Elecciones y socialismo

El primer deber de un revolucionario es "ser sumamente severo consigo mismo", le afirma Fidel a Ramonet. Larga es la entrevista de cien horas. Advierte sobre el acoso psicológico y permanente del enemigo. El adversario –acota– no descuida su finalidad de fragmentarnos.

Uno de sus instrumentos son los procesos electorales. El enemigo estimula todo para banalizar la realidad y luego se encarga de hacer que el individualismo penetre la piel de los partidos y la conciencia social de sus dirigentes. Apela a los sentimientos egoístas que con tanto esmero han sembrado en el seno de la sociedad.

Hay quienes creen, tal como lo afirma Fidel, que con métodos capitalistas se puede construir el socialismo. Es éste uno de los grandes errores cometidos en casi todos los procesos de transformación y cambio.

Con esa práctica, sin tener clarificadas las ideas, se corre el riesgo de contaminar y destruir todo o buena parte de lo que se ha logrado realizar. Hay bastante teoría y praxis sobre el tema. Nuestra incapacidad para organizarnos y una que otra debilidad ideológica nos tienden emboscadas para impedir que nos unifiquemos. Es indispensable, además de la unidad, el análisis autocrítico de la realidad imperante.

Debemos ser absolutamente solidarios, sin dejarnos tentar por la alcaldía de un pueblito o la gobernación de un pueblote.

Las conductas fragmentarias han sido diseñadas para aislarnos y para entorpecer los proyectos históricos de mayor alcance. Con ellas, no sólo se torpedea nuestro diseño de sociedad, sino el que solidariamente transmitimos para la integración de América.

No se debe confinar la visión socialista a la coyuntura electoral. La finalidad última no puede ser el control burocrático de una instancia estatal o estadal. Más allá de todo eso hay un objetivo estratégico. Las discrepancias pudieran ser vistas como deslindes y ello confunde o crea incertidumbre en el tejido social. Reducirnos a una contienda electoral resta trascendencia a un proceso que ya no es sólo de Venezuela sino de América, con raíces profundas en el Caribe.


Ex Fiscal General de la República


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2108 veces.



Isaías Rodríguez

Abogado, ex Vicepresidente Ejecutivo y ex Fiscal General de Venezuela. Actual Embajador de Venezuela en Italia.


Visite el perfil de Isaías Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Isaías Rodríguez

Isaías Rodríguez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a66201.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO