Denominado denuncia pública. la resistencia indígena y sus aliados

A manera de respuesta al documento del fotógrafo Francisco Elías Prada

En principio aclaro que los compañero fotógrafo Prada fue invitado por mi en mi carácter de coordinador general de esta actividad para que se sumara al equipo de compañeros de Caracas, Maracaibo y Machiques que íbamos del 24 al 25 de mayo de 2008 a acompañar y a continuar con el registro histórico audiovisual y escrito de las familias yukpa que en el proceso de rescate de sus tierras originarias ocupan hoy la hacienda Tizina, uno de los predios agropecuarios fundado hace cincuenta años aproximadamente por la familia Vargas en el territorio ancestral de los indígena yukpa de la cuenca del río Yaza a través del engaño y la violencia.

1.- El asunto de fotografías y de video borrados

Las organizadas visitas permanentes y sostenidas en estas primeras semanas a la comunidad yukpa Chaktapa están concebidas como una de las acciones necesarias para cumplir con uno de los tres objetivos estratégicos de esta lucha: frustrar el asesinato del cacique Sabino Romero Izarra por parte del sicariatoganadero. Nuestro primer objetivo de lucha: mantener con vida a Sabino.

Es decir, romper con nuestros cuerpos, con nuestra presencia, con la presencia de todos, el círculo de la muerte en la cual los hacendados, sicarios, Guardia Nacional y Ejército han construido alrededor de la comunidad ocupante de la hacienda Tizina. Cerco que busca en especial asesinar al cacique y a su hijo mayor, Sabinito, casi un adolescente.

¿Qué cosas tan grave hizo el compañero fotógrafo Francisco Elías Prada que obligó a los grupos presentes a sugerirle u obligarlo a borrar las imágenes?

Hay dos episodios claves ocurridos durante la visita a la comunidad indígena Chaktapa que estoy obligado a comentar para buscar otra manera de explicar estos acontecimientos antes narrados y publicados por el fotógrafo Francisco Elías Prada, en aras de conseguir así un mejor entender de lo sucedido en torno a sus fotografías o video borrados.

1.1.- Casi al llegar, sábado 24 de mayo de 2008, se convocó a una conversa entre nosotros y los miembros de las comunidades yukpa Chaktapa y Wamo para afinar acciones, pero casi al final de la conversa tres miembros de una de las comunidades sacaron sus armas y nos anunciaron que con ellas y sus vidas defenderían sus tierras si era necesario.

Debo confesar que me perturbé, por decirlo de alguna manera, con estas palabras y gestos. Consideré en ese momento sumamente peligroso que se siguiera grabando, pero por respeto a los indígenas, a su comunidad y a todos los compañeros presentes en su labor de documentalistas o periodistas no consideré prudente en ese momento detener de inmediato estas grabaciones. Pensé que luego estas imágenes serían borradas, o en todo caso no usadas, por lo meno hasta que se consiga estos territorios; todas estas ideas y otras tantas se me vinieron a la mente. Y como si nada hubiese pasado todo continuó desarrollándose. Más tarde se podría abordar el asunto consideré.

Pero casi de inmediato, así como al otro día en la mañana, algunos compañeros de los grupos comentamos que era mejor no hacer ningún uso de tales imágenes. Recuerdo que el mismo jefe indígena comentó: “así es mejor, pues los hacendados van a decir que los guatías nos está entregando armas”.

Nadie manipuló al compañero Sabino, él entendió por deducción propia que era lo mejor para esta lucha por el rescate de las tierras no hacer pública estas imágenes.

1.2.- El segundo episodio necesario a comentar está relacionado con la partida de todos el domingo 25 de mayo de 2008 de la comunidad.

Salimos todos de noche casi una “veitena” de personas en una camioneta “chirrinchera” que contratamos para que nos llevara a la ciudad de Machiques, ya que el bus para Caracas, con pasaje comprado, salía a las 7 de la noche, y otros se trasladarían a Maracaibo o simplemente se quedarían en Machiques. El vehículo iba lleno, con sobre peso. Algunos iban afuera parados y sostenidos de los tubos de la camioneta, otros adentro, en una cabina con techo sentados en tres bancos de madera, y dos adelante con el chofer.

La camioneta se retrazó casi cuatro horas en venir a buscarnos, esta se había quedado atascada en el camino, pero antes de partir se discutió si nos íbamos o nos quedábamos, había varias opciones individuales o grupales para asumir: quedarse en la comunidad, o en Machiques, o en Maracaibo, o de Maracaibo salir a Caracas, por esta razón es inaceptable afirmar como dice el compañero fotógrafo que “todo esto se sucedió luego de haber pasado momentos de peligro por su irresponsabilidad ya que unilateralmente ellos decidieron evacuar a los activistas (23) presentes en esta visita en condiciones desfavorables por la lluvia y las condiciones del vehículo que se encontraba atascado a tres kilómetros aproximadamente de el sitio donde nos encontrábamos, poniendo en peligro la vida de todos”.

Nadie puso en peligro la vida de nadie, todos éramos adultos y se abrió un amplio abanico de posibilidades para partir o no, es más una compañera de Caracas se venía a quedar hasta el jueves en la comunidad, y algunos compañeros del grupo y del grupo Jeyuu viven en Machiques, y en la comunidad hay teléfono.

Todos íbamos asustados y tensos porque teníamos que pasar frente a las casas de las dos haciendas de los familiares del dueño de la hacienda Tizina recuperada por los yukpa, y en estas dos fincas estaban unos 40 sicarios. Estábamos muy tensos porque minutos antes el grupo de indígenas que nos acompañaban a pie para abordar a lo lejos la chirrinchera habían desarrollado unas acciones “militares” para cubrirnos ante un potencial peligro por la presencia a lo lejos de unos hombres que en el camino se acercaban hacia nosotros; además el día que llegamos en altas horas de la noche fuimos testigos como todos los hombres yukpa se levantaron de repente y salieron corriendo buscando el camino a toda velocidad con sus armas y más atrás las mujeres y niños con palos y machetes al escuchar señales auditivas de los hombres (sonidos de pájaros) que a equis distancias a varios kilómetros custodiaban la comunidad. De fortuna todo fue una falsa alarma, era un camión de los hacendados que salía de unos de los potreros de la hacienda aledaña llevándose un contrabando de madera.

Cuando en el justo momento pasábamos frente a la casa de la hacienda el compañero fotógrafo toma una foto con su cámara con una potente luz (flash) que alumbró todo, de inmediato de manera espontánea se escuchó por parte de algunos compañeros, principalmente de los que iban guindando afuera parados en el tubo del vehículo el rechazo a este inesperada e irresponsable conducta. Uno de los gritos de rechazo fue emitido por una de las compañeras de nuestra organización, pues casi todas las semanas debe ella pasar por ese tenebroso pasaje para romper con su cuerpo y el de otros compañeros el cerco de la muerte. Esta acción pudo haber incitando a los sicarios en ese momento realizar cualquier acción contra el grupo

La camioneta continúa el viaje, pero antes de llegar a la segunda hacienda de los familiares del hacendado, también llena de sicarios, a los pocos minutos, el sobre el peso y lo accidentado del camino hace que el chasis de la camioneta se parta, de inmediato nos bajamos; el chofer y unos compañeros amarran el chasis, y acordamos regresar a pie a la comunidad, y en grupos pequeños pasar frente a la hacienda en donde minutos antes ocurrió lo de la fotografía con flash. Yo por instrucción del colectivo continué el viaje hacia Machiques acompañado con un compañero que vive en el poblado. Todo esto fue discutido. Lo que sí quedó claro que corríamos un grave peligro, que lo mejor era mantenerse alerta con prudencia y calma.

Me cuentan los compañeros al otro día que de nuevo el grupo se asusta y de nuevos los gritos al ver que el compañero fotógrafo Francisco Elías Prada alumbra con su linterna no el camino, sino hacia la casa donde permanecían los sicarios, a pesar de que colectivamente se acordó solo alumbrar el camino para evitar provocaciones; al ir una compañera de nuestra organización en el primer grupo adelante y un compañero de Caracas se escuchan de repente el típico ruido de cuando se montan armas de fuego largas, eran los sicarios a punto de disparar, ella de inmediato valientemente grita: “tranquilos, que se nos quedó la camioneta, somos gente de bien. Esto es obvio, me lo cuentan los compañeros posteriormente al abrir personalmente las averiguaciones del caso.

Se continúo el camino de regreso a la comunidad. Debo informar también que los más jóvenes que por primera vez visitaban la comunidad, sin mayor experiencia, jóvenes estudiantes de LUZ, uno de ellos estuvieron a punto de entrar en pánico. Estos jóvenes compañeros expresaron por escrito su nefasta experiencia. Algunos profesionales o miembros de organizaciones acompañantes de igual manera en silencio expresaron por escrito el rechazo a estos hechos y a algunas afirmaciones emitidas en el documento.

Al llegar todos se reúnen los grupos en unos de los espacios abiertos y techados de la hacienda a balancear los acontecimientos y que hacer mañana, pero Francisco Elías y su compañera, también profesional de la fotografía, se meten en el cuarto, se concluye en la reunión que ante tal irresponsable comportamiento no hay confianza alguna en que los compañeros fotógrafos no haga uso de las imágenes prohibidas. Se decide entran el grupo al cuarto e informarle que deberían borrar estas imágenes delante de todos y del propio Sabino fuel el que primero entró y habló con la pareja de fotógrafos.

Es de precisar que no hubo intimidación alguna ni mucho menos actos violentos para que los compañeros fotógrafos cedieran a que se le borrar algunas imágenes comprometedoras de la cámara de video, sólo el convencimiento a través de las palabras, por tanto lo afirmado por el compañero fotógrafo en su documento queda al margen de toda realidad o hechos ocurridos “que con métodos policiales al igual que la Digepol, el Sifa de los años 60, al mejor estilo fascista con amenaza física y verbal, asumiendo una autoridad que nadie les dio, ni les pertenece (tenían una presencia física superior, y nos presionaron para que entregáramos un material filmado por nosotros, manipulando al Capitán de la comunidad Sabino Romero para que nos exigiera, que lo borráramos en su presencia) exigieron que borráramos una entrevista grabada al capitán Indígena de la comunidad de Chaktapa Sabino Romero, su esposa y otro miembro de la comunidad”.

Todo lo que pasó debe servirle de reflexión al compañero fotógrafo, pero todo nos indica que de nada le sirvió esta experiencia, confundido considera que fue agredido cuando fue él quien puso dos veces en riego la vida de todos los asistentes, incluso de los mismos guerreros yukpa, que no se iban a quedar tranquilo a ver que los sicarios hubiesen herido o asesinado a uno de nosotros, sus aliados. Quizás que rumbo hubiese tomado esta lucha de haber ocurrido una desgracia esa noche por la imprudencia de este compañero fotógrafo.

Es él el que debe guardar silencio y pedir perdón a solas, y darle gracias a dios como dicen las viejas de mi pueblo por haberse encontrado con colectivos de gente jóvenes nobles que le respeta por ser el más viejo de todos los presentes esa noche del domingo, y por ser el hijo de Francisco Prada, a quien consideramos y respetamos todos.

Pero nosotros en ningún momento hemos manifestado públicamente algunos de estos hechos, salvo en círculos muy cerrados hemos a sola comentado, y la razón está en el respeto a los indígenas, que su magna lucha no se vea empañada por el mal uso de nuestras relaciones y métodos para abordar diferencias coyunturales o estratégicas, o por las maneras muy particulares de entender el trabajo revolucionario, o fotográfico.

Yo personalmente desde el primer día propuse no responder y olvidar todo, que esto incidente nos sirva de experiencia para organizarnos mejor y mantenernos templado como el acero en esta lucha que es de todos, no sólo debe ser de los indios, o de grupitos como nosotros, sino de todos los hombres bueno como somos todos nosotros convocados por la libertad y el amor, y la pasión de vida.

2.- Creo que lo mejor fue borrar las imágenes

Considero ahora que reviso de nuevo el documento que menos mal se borró estas imágenes de los indios armados, ya que sería nefasto hoy para la buena marcha del desarrollo de la lucha que salieran estas fotos o videos; esto le daría argumentos infinitos a la oposición ganadera, a los intelectuales afectos (como Luis Brito García) y desafectos al gobierno y al Gobiernos mismo para desvirtuar el carácter de esta lucha.

Digo esta afirmación al leer en el documento la intención testaruda del compañero fotógrafo de usar estas imágenes a pasar de todo lo que está en juego. El afirma “nosotros en calidad de documentalistas grabamos, no para hacer uso indebido de este material ni descontextualizarlo, ni manipularlo, sino para ser usado en el conjunto de imágenes que hablan de una resistencia indígena que cada día toma características de resistencia violenta desde México hasta la Patagonia, ya que los indígenas están exigiendo sus derechos y han dicho basta, lucha que a pasado por muchas etapas y que esta llegando a momentos muy críticos donde a los indígenas no les queda otra opción que defenderse y defender sus derechos de esta manera”.

Yo personalmente no comparto esta opinión ni mucho menos el compañero indígena. Ninguna razón de arte, o interpretativa intelectual, o de pareceres personales o grupales puede atentar con la vida nuestra, y la lucha de un pueblo oprimido. Nada hay que demostrar, son infinitos los caminos a tomar por los indígenas en este proceso complejo de reterritorialización, lo único homogéneo o igual en la lucha continental indígena es la variedad y los desniveles de sus luchas.

La compañera Tatiana Arcos no es estudiante de la UCV ni es militante de la organización Ojos Rojos Percepción Colectiva, es una de las compañeras mas madura de esta lucha por la vida, de mayor criterio, junto con otras compañeras y compañeros. Nadie propuso ni nadie iba a permitir que los compañeros fotógrafos fueran expulsados, auque en la década del 60 si esta conducta asumida minutos antes hubiese ocurrido tengan la plena seguridad que los hubiesen puesto a dormir afuera con lo perros por lo menos. En ningún momento ocurrió lo afirmado “fuimos objeto de agavillamiento y coacción por parte del “COLECTIVO REVOLUCIONARIO” Ojos Rojos Percepción Colectiva”.

Por verse indirectamente involucrado en estos hechos, le pido disculpa al viejo hermano guerrillero Francisco Prada y su compañera de vida Laura, que también firmaron este documento de denuncia pública escrito desde el Ego herido de su hijo. Le aseguro que su hijo jamás será agredido por nosotros, y todo lo posible haremos desde nuestra organización para que esta conducta sea también la de los compañeros aliados de los pueblos indígenas que junto a nosotros como el colectivo Ojos Rojos Percepción Colectiva trillan el camino andado de los indios en esta larga lucha por sus territorios.

A estos jóvenes luchadores hay que respetarlos y no afirmar a la entrada de manera a priori “Los pseudoaliados de los indígenas, los que los subestiman, hablan a nombre de ellos toman decisiones y pasan por encima de su cultura y métodos (colectivos al estilo de Ojos Rojos Percepción Colectiva)”. Con estos pre-juicios no se llega a nada bueno, sólo a agresiones y descalificativos.

Respetemos a quien nos invita a caminar juntos el camino trillado de una lucha del pueblo, nunca hagamos algo compañero sin ante consultar con el colectivo, al menos que no hay otra posibilidad real. La verdad personal no existe camarada se construye en colectivo como posteriormente el discurso y el comportamiento ético.

A pesar de las diferencias, tal como las expresadas en el documento “Pronunciamiento de los miembros de FRENALCE Caracas ante el comunicado emitido por la Sociedad Homo et Natura (Zulia), dirigido a las comunidades Zapatista Autónomas en Rebeldía” muchas de estas son colocadas de lado para madurar juntos en el largo camino del devenir histórico de los pueblos en lucha. Más que las diferencias, nos unen el espíritu libertario al acompañar y hacer la lucha cotidiana del pueblo.

En aquel entonces respondimos que ningunos de los firmantes de la carta entregada al Subcomandante Marcos por el compañero Jesé Quintero éramos miembro de FRENALCE, que la política de nuestra organización y la de la Organización Indígena Wayuu MAIKIRAALASALII guardaba sumisión a la política de partido, gobierno o estado nacional alguno. Que en muchos puntos de la política del gobierno nacional estamos de acuerdo, pero en otros, en espacial en materia ambiental e indígena, manteníamos diferencias profundas.

Esta lucha concreta histórica y de vida en solidaridad con la lucha de los pueblos indígenas del Zulia por sus territorios y contra la explotación del carbón en la Sierra de Perijá está estructurada por hombres y acciones que no pueden enmarcarse en este maniqueo mundo político dividido en chavistas y no chavistas; por esta razón los constantes desacuerdos entre unos y otros, y el volver a encontrarnos, así como los reiterados llamados al equilibrio y la prudencia. De nuevo compañeros todos recordemos que de nuestros errores y de las diferencias también se aprende. No hay camino este se hace al andar, dijo el poeta español.

Perdonen por no tener tantas verdades construidas por otros, o por mi mismo, o por no tener seguridad en muchas de estas. No creo que ni Francisco Elías ni Steward Millán ni Amarilis Hidalgo ni Manuel Armas, ni yo seamos pseudoaliados de las indígenas en lucha, solo que las verdades con las que nos movemos y la autosuficiencia son muchas veces superadas por la dialéctica de los hechos en constante movimiento.

Preferimos hacer silencio, y hoy lo rompimos por insistencia de la compañera Migdalia Valdez a quien tanto estimo y respeto y por sugerencia del amigo José Quintero con quien compartimos día a día el hacer de la lucha en la Sierra de Perijá y la Guajira, y porque ya se ha degradado a planos personales, incluso de agresión física esta situación. Vamos camaradas a salirnos del umbral personal y entendamos al otro, o a los otros, y sigamos el camino de las comunidades.

Un abrazo hermanos. Ante el reto de la vida, no seamos torpes, seamos humildes para poder ver que nos estamos ahogando en la orilla.

Sabino, Ángela, Jorge, Diego, Arurí, Benito, María Teresa...nos esperan unidos en la unión de los contrarios para caminar juntos.

lusbi portillo,

Sociedad Homo et Natura

Maracaibo, domingo 22 de junio de 2008

---------------------------------------------------------------

Anexo el documento difundido masivamente por el fotógrafo Francisco Elías Prada:

Denuncia Pública

La Resistencia Indígena y sus Aliados

Visitamos la Sierra de Perijá en calidad de productores independientes, Francisco Elías Prada C.I. 5411557, Ángela Rodríguez Torres C.I. 12.782066 Ojos ilegales productora independiente, invitados por el Profesor Lusbi Portillo, para proseguir nuestro documental autoral DESTERRADOS DEL CIELO Resistencia de la Etnias Indígenas, en particular en este espacio por las circunstancias coyunturales que allí se viven, los continuos intentos de asesinato del Capitán Indígena Yukpa Sabino Romero (a quien conocimos en Caracas en la oportunidad que vino a hacer denuncia formal de estos hechos y al cual le hicimos una entrevista de una hora) como a su hijo, el hostigamiento por parte de asesinos a sueldo a la comunidad donde existen 4 mujeres embarazadas, 72 niños y ancianos de diferentes edades.

Entre todos los que agravan (pseudoaliados y enemigos) y tensan mas esta situación están:

1- Los pseudoaliados de los indígenas, los que los subestiman, hablan a nombre de ellos toman desiciones y pasan por encima de su cultura y métodos (colectivos al estilo de Ojos Rojos Percepción Colectiva)

2- Los ganaderos o poderosos de siempre con sus asesinos a sueldo (sicarios) quienes hostigan, amedrentan, amenazan y mantienen a los indígenas casi al borde de su desaparición física y cultural además de que siguen despojándolos de su tierra.

3- Una ley de demarcación que no termina de llegar (lleva más de 6 años) que obedece a intereses de Estado y no al de las comunidades y su cultura.

4- Una burocracia indígena con ministra y diputados que se olvidaron de su compromiso histórico, con sus propios hermanos y hoy disfrutan de las prebendas del poder y sus beneficios económicos y actúan en base a los intereses de los poderosos.

5- Una intelectualidad muy sabia, muy comprometida con el “proceso” con mucho nivel académico, pero que ataca y desconoce a los indígenas llamándolos separatistas porque quieren que se les reconozca lo que es un derecho originario.

6-Una institucionalidad que nos esta al nivel de las exigencias del momento histórico, ni al nivel de las comunidades que luchan por sus reindivicaciones mas sentidas.

En nuestra visita (24 de mayo 2008) a la comunidad de Chacktapa Sierra de Perija fuimos objeto de agavillamiento y coacción por parte del “COLECTIVO REVOLUCIONARIO” Ojos Rojos Percepción Colectiva de la UCV algunos de sus integrantes Amarilis Hidalgo, Stward Millán, Tatiana y Manuel (todos trabajan en instancias gubernamentales) que con métodos policiales al igual que la Digepol, el Sifa de los años 60, al mejor estilo fascista con amenaza física y verbal, asumiendo una autoridad que nadie les dio, ni les pertenece (tenían una presencia física superior, y nos presionaron para que entregáramos un material filmado por nosotros , manipulando al Capitán de la comunidad Sabino Romero para que nos exigiera, que lo borráramos en su presencia) exigieron que borráramos una entrevista grabada al capitán Indígena de la comunidad de Chaktapa Sabino Romero, su esposa y otro miembro de la comunidad, donde expresaban su dolor y por que decía: “que si era necesario irían hasta las últimas consecuencias hasta tomar las armas para defender su vida, la de sus hijos, su comunidad y su tierra recuperada” otras personas también grabaron en particular Amarilis Hidalgo, Renza de Homo et Natura y Manuel que grabo sonido para una radio X, el equipo del ICLAM con Santiago Arconada como responsable, quienes se marcharon esa tarde y quienes también, tomaron fotos de esa declaración. Mas sin embargo solo a nosotros, se nos exigió la entrega del material además de manera violenta. Esta grabación nos fue exigida por esta gente bajo coacción y la borraron (Freddy Romero de ANTV materialmente asumió la tarea de borrarla), bajo el pretexto de que estas declaraciones eran muy peligrosas y daría armas a los ganaderos y al gobierno para acusarlos de agresores, invasores o Guerrilleros.

Allí estaban presente personas pertenecientes a instituciones que guardaron silencio y que por omisión son corresponsales de los hechos que allí se suscitaron esa noche (Homo et Natura, Provea Fundayacucho) mientras se violaban nuestros derechos y se manipulaba al indígena que un día antes había expresado dichas opiniones, de manera libre y espontánea ante todo las personas que asistieron ((Homo et Natura, Provea Fundayacucho, Iclam) .y que nosotros en calidad de documentalistas grabamos, no para hacer uso indebido de este material ni descontextualizarlo, ni manipularlo, sino para ser usado en el conjunto de imágenes que hablan de una resistencia indígena que cada día toma características de resistencia violenta desde México hasta la Patagonia, ya que los indígenas están exigiendo sus derechos y han dicho basta, lucha que a pasado por muchas etapas y que esta llegando a momentos muy críticos donde a los indígenas no les queda otra opción que defenderse y defender sus derechos de esta manera.

Cabe destacar que este colectivo (Ojos Rojos Percepción Colectiva) pretendía quitarnos con violencia física las cintas, de la grabación de la entrevista y expulsarnos de la comunidad de Chaktapa a altas horas de la noche lloviendo, el capitán indígena Sabino Romero se opuso a esta propuesta (esta información no las da un día después cuando abandonábamos la zona confidencialmente el Dr. Francisco Martínez de Provea quien nos dijo que él había mediado dos horas con este grupo de personas para que no cumplieran sus planes violentos en contra de nosotros) todo esto se sucedió luego de haber pasado momentos de peligro por su irresponsabilidad ya que unilateralmente ellos decidieron evacuar a los activistas (23) presentes en esta visita en condiciones desfavorables por la lluvia y las condiciones del vehículo, que se encontraba atascado a tres kilómetros aproximadamente de el sitio donde nos encontrábamos, poniendo en peligro la vida de todos, ya que el carro se accidento de nuevo partiéndose el chasis por el peso que llevaba, en medio de dos haciendas que están custodiadas por estos sicarios y los cuales montaron su armas a nuestro paso de regreso en plena oscuridad y bajo una lluvia inclemente, en un territorio sumamente peligroso el cual como decíamos esta infectado de asesinos.

Preparamos la diligencia respectiva asesorados por nuestros abogados, ante los organismos de derechos humanos, la fiscalía y la defensoría, firmada por mi persona Francisco Elías Prada Documentalista y fotógrafo, Ángela Rodríguez Torres Documentalista, Diseñadora y Lic en Educación, Francisco Prada Barazarte Antropólogo indigenista y asesor de nuestra investigación y documental, Lic. Patricio Ramón Prada Educador–Investigador y Dra. Laura Pérez Carmona asesora e indigenista a nuestra investigación para la realización del Documental DESTERRADOS DEL CIELO Resistencia de la Etnias Indígenas.

Ellos lograron bajo coacción borrar el material, pero tenemos las fotos que tomamos paralelamente, donde los indígenas exhiben su rabia y que a su vez representan una prueba de lo antes dicho.

Lamentamos que organizaciones comprometidas como Homo et Natura, Lusbi Portillo, (Milena, Renza) construyan alianzas con estos “Colectivos Pseudos Revolucionarios” (algunas personas de este colectivo Steward Millán y Amarilis Hidalgo aparecen firmando un comunicado contra Lusbi Portillo y contra Homo Et Natura en el siguiente portal a nombre del Frente de Liberación Nacional Etno-Ecológica el cual puede consultar http://etnoecomerida.wordpress.com/2007/07/30/pronunciamiento/ ), estos grupos se infiltran, defienden ciegamente intereses políticos, personales y a una institucionalidad que incumple sistemáticamente y traiciona a las comunidades, haciendo demagogia con las luchas, queriendo lograr protagonismo y prebendas para convertirse en los nuevos liberadores de las “etnias indígenas” en los tiempos de la Revolución del Siglo XXI.

Hacemos responsables a estos individuos y a este colectivo de cualquier represalia contra nosotros y contra nuestra integridad física y moral.

Existen testigos que pueden dar fe de todo esto y nadie podrá acallar, ni la verdad ni la memoria.

Luchar Hasta Vencer

Francisco Elías Prada/Activista Derechos Humanos, Documentalista, Fotógrafo,

Realizador DESTERRADOS DEL CIELO Resistencia Indígena. C.I 5.411.557

Lic. Ángela Rodríguez Torres/Documentalista, Lic en Educación C.I 12.782.066

Dra. Laura Pérez Carmona/ Ciencias Sociales –Investigación C.I 1.853.174

Lic Francisco Prada Barazarte/Indigenista y Luchador Social C.I. 1003181

Lic .Patricio Ramón Prada/Educador –Investigador C.I. 10.866.453

0412-9350620

ojosilegales@yahoo.com

ojosilegales@gmail.com

www.franciscoeliasprada.blogspot.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3392 veces.



Lusbi Portillo, Sociedad Homo et Natura


Visite el perfil de Sociedad Homo et Natura para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Sociedad Homo et Natura

Sociedad Homo et Natura

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Marcha contra la explotación del carbón

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Marcha contra la explotación del carbón


Otros artículos sobre el tema Las concesiones para la explotación del carbón

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Las concesiones para la explotación del carbón



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a59279.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO