El PSUV y la campaña electoral

Luego de algo más de un año y medio desde aquel 15 de Diciembre de 2006, fecha del llamado de Chávez a la construcción de "un poderoso partido de la revolución", el PSUV logra estructurar una plataforma electoral para medirse en las elecciones del próximo 23 de Noviembre, serán estas las primeras en donde el novísimo partido se enfrente en una contienda electoral. A decir de algunos, esta circunstancia retrasa lo esencial del partido de la revolución, en paralelo se ha venido trabajando en la organización del partido y a la vez en el proceso eleccionario interno, tanto para las autoridades del partido como para sus candidatos. Entendemos que en este contexto se hace difícil avanzar en el sentido de crear la nueva estructura para que el hombre nuevo que va naciendo ejerza el derecho de todo ciudadano en revolución que no es otra cosa que ejercer la política como herramienta de cambio profundo, entendida ésta como el ejercicio de un apostolado en donde en vez de privilegios para nuestros dirigentes, el ser candidatos del PSUV se transforme en un compromiso revolucionario, en sacrificio revolucionario y que todo su accionar le habrá espacios a la revolución socialista y a una nueva forma de ejercer la política.

Un país en revolución debe primordialmente crear una nueva cultura del ejercicio de la política, ésta no solo puede ser explayada en densos tratados teóricos, sino que debe ser la praxis diaria de todo aquel que se precie de ser revolucionario. No es casual ni extraño observar las críticas en torno a comportamientos muy alejados de las exposiciones del líder de la revolución Hugo Chávez y de su comportamiento en la praxis política cotidiana, estas críticas siempre vienen de la base, tampoco nos extraña que algunos sigan haciendo esto, es decir, ejerciendo la política con los viejos patrones y justamente lo entendemos como parte del proceso inexorable entre "un modelo que se niega a morir y un modelo que no termina de nacer". Las desviaciones pequeñoburguesas forman parte de este conglomerado humano que hoy integra el PSUV y muchos ni siquiera han tenido oportunidad de demostrar lo contrario y todo ello es producto de un sistema que carcome al más pintao y lo coloca en una disyuntiva permanente, entre ser revolucionario o ser un político más del montón de la historia; lamentablemente cuando no existe educación revolucionaria en nuestras bases que viven y padecen este tipo de desviación pequeñoburguesa, esas bases tienden a decepcionarse y desmotivarse y pasan a creer que es imposible hacer algo distinto a lo que tradicionalmente acostumbran hacer, es un reto de todos entonces cambiar los paradigmas del viejo estilo de hacer la política que no es otra cosa, ese viejo estilo, que el implantado por el capitalismo para castrar a los pueblos del ejercicio de la política.

Hablamos de crear nuevos espacios socialistas, nuevos esquemas socialistas, nuevas formas de hacer la política socialista, a esta tarea está llamado el PSUV, nuestro líder y nuestra razón histórica que nos exige un quiebre y una profundización a todos los niveles del socialismo, nuestro socialismo bolivariano, es el momento histórico del PSUV y cuando hablamos de ese momento histórico no nos referimos solo a la estructura nacional del PSUV, nos referimos a la célula fundamental de todo partido revolucionario, es decir, en nuestro caso, nos referimos al Batallón Socialista, a la brigada socialista y a las patrullas socialistas, no puede ser algo aéreo, sin bases y sin presencia del pueblo; esa gran transformación no lo logrará un cogollo, una élite, tiene que ser obra de todo un pueblo convencido de hacer la revolución. Cualquiera puede decir que esto es muy difícil, complejo e inviable, vale recordar a Chimiro: "es el camino más largo y tortuoso, pero es el camino", con esa frase Argimiro Gabaldón nos señala que no es fácil la marcha por el camino del socialismo, pero en definitiva este es el camino. Mas de una vez Chávez no lo recalca con vehemencia pero como lo señalan los camaradas de "UN GRANO DE MAIZ", tenemos que bregar con este sistema burgués que nos impone las elecciones y todo este sistema electoral capitalista que nos consume y nos aleja de lo grande para llevarnos a lo pequeño e intrascendente.

Entiéndase que lo trascendente es consolidar los espacios socialistas en un estado capitalista que se niega a perder la influencia de su sistema; en este orden de ideas lo trascendente será seguramente que tuviéramos la oportunidad de concentrarnos en la formación de nuestros cuadros, la capacitación de nuestra gente y la siembra permanente de conciencia en nuestra militancia y el pueblo todo, aún el que no es militante del PSUV pero que por su naturaleza y su condición social es sujeto de una revolución, sin embargo, y también lo señalan los camaradas del UN GRANO DE MAIZ, es que nuestros candidatos comiencen a esgrimir sus ideas socialistas y aprovechemos la campaña más que para un torneo de pancartas, vallas y afiches, en una campaña de ideas contra el sistema que nos empeñamos en derrumbar.

No podemos pretender que estos tres meses de intensa actividad electoral nuestras campañas de candidatos del PSUV a gobernaciones y alcaldías se convierta en una danza de millones para exponer la mejor cara o la mejor pose de un candidato o candidata, esto sería como perder tres meses en la vorágine de una campaña en donde la única oferta de la oposición es la poderosa campaña mediática que desarrolla a través de sus medios oligarcas y con publicidad engañosa, mentirosa, sin base real.

A muchos les parecerá una locura eso de no "vender los candidatos" en un torneo en donde agencias de publicidad, grandes y pequeñas, escuálidas todas, se disputan la chequera de varios comandos y "entre panas", en algún buen restaurant de la capital o de cualquier parte del país se pavoneen expresando el poder económico de tal o cual candidato. Con esto no se quiere decir que no se haga publicidad, pero más allá del tradicional enfoque de la publicidad burguesa, es decir, "el mensaje al subconsciente", la propaganda socialista debe ser al contrario, o sea, debe crear conciencia, debe educar, debe formar, debe despertar los sentidos, motivar el hambre del saber que todo ser lleva por dentro, he allí la diferencia con la publicidad capitalista que viene a vender un producto, un rostro y un color pero lleno de superficialidad y falto de esencia.

Por lo antes expuesto, nuestros medios de difusión deben ser medios de concientización, medios para difundir la idea del socialismo a lo largo y ancho de la patria. Los camaradas de "UN GRANO DE MAIZ" proponen un gran acto nacional por el socialismo con todos nuestros candidatos y nos parece una buena idea, no obstante, el centro de esta campaña debe ser el batallón socialista, la brigada socialista y las patrullas socialistas...un militante socialista no se conforma solo con ir a un barrio y ganarse tal o cual cantidad de votos, debe ir al barrio a formar y ganarse adeptos para la idea socialista, para el proyecto socialista. Sabemos que es difícil entender, incluso por parte de los candidatos, o de algunos de ellos, sabemos de la claridad de la mayoría de ellos, pero las complicaciones siempre se generan "aguas abajo", en los comandos, en los grupos que se acercan al candidato (y a los del PSUV más), grupos formados en la vieja escuela capitalista, que ven en una campaña electoral más que una oportunidad para acceder al poder, en el peor de los casos, una oportunidad para vaciar la chequera del partido o el candidato y sus contribuyentes ¿Como convertir esta dificultad en una ventaja? Solo con la participación de las bases es posible, de nuestro glorioso pueblo, de lo contrario el candidato o candidata será presa fácil de los mercaderes de la publicidad que raudos y veloces se aprestan para "manejar los medios de campaña" y fundamentalmente los recursos de la campaña con una "eficiencia" que nos deja atónitos. Aunque ustedes no lo crean, el negocio de la publicidad electoral da para todo, toda una red se entreteje para asegurarse una buena tajada, solo haga un paseo por cualquier imprenta del mundo capitalista y observe los bocetos de la campaña y verán que para ellos no existe ideología, igual atienden a un rojo rojito que a un escuálido, los intermediarios se encargan de hacer lo demás.

Los "expertos corporativos", revísenle su pasado y lo encontraran como empleado generalmente de algún grupo publicitario poderoso, es el capitalismo, es la rebatiña por los recursos de la campaña...para esos expertos es lo mismo vender a un "cabeza de motor" que a un candidato revolucionario y eso no lo puede permitir el PSUV, para ellos todo es cuestión de marketing, de imagen, es así como un corrupto como Leopoldo López, Enrique Mendoza o cualquiera de ellos, para los "expertos corporativos" solo se trata de "la imagen que trasmites en el afiche, en el spot o en cualquier expresión propagandística.

El PSUV por el contrario debe impulsar la creación de periódicos socialistas, emisoras comunitarias socialistas, volantes y afiches que expresen no solo un rostro, sino la esperanza de todo un colectivo, "la batalla de ideas" en todos los espacios. Esto debe ir sincronizado con los batallones socialistas, éstos deben convertirse en ese tejido nacional que distribuye el mensaje socialista de nuestro candidato socialista, las patrullas y brigadas socialistas, el partido debe rechazar de plano las "agencias" que se encargan hasta de montarle el palito al afiche y tu te levantas y despiertas con la imagen del candidato de tu partido expuesta en grandes vallas, eso hace que se pierda lo fundamental que es la creación y conformación de equipos, la interrelación entre los colectivos del partido que produce organización y vínculo, el espíritu de entrega y sacrificio y convierte la campaña en un torneo de "quien da más", eso hay que erradicarlo e igualmente el mensaje debe ser socialista, con propuestas socialistas.

Mientras cada mensaje opositor está dirigido a promocionar lo viejo, lo tradicional, la mentira y el engaño, el mensaje socialista debe ser el de la esperanza, el de la conciencia, el debate sano y constructivo, es decir, además de hacer el gran acto nacional de candidatos del socialismo, hagamos en cada esquina de cada pueblo el acto del cuerpo a cuerpo con el pueblo, con la gente, con la militancia socialista y por supuesto que en estas elecciones la trascendencia no solo es por el tradicional combate entre distintas opciones políticas, es el combate entre el sistema capitalista y el socialismo que nace de las entrañas de nuestro pueblo.

Esta debe ser una oportunidad de los batallones socialistas para destrozar las mafias electoreras que vienen a buscar beneficios económicos, desdoblándose incluso; esta es la oportunidad de nuestros candidatos de romper con los esquemas tradicionales de hacer campaña, el "casa por casa", la organización de batallones y patrullas deben estar por encima de los famosos spot publicitarios. Vamos a fortalecer igualmente a nuestros medios nacionales como VTV, VIVE, ANTV, Radio Nacional YVKE.

La programación extraordinaria de VIVE con las comunidades, ese debe ser el norte de la nueva televisión y el mecanismo del pueblo para expresar sus ideas en esta construcción grande y trascendente que es el socialismo y en donde la batalla en estos tres meses se centrará en el tema de las elecciones regionales.

latojeda@gmail.com>


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2069 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor