Nuevo decreto de guerra a muerte

Definitivamente, quienes comercian con el hambre del pueblo no pueden merecer la compasión de ningún actor de la sociedad, indistintamente si se encuentra en el bando a favor de las políticas gubernamentales como si es de los que las adversan a rabiar. Hay que tocar este tema,porque hoy más que nunca adquiere relevancia.

La especulación, hasta ahora, no ha sido combatida con la suficiente fortaleza como se merece.Este fenómeno para nada nuevo y si los de la Cuarta se ingeniaron hasta instituciones y hasta tripartitas (recordemos CONACOPRESA) para combatirla, el monstruo ha ido creciendo y fortaleciéndose, sin importarle cuantos ministros de la economía se ha llevado por delante.

Siempre he partido de la premisa, sin ser economista, de que en Venezuela no existe inflación, que es un fenómeno que por análisis que se hacen se demuestra que su incremento se debe a una cantidad de variables.La especulación no obedece simplemente al capricho de algunos comerciantes inescrupulosos que amanecen con las agallas inflamadas y al llegar a sus negocios duplican o triplican los precios de los productos que ofrecen, sin importarles autoridad ni justificaciones legales.Simplemente obran por antojo o por criterio de oportunidad.

Me parece excelente que en su alocución ante la Asamblea Nacional, en su discurso con motivo de presentar al país su informe de gestión durante el año 2007, el máximo representante del Ejecutivo le recordó a ministros y directivos de instituciones oficiales su deber de luchar a fondo contra este grave flagelo, que no cree en raza, religión, edad ni credo político.

En este sentido, Chávez fue tajante al expresar que a los comercios que reincidan en el delito de especulación se les debe iniciar un proceso de expropiación para que pasen a manos del pueblo, sin importar el tamaño de la unidad económica. Ya no basta con cerrar por horas establecimientos, intensificar los operativos de supervisión de precios y sanciones para aquellos comerciantes, desde las pequeñas bodegas hasta las grandes cadenas de comercialización se impone en lo inmediato. ¿Será que estos inescrupulosos añoran otro 27 de febrero, que el pueblo se arreche y los arrase? No podemos esperar esto y para ello confiamos en que ministros, directores de despacho, funcionarios y fiscales tomen la calle y comiencen a cumplir con el trabajo que se les encomendó. Si no pueden hacerlo, que renuncien y cedan el paso a otras personas más honestas y probas.

Al que especule, sin muchas trabas y papeleo, se le debe levantar un informe y expropiarlo. Ojalá este nuevo llamado presidencial no se quede en el papel, que se burocratice o deje de cumplirse.Para ello el pueblo, principal afectado de este mal, debe asumir su rol protagónico. No más blandenguerías contra ests asesinos que acaparan y especulan y se cansan de burlarse del Estado. Sin padrinazgos.

*Abogado y Analista Político. www.juanmartorano.blogspot.com , http://www.juanmartorano.tk/ . jmartoranoster@gmail.com , j_martorano@hotmail.com , juan_martoranocastillo@yahoo.com.ar



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4269 veces.



Juan Martorano(*)

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a51372.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO