La inseguridad personal y el Artículo 50 CRBV

Las principales ciudades o conglomerados urbanos arrancan del movimiento burgomercantil que inicia un proceso de libertades personales tendentes a la recluta de mano de obra servil y artesanal que se hallaba en los feudos y castillos propios de la Edad Media.

Gobernadas por un *ayuntamiento*, sus casas, calles y habitantes se diferenciaron del productor rural, se dedicaron al comercio de puertos y detalleo, la caleta, estiba y comercialización de exportaciones e importaciones de mercancías varias. Fueron frecuentes los edificios de hasta tres pisos, pero lo más importante es que representaron el hábitat de ciudadanos privilegiados.

Por sus calles y plazas públicas sólo podían transitar los aristócratas de marras, y los trabajadores debían estar permisados con señales sobre sus ropas para facilitar la correspondiente autorización. Las obras literarias de teatro y pictóricas de la época dan cuenta de estas regulaciones y privilegios

No se conocía la *libertad de tránsito* para el pueblo trabajador, una reivindicación propia de los tiempos modernos impulsada por un desarrollo industrial que rebasó la oferta laboral laboral, acabó con las ataduras feudales, y desde entonces las constituciones empezaron permitir el libre tránsito masivo a fin de abaratar los costes salariales.

Como sabemos, la maquinización facilitó la división del trabajo, y las tareas que hasta esa entonces se concentraban en manos expertas y artesanales pudieron ser desempañadas por cualquier aprendiz incorporado al proceso productivo manufacturero.

Modernamente casi todo ha cambiado, los centros urbanos tienden a convertirse en metrópolis promiscua y densamente poblabas, y esto no sería del todo malo, a no ser por causa, en el caso venezolano, del contenido del Art. 50 de la Constitución vigente. Según este Art., todos los ciudadanos pueden transitar libremente por plazas y red viaria, y por carreteras y ciudades sin que nadie los detenga, so pena de incurrirse en violación al derecho civil conocido como *libre tránsito*.

Es así cómo nuestras ciudades se hallan saturadas de prostitutas sin control sanitario, de pillos y ladronzuelos, de ladrones especializados, de vagos y maleantes, de sicarios y secuestradores en acción y en estudio de futuros secuestros; de manganzones y mendigos, de lisiados desamparados de toda ayuda oficial, y en una mínima parte por desempleados y compradores en diligencias varias, y en horas y momentos especiales por estudiantes de todo el sistema de enseñanza- aprendizaje, y por líderes y seguidores en una que otra campaña, una que otra concentración de índole política.

Es este Art. 50, y este derecho al libre tránsito por las ciudades y carreteras un fuerte obstáculo para el control de la seguridad personal ciudadana.

Por ingentes que sean los recursos financieros y humanos, por mucha tecnología que se habilite, el sólo hecho de que las ciudades estén abiertas las 24 horas a todas las personas sin importar sus razones, ni su capacidad laboral, ni su moral o condición de indeseables o honestos, ya hace imposible una mediana seguridad personal que garantice la vida a l trabajador, al hombre honesto, más allá del populachero y desfasado derecho al libre tránsito por ciudades y carreteras.

Una medida de urgente necesidad de aplicación antes de regular este Art. 50, sería no permitir que ningún vehículo sea manejado por personas que no sean sus correspondientes propietarios, o por personas debidamente autorizadas por aquellos ante las autoridades de tránsito.

marmac@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 11063 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: