Sino con palabras y acuerdos

El Realismo Mágico de la paz colombiana no se logra con marchas y plomo cerrado

Ante el éxito de Chávez como facilitador de la liberación de rehenes colombianos en manos de las FARC; los aciertos para lograr la Unión Energética de Latinoamérica y el resultado positivo de la VI Cumbre del Alba, sus enemigos dentro y fuera del país inventaron la Marcha mundial contra las FARC.

El carácter ilusorio del evento y el posible motivo central, cual era marchar contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, permitieron a los organizadores dorar la pildora. Pero quien tenga dos dedos de frente y una ñinguita de materia gris entiende de manera fácil, sin mucho esfuerzo, que la fulana marcha no fue más que un acto en contra de Chávez.

Preguntése usted, amable y paciente lector: ¿Por qué no hicieron esa marcha antes? ¿Por qué en 60 años de guerrilla nunca la habìa hecho?
La misma fecha del evento demuestra el trasfondo del asunto.

Acaso no fue un 4 de febrero que Chávez y varios compañeros de armas comandaron una rebelión en contra de CAP sembrando la semilla de Revolución Bolivariana. ¿Por qué escogieron esa fecha y no otra?

El motivo de la marcha fue un gancho sicológico para captar a los colombianos que consideran a la insurgencia como terrorista y que nunca han creído que a Gaitán lo asesino la oligarquía de ese hermano país. Asimismo para "revender" la idea mediática que Chávez es terrorista y narcotraficante porque solicitó a Uribe que estudiara la posibilidad de darle a las FARC carácter beligerante a fin de aplicar el Protocolo de Ginebra como herramienta de paz.

Pero los colombianos que aman la paz, que no desean la guerra, y que son humanistas de verdad verdad, no atendieron la subliminal convacatoria.
Uno que, modestamente, medio conoce de marketing político y que sabe como actua la oligarquía latina y el Imperio a la hora de sacar de circulación a un presidente incómodo. Que ha visto sus métodos. Rechaza de plano que la idea de esa marcha nació de un simple correo electrónico lanzado al mundo por un ingeniero barranquillero en procura de firmas contra las FARC. Solo un imbécil se cala esa falacia.

Las luminarias de la mercadotecnia política de la oligarquia golpista mantienen, las 24 horas del día sin descanso de ninguna naturaleza, activado un plan estrategico mediático y organizacional en contra de Chávez y su acción de gobierno. Para ello aplican el marketing estratégico que es dinámico y se establece aplica según el comportamiento diario del "mercado" ( Chávez, su gestión y su discurso). La idea es planificar según las variables exitosas del Presidente y su gestión.

Una variable, por ejemplo, que enloqueció y activó las alarmas de los oligarcas antichavistas, nacionales y extranjeros, fue la liberación de Clara y Consuelo. El impacto positivo de ese acto magnificó la imagen del Mandatario venezolano de democráta, que está ganado para la paz y la tranquilidad, y hechó por tierra, una vez más, esa especie de tirano difundida por La Canalla. Y todo esto ocurre luego que el Tio Tom ordena a Uribe eliminarlo como mediador del canje humanitariio.

Semejante palo cochinero en plena frente al Imperio y sus adlateres ameritaba un evento que fuese capaz de minimizar el impacto mundial causado por esa variable del Jefe de Estado Venezolano. Y entonces salió del laboratorio la "Marcha mundial contra las FARC".

Nada difícil resultaría cubrir la logística del acto. Con una cordillera de euros y una plataforma mediática de panas incondicionales diseminada en los cinco continentes, entre las que se encuentra el grupo Prisa y CNN, el mandado estaba hecho.

Lo que me sorprendió un pelo fue el desempeño de Bogotá como escenario de la fulana marcha. Uribe cogió tabla electoral en la capital colombiana. Aunque entiendo que los cachacos, al igual que el resto del país, están hastiados de tan largo conflicto bélico.

Otra cosa. Los colombianos tienen que aceptar que el mismo derecho que tienen ellos de creer en el llamado de esa marcha lo tenemos los venezolanos para calificar ese acto como una actividad cuyo fin es rallar a Chávez como terrorista y narcotraficante.Dos calificativos que no tienen asidero alguno porque carecen de pruebas y se sustentan en pura falacia.

Lo que si me lució una mentira audiovisual fue la noticia de la marcha en Plaza Mayor, de Madrid. Conozco ese sitio. Su espacio luce reducido para una actividad de esa naturaleza y sin embargo no lo llenaron. Fue tan poca gente que las càmaras de TV ofrecieron imágenes cerradas. Cuando se abrieron los lentes, quizás por una travesura jugada por el parasimpático a los camarógrafos ,se vieron cuatro gatos.

Algo que me llamó la atención fue la ausencia de familiares de las víctimas. Y la carencia de pancartas alusivas a las acciones de liberación de rehenes llevadas a cabo por el presidente Chávez y la legisladora colombiana Piedad Córdova, que fueron noticia planetaria.

Sería interesante que los que planificaron esa marcha mundial contra las FARC organizaran una marchita en protesta por la cantidad de niños, ancianas y mujeres embarazadas que han muerto en Irak como consecuencia de los bombardeos efectuados por militares de USA.

Quizás si el Gabo plasmara en una novela la solución de la crisis de Colombia con todos los actores políticos. Lo más seguro es que inventase una reunión de Chávez, Uribe y Marulanda con testigos como la Unión Europea, OEA, ONU y la Cruz Roja Internacional. Quizás entonces su Realismo Mágico fuese la vía expedita para que los colombianos alcanzaren la paz.

Y por qué Uribe no convierte esa ilusión en una realidad. Qué es lo que se lo impide. Cuál es esa fuerza que lo atornilla en su terca y persistente posición. A quién le interesa esa guerra colombiana.

americoarcadio@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1602 veces.



Américo Hernández


Visite el perfil de Américo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: