Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios

La mezquindad de la Gran Prensa con los cobernantes de Chávez, ha impedido que gente que sigue de manera equivocada a los dirigentes mediáticos de la Oposición conozca su calidad humana y su don de gente. Tal es el caso de Farruco Sesto, Ministro de Vivienda y Habitat.
Tuve la oportunidad de conocerlo personalmente durante una reunión de trabajo con García Carneiro, ( baluarte del Proceso) y su equipo técnico y con voceros de los Consejos Comunales de Vargas y constaté la calidad de persona de este caballero.
Es humilde, sencillo, habla de manera pausada y profunda. No asume poses. Anda con el corazón en las manos y dice las cosas de manera clara y transparente. Su discurso es fácil de entender. No es rimbombante ni faramallero linguístico. Luce fragil como una barquichuela en medio del oceano, encaramado en la azotea de olas de cinco metros. Pero al mismo tiempo es fuerte y resistente como el diamante.
Vió unas imágenes de niños en medio de miseria extrema en un documental presentado por uno de los Voceros Comunales y se le partió el alma. Al verlas, saltó como un resorte expresando:: ¡Eso no puede ni debe ocurrir más nunca en Vargas. No es posible semejante estado de pobreza!.
- "Chávez, dijo Farruco, ha construído en 9 años más casas que la IV República en 40.. Con todos los paros y las tragedias naturales como las de Vargas. Hablando de ello es bueno que sepan que los capitalistas aumentaron tres veces el precio del metro de movimiento de tierra una vez ocurrido el deslave. Esa gente nunca ha tenido ni tendrá paz con la miseria".
En los últimos 25 años de la IV República el Estado abandonó los programas habitacionales. Afortunadamente cuando llegue, Carrizales había ordenado la casa, compró maquinarias y canteras y surgió PetroCasa.
Aseguró Sesto que había que estar claro en cuanto al número exacto de casas por construir en cada Municipio. Para ello se requiere el concurso de los cuatro poderes: Gobierno Central, Regional, Municipal y el Poder Popular. Dentro un cuadro de planificación y acción.
-"·Pero tenemos que estar superclaros, enfatizó, que si no trabajamos de manera macomunada con el pueblo nada vamos a lograr. La sabiduría popular es muy profunda".
Señaló que el desfile de titulares por el Ministerio evidenciaba el interés de Chávez por solucionar el problema de la vivienda. "Creo que yo no vine para este cargo para que me sacaran. No es soberbia no. Pero yo vine para quedarme y construir todas las casas que pueda. Sé que estoy tocando ciertos intereses, ciertas mafias. Pero eso no me detiene ni me importa. Yo sé lo que tengo que hacer en Vargas y sé como voy a hacerlo. Y lo voy a hacer con la ayuda de Chávez y el apoyo del gobernador García Carneiro porque García Carneiro va a ser el próximo Gobernador de Vargas".
Farrucio Sesto dijo que vino a dispuesto a acabar con los estafadores que se aprovechan de la necesidad de vivienda de los que menos tienen para birlarle sus reales. A no permitir invasiones ni tampoco a los sinverguenzuas que cobran por dizque cupos de viviendas. Tampoco voy a ceptar las asignaciones de casas que son usadas para veraneo y en los fines de semamana. "Nadie debe pagar un bolívar por los trámites para obtener una casa. Y las casas tienen que ser para los que realmente las necesitan. Para los que no tienen un techo propio".
Durante su sencilla y aplaudida intervención el Ministro mencionó varias veces a García Carneiro calificándolo como un buen hombre, de una alta calidad humana y cuya única tarea fundamental, básica y permanente, ha sido trabajar por los problemas y la felicidad de los desposeídos, de los que menos tienen. Carneiro se ha metido en la médula del sentimiento popular porque, a diferencia de los demás, siempre ha ido al centro de los dolores del pueblo, al corazón de de sus sinsabores. No le ha importado nunca adentrarse en los basureros. Ni estar rescatando indigentes en calles y avenidas del país para rehabilitarlos. Ni captar niños en los barrios pobres, darle un instrumento musical e incorporarlos al Sistema de Orquestas Sinfónicas de Venezuela. Carneiro huele a pueblo porque él viene del pueblo, desde bien abajo.
"Con un Gobernador de semejante envergadura no sólo vamos a construir miles de casas. sino que vamos, a través del Programa Especial de Obras de La Gran Caracas, a dotar a Vargas de importantes obras de infrestructura urbana. Vamos a construir plazas, vías; vamos a urbanizar terrenos para desarrollar programas de viviendas. El futuro de Vargas, con García Carneiro al frente de la Gobernación, es halagador, esperanzador".
El alto funcionario de gobierno dijo que no había nada que no se pudiera hacer si existía articulación entre el Gobierno y el pueblo organizado. De lo que se trata es de sacar a flote la capacidad de organización popular y la capacidad técnica y financiera del Estado. Con eso no hay nada que no se pueda hacer.
De Vargas dijo que no existía un paraje más hermoso en todo el planeta.
Que era un privilegio observar como 2.750 metros de cordillera se encajan en el mar. Es un lujo de la naturaleza que nosotros no hemos sido dignos de él por culpa de gobiernos cuartorepúblicanos que lo rodearon de miseria, de barrios insalubres, de rios de aguas servidas a cielo abierto. Tocará a García Carneiro dignificar esta bendición de Dios a traves de un desarrollo sostenido y sustentable destinado a mejorar la calidad del medio ambiente y elevar la calidad de vida del varguense.
Viendo a Carneiro y a Farruco, que ya no es Sesto sino Octavo, Noveno, Décimoene, en una misma mesa. Analizando su conducta, su personalidad y ese don de de gente a flor de piel se convence uno, una vez más, que los totem mediáticos del Proceso no le llegan a estos dos señores ni por los garretes. ¡Al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios!
americoarcadio@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1692 veces.



Américo Hernández


Visite el perfil de Américo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: