El triunfo de la selección nacional de voleibol es un logro de los atletas y de la Revolución

La clasificación del voleibol venezolano a los Juegos Olímpico de Beiging es una clara demostración de avance deportivo. Entendiendo que el éxito en los deportes de conjunto responde al esfuerzo técnico y atlético colectivo de todos y cada uno de los integrantes del equipo.

A diferencia de los triunfos en competencias individuales que son producto de hombres y mujeres con condiciones superespeciales. Es el caso del boxeo, de la esgrima, de los 100 metros planos, del taekondo. En estos casos. El éxito depende de la condición de estrellas de los competidores. Recordemos la medalla olímpica de Morochito Rodríguez, Arlindo Guveia. Adriana Carmona.

Tiene algo de cierto que detrás de los laureles de tan excepcionales atletas está el trabajo de un equipo conformado por los entrenadores, masajistas, médicos, cronometristas. Pero no es menos cierto que ese equipo no funcionaría si el atleta no es una estrella o si su contendor es netamente superior.
Sobre el particular encaja perfectamente una anécdota siempre contada por el finado y eternamente recordado entrenador venezolano, Oswaldo "Pollo" Torrealva.

Contaba el "Pollo" que el púgil cubano Rafael Carbonel, - derrotado por Morochito en su ruta hacía la medalla dorada de los Juegos Olímpico de México el 17 de octubre de 1968 -, tratando de justificar su derrota, dijo al Comandante Fidel Castro:
- "Comandante yo perdí con Morochito por equivocar la estrategia".
Fidel, consumado deportista, le dijo de sopetón:
- "No Carbonel. Usted perdió con Morochito porque el es superior a ti gramo por gramo".

El éxito de individualidades en eventos de Alta Competencia ( Juegos Olímpicos, Mundiales y Panamericanos) no reflejan una buena acción de Estado. Por eso los mejores boxeadores del mundo han surgido de países pobres y desasistidos como México, Panamá, Venezuela, Puerto Rico y de las zonas marginales de USA, Rusia, Alemania, etc. Es en los deportes de conjunto donde se mide la eficiencia de los gobiernos en materia deportiva. El deporte de conjunto es la academia. El deporte individual, el barrio.

Los deportes de conjunto producen medallas luego de competir mucho tiempo juntos y de cumplir exigente programas de preparación física y técnica. Es producto de una permanente evaluación y del resultado de las metas trazadas. Lo que significa que el ensayo y la improvisación no tienen vida en estas especialidades.

Se entiende también que debe contar con el apoyo financiero del gobierno, que comprende los juegos internacionales de fogueo, los entrenamientos, y el pago de técnicos, de viajes, de hoteles, de sana alimentación y de incentivos especiales a los atletas.

En una ocasión el Real Madrid se titulo campeón en la liga española y los dueños del club, aparte del pago de un bono especial, le regalaron un BMW de paquete a todos y cada uno de los futbolistas. ¡Qué tal!.

Emito todos estos comentarios en atención a los resonantes triunfos, que permitieron su participación en los Juegos Olímpico de Beiging, de las selecciones masculina y femenina del voleibol de Venezuela. Esos muchachos labraron esa proeza porque son buenos, porque tienen como 10 años jugando juntos, porque viajaron por medio mundo y porque contaron con el apoyo financiero de la Revolución Bolivariana de Venezuela.

¿Saben ustedes amables y pacientes lectores que el voleibol venezolano con esa perfomance entró en la élite mundial de ese deporte, en los que figuran las grandes potencias, incluyendo miembros del G8A conformado por USA, Alemania, Italia, Francia, Japón, Rusia, Inglaterra y Canadá?

Otro ejemplo contundente de lo que es el tratamiento científico de un deporte de conjunto es la selección de baloncesto de Argentina - oro Mundial y Olímpico -. Tanto que dos de sus integrantes, Nocioni y Ginobili, están matando la liga en la NBA.

Quieren otro ejemplo. El oro de España en el último Mundial de Baloncesto. Jugaron el bonito sin su principal estrella, Paul Gasol. Y ganaron fácil. Tanto que en un trailer de la película sacaron hasta 20 puntos ventaja.

A raíz del triunfo de España en el mundial de baloncesto amateur se puso en evidencia que la ofensiva pasó a un segundo plano como columna vertebral de un quinteto. Ahora hay que defender y meterla. Bueno. Eso es tan cierto que en esa contienda el "equipo soñado" de USA fue eliminado aun contando con la super estrella Lebron Jame.

Haciendo un poco de historia. Eso de defensa y juego colectivo como imperantes en todo buen quinteto no es nada nuevo. No es el invento del agua tibia. Ya esa filosofía basquetera había sido puesta en práctica por la selección cubana en los Juegos Panamericanos de Cali de 1971 cuando infringio la primera derrota a USA en el Continente Americano.

Los cubiches con una defensa inhumana aplicada por Ruperto Herrera, Rafael Cañizarez, Leonardo Pérez, Alejandro Urgelles y Pedro Chapé pulverizaron a los estadounidenses. En ese evento Brasil se alzó con el oro, Puerto Rico, con la plata y Cuba, con el bronce.

Urguelles y Chappe fallecieron, Herrera es el presidente de la Federación Cubana de Baloncesto, y Cañizarez y Pérez se desempeñan como entrenadores.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5456 veces.



Américo Hernández


Visite el perfil de Américo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: