Los obscenos privilegios

La lucha del Presidente contra la corrupción pareciera una cruzada en solitario. Poco se escucha hablar a sus voceros sobre el espinoso tema y menos aún se oyen propuestas que permitan avanzar en un esfuerzo por contener el "nuevorriquismo" que ataca a algunos "revolucionarios".

Creo que la campaña debería abarcar, no sólo el combate al enriquecimiento ilícito que se manifieste en la desviación de recursos, en malversación, en apropiación indebida, en contrataciones a terceros que en realidad son primeros, en el despilfarro, sino también en el abuso de los privilegios que confiere una posición de poder y que también son obscenos.

Que un par de motorizados armados, sin identificación, sin uniforme, con cara más bien de hampones, detengan el tráfico en un semáforo porque va a pasar un funcionario que no quiere hacer cola, es un grosero abuso. Eso no lo aprendieron los "revolucionarios" locales de los cubanos: los de allá cortaron caña, pusieron bloque sobre bloque, todos como iguales, a la hora de levantar su inédito proceso.

La ostentación de riqueza en las carteras de marca, en la ropa de firma, en la instalación de gimnasios y comedores ejecutivos en oficinas públicas, que antes fueron privadas, es una tremenda contradicción.

El uso de la publicidad para la promoción personal también es un privilegio obsceno. Se supone que aquí se está construyendo una revolución, no promoviendo reinados.

Los liderazgos se alcanzan con base en el trabajo y a esfuerzo colectivos, y no a campañas publicitarias cuyos costos serían mejor aprovechados por los hospitales.

El gobierno paga enormes fortunas en lujosos edificios del este de Caracas para que operen allí oficinas de empresas del Estado. Ni hablar de los hoteles cinco estrellas donde se hospedan en sus viajes los "ejecutivos" bolivarianos ni las fortunas que se gastan en taxis privados. Eso sin mencionar las famosas camionetas.

No estaría demás que el Presidente mande a instalar un buzón de quejas contra los obscenos privilegios de unos cuantos de sus colaboradores.

Se sorprendería conocer algunos ejemplos, como los que esta articulista recibe en su correo cada vez que toca el tema.

mlinar2004@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2110 veces.



Mariadela Linares


Visite el perfil de Mariadela Linares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariadela Linares

Mariadela Linares

Más artículos de este autor