Carta abierta al Presidente Hugo Chávez Frías, con motivo de la anunciada devaluación del bolívar

Comandante
Hugo Chávez Frías
Presidente de la República Bolivariana de Venezuela
Su Despacho

Estimado Sr. Presidente:

Quienes subscribimos la presente comunicación, ciudadanos venezolanos comunes, mayores de edad, provenientes de distintos sectores de la sociedad civil, fervorosos partidarios y defensores del hermoso proyecto de la Revolución Bolivariana pacífica y democrática, magistralmente inspirada y liderada por usted, con profundo respeto deseamos expresarle nuestra honda preocupación y angustia ante la posibilidad de que la acertada gestión, que hasta ahora se viene desarrollando para recuperar nuestra economía que fue perjudicada por el golpe de estado y el nefasto sabotaje petrolero, pueda verse afectada de llegar a tomarse medidas en materia económica, que puedan comprometer gravemente el éxito de nuestra joven revolución.

Al mismo tiempo, en virtud de que la Constitución que nos dimos, nos otorga el beneficio de la participación y establece el principio de la corresponsabilidad, nosotros como ciudadanos preocupados por nuestro país, no podemos permanecer indiferentes ante hechos o decisiones que puedan afectar la calidad de vida de todos los venezolanos y en especial los de escasos recursos.

Tenemos la esperanza de que nuestra voz sea escuchada, especialmente por usted, Sr. Presidente, como principal administrador de nuestra nación, y que los planteamientos expresados en esta carta permitan aplicar los correctivos ineludibles e impostergables necesarios para evitar que, nuevamente colapse nuestra economía y en consecuencia peligre el bienestar de nuestra patria y la redención definitiva de nuestro pueblo, especialmente del más humilde.

Sr. Presidente: Como es de su conocimiento, en pocos días entrará en vigencia el nuevo presupuesto ya aprobado por la Asamblea Nacional; el cual contempla una devaluación de nuestro signo monetario en un 20%. Consideramos que este hecho no es el resultado de un fenómeno económico natural inevitable, sino que se trata de una decisión forzada e impuesta sin que existan causas objetivas que la justifiquen. Esta decisión que consideramos grave, traerá consecuencias que inevitablemente repercutirán sobre la situación socio-económica de los venezolanos, y principalmente pero sobre todo sobre las clases más desfavorecidas.

Queremos ante todo dejar claramente establecido que no es nuestra intención, en absoluto, señalar al alto gobierno lo que ha de hacer en asunto tan delicado y sensible como es la política monetaria, en torno a la cual no existe consenso ni siquiera entre los mejores especialistas, o reputados como tales, de la materia. Queremos sí, señalar, sin embargo, como lo hacemos más adelante, algunas razones que nos inducen a pensar que antes de tomar una medida de tal naturaleza, debería profundizarse más en torno a su conveniencia no sólo desde el punto de vista del costo político que podría ser sumamente elevado, sino también con respecto a sus consecuencias socio-económicas sobre los sectores más desfavorecidos de la población y que constituyen la mayoría de la misma, los cuales no alcanzarían a entender, como tampoco lo entendemos nosotros, cómo (o por qué) recurrir a esa medida si las informaciones suministradas por usted mismo a través de su popular programa "Aló, Presidente" o por fuentes especializadas indican un claro repunte de la economía venezolana para el año entrante. Es algo que choca a la razón, sobre todo si se compara la situación de nuestro país con la de otros de América u otro continente, que mientras nuestras reservas en dólares siguen creciendo y son del mismo orden de magnitud que la deuda externa, tengamos que recurrir a esa medida extrema de la devaluación que, según lo demuestra la experiencia, es absolutamente ineficaz para resolver los problemas y más bien tiende a agravarlos. . .

Sr. Presidente: Con el mayor respeto y en seguimiento de la sabia sentencia del Libertador: "El mejor gobierno es el que provee al pueblo de la mayor suma de felicidad posible", acudimos ante usted para solicitarle encarecidamente, reconsiderar la decisión de devaluar el bolívar. Las razones que sustentan nuestra petición son las siguientes:

1. Una devaluación para el próximo año, reiteramos, es una situación forzada que se impondría a la sociedad venezolana, por cuanto no existen las condiciones objetivas que justifiquen tal medida: La presión exagerada sobre nuestro signo monetario y la compra insaciable de divisas utilizada como arma política por la oposición irracional en el pasado golpe petrolero, ya no existe, gracias a la oportuna y correcta decisión de aplicar el Control de Cambio, medida que en nuestro concepto debe seguir por el tiempo que sea necesario . Por otra parte, los signos de recuperación de la economía venezolana son evidentes y así son reconocidos por organismos como el FMI y el Banco Mundial que vaticinan un crecimiento apreciable para el 2004. Nuestras reservas internacionales per cápita (más de $830) exceden a las de todos los países latinoamericanos, incluyendo a Argentina ($273), Brasil ($226), México ($415), Perú ($323) y Colombia ($224), y son sólo superadas por Chile ($1006). Asimismo, nuestra deuda externa per cápita ($1340) es inferior a la de Chile ($2756), Argentina ($3651), México ($1385), y es comparable a la de Brasil ($1315). Si comparamos los PIB per cápita, vemos que Venezuela tiene $3300, que es superior al de Brasil ($2521), Argentina ($3293), Perú ($2207) y Colombia ($1744) y superado sólo por México ($5886) y Chile ($4480). Como vemos, objetivamente las variables económicas anteriores no justifican una devaluación de nuestra moneda. Por el contrario, esas variables están señalando que debe tomarse un rumbo opuesto, es decir, que se debe más bien revaluar , aunque sea en una mínima proporción.

2. La gran mayoría de las naciones de este continente han revaluado su moneda, durante el período de este año. Entre ellas están: Brasil, con una revaluación del 18,78%, Argentina (16,34%), Paraguay (15,64%), Perú (1,32%), Colombia (1,09%), Canadá (14,93%) y Chile (14,58%). Estas dos últimas naciones son emblemáticas, pues se trata de países típicamente exportadores, lo cual echa por tierra el socorrido dogma económico y sofisma de que "los países exportadores deben devaluar su moneda para no perder competitividad en los mercados internacionales". Tan sólo han devaluado sus unidades monetarias en ese lapso los siguientes países: México (-10,25%), Uruguay (-7,25%), Bolivia (-3,65%) y por supuesto, Venezuela (-23,93%). De concretarse la devaluación adicional del 20%, Venezuela pasaría a ostentar el record en devaluación de Latinoamérica (-48,72%).

3. Durante la primera administración del Ministro Giordani, cuando la paridad cambiaria permaneció relativamente estable, la inflación se mantuvo también controlada y en un valor relativamente bajo. No conocemos ningún país donde se haya reducido o controlado la inflación recurriendo a la devaluación de la moneda. Por el contrario, abundan los ejemplos de países en los cuales la revaluación de la moneda o la estabilidad cambiaria han contribuido decisivamente al control de la inflación. Por tanto, podemos concluir que la devaluación de la moneda nacional es una receta infalible para propiciar la inflación, que es el impuesto más injusto, porque afecta sobre todo a las clases populares.

4. Sostenemos que la devaluación traerá mayor inflación, puesto que nuestro país importa más del 80% de lo que consume. Con un dólar oficial, un 20% más caro, inevitablemente aumentarán los alimentos, las medicinas, el calzado y el vestido, los electrodomésticos, los servicios, y casi todos los insumos que requiere la industria nacional. Mientras tanto, el dólar del mercado negro se disparará y los especuladores cambiarios seguirán haciendo su agosto. Es decir, con la devaluación se favorecen unos pocos, mientras se perjudica a la gran mayoría de la población. La devaluación es por lo tanto subversiva y desestabilizadora . En resumen Sr. Presidente, la devaluación atenta contra nuestro proceso de cambios y lo amenaza seriamente. Está en sus manos detener esa amenaza .

5. Se ha argumentado que es necesario devaluar para hacer frente a los compromisos adquiridos por el Estado para honrar la cada vez más creciente deuda pública interna. Estamos convencidos de que existen otros mecanismos menos dañinos que la devaluación. Sugerimos llegar a acuerdos con la Banca, para cambiarle el perfil a esa deuda. Pero, de no ser posible un acuerdo, se debe proceder a la nacionalización de la Banca, atendiendo al principio de que una verdadera revolución debe privilegiar a los más débiles y no a los más poderosos. Devaluar la moneda con el objeto de pagar deuda y adquirir más deuda conduce inevitablemente a más devaluaciones en los años sucesivos. No debemos caer en esa trampa. Veinte años de devaluaciones desde el Viernes Negro son suficientes. ¿Por qué debemos persistir en esa política devaluacionista que ya ha demostrado con creces su absoluta ineficacia?

6. Otro argumento que se ha esgrimido es que se requiere devaluar para poder llevar adelante los programas sociales que usted ha creado para beneficio de los sectores más desfavorecidos, como son, entre otros, la Misión Róbinson, la Misión Ribas, la Misión Sucre y el Plan Barrio Adentro, programas todos ellos dignos de aplauso y que deben continuar. Sostenemos, sin embargo, que los mismos se pueden mantener, sin necesidad de recurrir al expediente fácil de la devaluación. Entre las medidas que podrían acometerse para lograr el anterior objetivo sugerimos las siguientes:

a) Eliminar de manera contundente todos los gastos superfluos en Ministerios e Institutos Autónomos;

b) Detener o minimizar las inversiones faraónicas que está acometiendo la CITGO en los Estados Unidos;

c) Detener la hemorragia de dólares (alrededor de $ 9,125 millardos anuales) que tiene que gastar el Estado para importar 1.000.000 de barriles diarios de petróleo extranjero necesarios para alimentar las refinerías de la CITGO en ese país;

d) Vender la CITGO, lo cual aportaría al Fisco Nacional alrededor de $10 millardos;

e) Finiquitar la venta de la Veba Oil en Alemania, por la cual al parecer se obtendrán $9,5 millardos;

f) Vender todos los activos de FOGADE, los cuales en su mayoría se encuentran en franco proceso de deterioro por falta de mantenimiento.

Estamos convencidos, Sr. Presidente, de que con las medidas propuestas en esta carta y otras más que pudieran surgir del ejercicio de la imaginación creativa, de nuestro pueblo mediante una consulta popular, es perfectamente factible lograr los objetivos trazados por su gobierno para el año próximo sin necesidad de someter a la población a los efectos perniciosos de una nueva devaluación. La devaluación es el arma secreta de los contrarrevolucionarios cuyo silencio ante el anuncio de tal medida no puede menos que ser interpretado como si la estuvieran accionando ellos mismos . No permitamos que la utilicen contra este hermoso proceso que tantos sacrificios ha costado y que es la firme esperanza de nuestro pueblo.

Le saludamos con sentir Bolivariano, sus compatriotas y seguros humildes servidores,

• Eudes Vera, Cédula N° 2.231.724, Ph.D. en Ingeniería Eléctrica y Profesor Jubilado UDO. E-mail: eudesvera@cantv.net

• Zulay Sardá, Cédula N° 3.751.036. Lic. En Administración, mención O y M. Especialista en Gerencia Empresarial. Profesora en la UNEG. E-mail: zsarda@cantv.net

• Alejandro Urbano Acosta, Cédula N° 2.226.583, Ingeniero Civil, Jubilado de PDVSA.
E-mail: alejandrourbano@intercable.net.ve

• Enrique Montejo, Cédula N° 8.279.503, Magister en Ingeniería Ambiental, Prof. Titular Jubilado UDO, E-mai: emontejo@cantv.net

• Edecio Pacheco Figueredo, Cédula N° 2.083.807, Ingeniero de Petróleo. Jubilado de PDVSA. E-mail: edeciop@yahoo.com

• Víctor E. Carrizales, Cédula N° 3.025.051, Ingeniero Químico. Ph.D. Profesor Jubilado UDO. E-mail: vecarriza@cantv.net

• Mario José Farías Díaz, Cédula N° 2.796.420, Ingeniero Químico, Colegiado C.I.V. 9882, Especialidad en Petróleo y Gas, Ex-Profesor de la Escuela de Petróleo UDO, Especialidad en Construcción Civil por Estudios Universitarios, Constructor, Promotor, e Inversionista, Dirigente Comunitario en el Complejo CAZTOR., Padre de Familia y Buen Ciudadano.
E-mail: laprefar@cantv.net

• Israel Rubio. Ingeniero Agrónomo. Cédula N° 5.324.024. E-mail: ysraelrubio@cantv.net

• José Manuel González Esquivel. Cédula N° 6.848.326, Técnico Superior en Tecnología Automotriz, Empresario del Sector de Reparación Automotriz, Presidente de la Cámara Nacional de Talleres Mecánicos y Vicepresidente de la Asociación Latino Americana para el Desarrollo de la Reparación Automotriz . E-mail: yescard@cantv.net

• Luis Rivero Badaracco. Cédula N° 3.338.386, Ingeniero Agrónomo, Master of Science, Profesor Jubilado UDO, E-mail: lgriverob@cantv.net

• Douglas Sucre, Cédula N° 6.860.942, Ingeniero Agrónomo, Analista de Catastro en PDVSA. E-mail: douglassucre@yahoo.com

• Nelly Lezama, Cédula N° 4.010.305, Ingeniero Electricista. Desempleada.
E-mail: nellylezama40@yahoo.com

• Luis M Velásquez R. Cédula N° 1 384 911, Ing° Civil e Ing°Geólogo. Magister Scientarium.
E-mail: Ingluismv@hotmail.com

• Alejandro Urbano Valero, Cédula N° 9.966.279, Ingeniero en Electrónica y Control. Ejercicio privado. E-mail: alurba@telcel.net.ve

• María Margarita Ramos G., Cédula N° 12.073.216, Licenciada en Administración, post-grado en finanzas. Ejercicio privado. E-mail: maramos24@hotmail.com

• Miguel Azpúrua, Ingeniero Electricista, Cédula N° 7.570.672.
E-mail: simpleyllanamente@hotmail.com

• Beatriz Jorquera, Cédula N° 6.192.783, Profesora de Educación Especial, Ministerio de Educación, Cultura y Deportes. E-mail: beatrizjorquera@telcel.net.ve

• José A. Pinto, Cédula N° 1.716.039. Médico. Profesor Titular - UCV.
E-mail: pampinto@cantv.net

• Celestino Rodríguez, Cédula Nº 9.305.196, Ingeniero Electricista, Supervisor de Subestaciones Eléctricas, Jusepín, PDVSA. E-mail: celestinorafael@cantv.net

• Marwen Jarbouh, Cédula N° 5.368.882, Ingeniero Civil, E-mail: inprocoop@cantv.net

• Adel Yarbuh, Cédula N° 13.789.242, TSU. en Administración, E-mail: adelyarbuh@cantv.net .

• Gladys Castillo, Cédula N° 13.789.450, Lic. en Economía, E-mail: casg@cantv.net

• Ahmed Azeddine, Danés, Cédula N° 82 187 680, Ing. Civ. & Economista. Ex profesor del Instituto de Tecnología de Dinamarca. E-mail: ahmedazeddine@hotmail.com . Adhiero completamente a la argumentación desarrollada en la carta al presidente CHÁVEZ. Una eventual devaluación desatará de nuevo una inflación difícil de controlar con el riesgo de que las tasas de interés pasivas se van por las nubes, lo que dificultará aún más la recuperación económica del país. Todos juntos debemos decir No a un procedimiento no justificado para crear dinero inorgánico.

• Antonio Rodrigo Rodríguez. Cédula N° 3.146.675. Comerciante.
E-mail: antoniorodrigo2003@yahoo.com

• Jesús Castro, Cédula N° 6.118.639, T.S.U Metalurgia. Superintendente General de Operaciones. C.V.G BAUXILUM.
E-mail: jbraca61@hotmail.com,jesus , castro@bauxilum.com.ve

• Osmar Castillo. Cédula N° 3.852.472. Ing. Electricista. E-mail: osmarcastillo@cantv.net

• Manuel J. Guacuto. Cédula N° 5.485.273. Ingeniero Electricista. Ejercicio libre.
E-mail: guacutom@pdvsa.com

• Felipe Rangel. Cédula N° 8.349.328. Ing. Electricista. E-mail: feliperang@hotmail.com

• Rev. José A. Amesty R. Cédula N° 5.811.451. Lic. en Teología. E-mail: cepaven@cantv.net

• José Blanca, Cédula N° 9.281.609, TSU en Mecánica. Supervisor General de Mantenimiento CVG-Bauxilum. E-Mail: jose.blanca@bauxilim.com.ve

• Gabriel A. Rodrigo Álvarez. Cédula N° 13.992.679. Estudiante de Química, UC.
E-Mail: gara@telcel.net.ve

• Jhonny Olivares. Cédula N° 8.586.053, TSU Informática, Empleado,
E-mail: Jhonny_Olivares@hotmail.com

• Eurídice de la Rosa R., Cédula N° 5.3061.978, Ingeniero Mecánico. Empresaria .
E-mail: edelarr@hotmail.com

• H. Abelardo Katta, Cédula N° 8.440.778, TSU en Informática. Analista. Sistema IV. CVG-Bauxilum E-mail: abelardo.katta@bauxilum.com.ve

• Oscar José Venales Pereo, Cédula N° 9451540. Ingeniero Químico Ingeniero de Proceso IV. CVG Bauxilum

• María M. Miranda, Cédula N° 8.205.509, Ingeniero Químico, M.Sc. Profesora Jubilada UDO. E-mail: alvamir@cantv.net

• Ynner Gil, Cédula N° 10.462.118, Ingeniero Electricista. Trabajador de PDVSA.
E-mail: gily@pdvsa.com

• Jesús Alberto Álvarez, Cédula N° 8302302, Ingeniero de Petróleo trabajador de PDVSA.

• Ángel Ramón Núñez Hernández, Cédula N° 5.990.603, Ingeniero de Petróleo, trabajador de PDVSA. E-mail: nunezarg@pdvsa.com

• Ricardo Antonio Coronado Fernández Cédula N° 3.658.423, Ingeniero Mecánico, trabajador de PDVSA. E-mail: coronadorr@pdvsa.com

• Milagro del Carmen Maldonado Bolívar. Cédula N° V-5.979.644. Contador Público.
E-mail: milagro_maldonado@cantv.net

• Hugo Cañizales. Cédula N° 2.141.737. Contador Público. E-mail: Canizalesh@pdvsa.com

• Armando S. Roo, Cédula N° 4.840.429. Lic. En Administración. Post grado en Gerencia Tributaria. E-mail: armandoroo24@hotmail.com

• Tathiana González, Cédula N° 6.917.197, Arquitecto. E-mail: tathianaga@yahoo.com

• Eileen Padrón, Cédula N° 5.150.093, TSU Diseño. Comerciante/Empresaria.
E-mail: eilina@cantv.net

• Enrique Paredes. Cédula N°4.519.979. Profesor de Química, Periodista CNP 3660, egresado de la UCV. E-mail: enriqueparedescadafe@hotmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 12231 veces.



Eudes Vera / otros

Ingeniero Electricista, UDO, 1969. Jubilado UDO como Profesor Titular en 1994. Maestrías y Ph.D.en Ingeniería Eléctrica en la Universidad de Pennsylvania (EEUU), Aston y Hatfield, Reino Unido.

 eudesvera3@gmail.com      @eudesve

Visite el perfil de Eudes Vera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a6205.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO