgente Revolución del Comercio Internacional, haciéndolo posible, honesto, expedito y solidario; Formula que ha sido diseñada e impulsada por Chávez, en estos tiempos. ¡Para que seguir intercambiando nuestros recursos por dólares, papel cada vez más devaluado y pronto sin ningún valor a propósito del propio plan de dominación Imperial!

 

El 23 de Noviembre los ojos del Mundo estarán sobre Venezuela, porque los resultados de ésta elección darán un mensaje al resto del orbe sobre sí el pueblo venezolano hará posible realmente la alternativa Bolivariana. Es importante destacar que la expectativa Revolucionaria crece en nuestra America y que es el modelo de nuestra Revolución el que mayormente inspira a los pueblos del planeta a liberarse, en tanto se ha transparentado “Democrático, Pacifico y sin embargo con mucha fuerza y firmeza soberana”. Los pueblos esperanzados de nuestra América y luego del Mundo entero, esperan que nuestra Revolución sea una guía, una luz al final del túnel que represente una salida y no un tren que viene de frente, como lo son las propuestas tozudas de los neoliberales para relanzar al Capitalismo. Recordemos que a los capitalistas no les importa el ser humano, son incapaces de velar por algo distinto a sus mezquinos intereses.

 

 

Los resultados electorales darán la señal que indique a nuestros pueblos que existe una esperanza; Que no se trata de un intento que terminará en otra desilusión; Que es posible y además vital avanzar en la construcción de los “socialismos a lo nuestro”. Estos resultados electorales deben significar el comienzo en la construcción del camino “IRREVERSIBLE” por donde debe transitar el proceso Revolucionario.

 

Es absolutamente urgente trabajar en la “IRREVERSIBILIDAD” del proceso, para lo cual deben cumplirse, en mi opinión, varias condiciones que aseguren una fuerza, un movimiento inercial revolucionario, que garantice revolución y más revolución, más allá de los hombres y las condiciones:

 

1) La contienda electoral debe traslucirse en un hecho democrático ejemplar, prueba de lo cual debe ser el consumar la participación, que hasta ahora es percepción, del máximo de población votante a favor de la Revolución. ¡Todos y Todas a Votar! ¡Vamos Con Todo!

 

2) Esta participación debería garantizarnos el máximo de cargos; En el mejor escenario todas las gobernaciones y alcaldías y en el peor escenario 20 Gobernaciones mínimo. Esto es perfectamente posible, ya que una variable interesante, en este evento, lo ha sido la participación por demás militante y activa de nuestro Camarada Presidente Chávez, que entre otras cosas logró que no existan dudas acerca de donde deben ir los votos, eliminando toda posibilidad del llamado “voto cruzado”, vale decir, muy difícilmente un elector votaría por un candidato de Chávez a la Gobernación y por un opositor a la Alcaldía y viceversa. Las llaves son poderosísimas. El Presidente se monto la campaña en los hombros. ¡Disciplina, todos a votar por las Llaves de Chávez!.

 

3) Logrado este objetivo, la consumación de la victoria del 23N, debe comenzar una etapa de 100 días de gestión pública intensa; Alcaldes, Gobernadores, Batallones, etc., concentrados en la solución de los problemas de la gente junto a ella y con ella, sacar alcaldías y gobernaciones a la calle, allí donde se “cuecen las habas” ¡Gobierno de Urgencia- Poder Popular!

 

4) La quiebra mundial del Capitalismo nos afectará, así que paralelamente a las contingencias de atención inmediata del “Gobierno de Urgencia” planteado en el punto anterior, debemos comenzar la profundización y ejecución del Plan Nacional Simón Bolívar, como medida estructural para la construcción del andamiaje socialista. Este plan contiene elementos muy pertinentes para enfrentar la declaratoria de “depresión económica” de los tres centros imperiales. Los siete ejes del PNSB conllevan los elementos de una sociedad fundamentada en valores socialistas, pasando por relaciones de producción generadas en regimenes de propiedad diversa, con énfasis en la propiedad social de medios de producción. ¡Impulso al Plan Nacional Simón Bolívar!

 

5) Activación del poder popular a través de la aplicación inmediata de las leyes habilitantes; El Presidente Chávez las promulgo, las defendió y de resto nada o muy poco se aplicó, como por ejemplo: ¿Cuántos créditos se han otorgado para la adquisición de vivienda por el 100% del valor del inmueble? o ¿Por qué se sigue solicitando la original de la partida de nacimiento para gestiones ante organismos públicos, aun cuando el (la) interesado (a) cuenta con la cédula de identidad laminada?… ¡Restituirle el poder a los pobres!

 

6) Una vez logrado el objetivo de devolverle el poder al pueblo, se producirá una fuerza inercial sin precedentes en proceso social alguno, lo cual garantiza su “IRREVERSIBILIDAD” tornándose en ejemplo a seguir por nuestra América toda y por el resto del Mundo y este componente: “La internacionalización de la Revolución” es el que impedirá la defenestración de nuestra determinación de ser libres en el contexto de un modelo de desarrollo endógeno. ¡Impulso al ALBA!

 

7) Sin complejos, asumir que este proceso lo encarna un líder y que ese líder insustituible es Chávez… pero este punto no lo detallaré, por extemporáneo…¡ por ahora!

 

Así pues, el 23 de Noviembre nos vamos jugando todo, entonces ¡vamos con todo!... Es urgente lograr la irreversibilidad de la revolución; Que nada, pero absolutamente nada, pueda echar por tierra nuestros avances y hacernos caer en un retroceso espantoso, de pronósticos reservados. No debemos permitirle a la contrarrevolución ningún reducto, por pequeño que parezca.

¡Vamos con todo!

¡Patria, Socialismo o muerte! ¡Venceremos!


caprendizaje@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1478 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas