A qué atenerse

Quizás el tiempo no me sobre para terminar de ver las cosas que tenga que ver de esta revolución.

Quizás llegue al final del camino y al tirar la vista atrás, solo tenga que mirar con tristeza, que solo pasé por el camino, sin dejar ninguna huella.

Es posible que mi destino solo sea, en los procesos políticos, el de un simple y mortal iluso soñador, de las cosas imposibles.

Y tal vez; Yo solo sea, el producto final de las mil reencarnaciones, de los héroes anónimos, que solo son circunstancias aisladas de los hechos de las historias; y que solo pasan por la vida sin dejar ninguna huella.

Los empíricos, solemos cometer los errores más insólitos dentro del mundo que nos rodea, porque actuamos de acuerdo al conocimiento práctico, de nuestra conciencia, ya que solo la práctica, nos faculta para actuar. Y dentro del mundo político, al igual que en otros muchos, muchas veces las prácticas empíricas, son sinónimos, de fracasos fatales, y esto esta muy bien relacionado al intrínseco casual o de acuerdo al apoyo cupular que se posea dentro de algunos espacios de los estamentos del Control Social.

Y es que el empirismo, siempre será desplazado, por la ciencia, siempre y cuando la ciencia, este avalada por, la burocracia impresa, es decir, te inventas un diploma, y si tienes quien te secunde la moción, pasas a ser, de un perfecto inepto, a todo un señor intelectual, así no sepas ni en donde estás estacionado en la vida.

Por circunstancias que no viene al caso, un buen día que no me acuerdo cuando, me puse de inventor, y elabore un escrito, que luego, le mande a sacar copias, y a distribuirlos, por todos aquellos espacios, en donde creía que le podía hacer un favor, al proceso político, que estamos viviendo. Recuerdo que una vez, le entregué uno de esos escritos impresos, al mismísimo: Eleazar Díaz Rangel. Y luego de ese primer impulso, recurrí al ocio de estar escribiendo estupideces, y a estar distribuyendo mis escritos, al tiempo que distribuía, unas correspondencias, con las que medio me mantenía.

Escritos impresos suena feo ¿verdad? Pero eso es lo que soy yo. Un empirico

Y dentro de los que tuve la oportunidad de estregarles mis escritos, están:

Vladimir Villegas, Hindu Anderi, Anaís Arismendi, Elena Salcedo, Luis Brito García y hasta al mismísimo Gonzalo Gómez…entre otros personajes… Pero resulta que este cristiano, por no pertenecer, a los círculos de sus muy cercanos amigos y para aquellos "entonceses" y estos "despuecese" sigo siendo un perfecto desconocido, nunca me tomaron en cuenta, mis opiniones, porque en este proceso político, solo siguen tomando en cuenta, a los que consideran, que son los intelectuales, y eso, aunque ustedes no lo crean, lo respeto. Y lo respeto por una razón lógica; hay que escuchar la voz de los sabios…Pero ¿Y el pueblo que? ¿y no dicen que el pueblo es la voz de DIOS?

OJO: Yo no represento al pueblo, pero formo parte de él, y en sus entrañas me desplazo, por lo tanto hablo como él, gimo como él, padezco como él y corro los mismo peligros que corre él. Es decir; el pueblo.

En esta vida cada quien ha de saber a que atenerse a la hora del juicio final.

Si sale bien y si no también.

Hasta la victoria; siempre

CHAVEZ, SOCIALISMO O MUERTE

¡VENCEREMOS!

cabacote@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1942 veces.



Jesús (Chúa) Espinoza


Visite el perfil de Jesús Chua Espinoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: