(La responsabilidad de la derrota es de TODOS)

Cantos de Maldad

A casi tres semanas de la pérdida del referéndum, los escritos van y vienen buscando culpables de la derrota. Muchos nombres han salido a la palestra pública como responsables de la debacle, solo un hombre se hace responsable Hugo Chávez Frías, los demás guardan silencio. No hay humildad en esos “lideres”, la vergüenza es solo un paradigma, no se sienten responsables. Ningún gobernador, alcalde, diputado (da) asoma un velo de responsabilidad.

La carencia de un proceso real de crítica y autocrítica es la clave y la diferencia de un buen soldado, de un revolucionario, es lamentable que muchos rojos rojitos, solo atinen a esconderse como avestruces y señalar paradójicamente solo su inconformidad con los resultados sin mas análisis que los involucre de manera directa en el problema.

El pueblo chavista no escapa al dilema, ya que no asumió el compromiso con responsabilidad revolucionaria, todos somos responsables, no estábamos organizados para enfrentar ideológicamente el bombardeo mediático, fuimos a una batalla sin conciencia, sin preparación, no trabajamos colectivamente, nuestro norte estaba completamente desarticulado. No podíamos ganar, el mensaje no llego.

El pueblo chavista, el rojo rojito no contribuyo con el triunfo, su vulnerabilidad espiritual y el arraigo de valores contrarios al bien común prevalecieron, sin mencionar la distorsión irracional de la propuesta original. Se conjugaron muchos factores de carácter individual, que desvirtuaron el carácter revolucionario de la propuesta, el engaño por parte de algunos miembros de la Asamblea Nacional jugo un papel preponderante en la suma de lealtades. Sin referir las torpezas dictatoriales del Comando (cogollo) Zamora.

La maquinaria política estaba desarticulada totalmente, el presidente tuvo nuevamente que cargar con el muerto al hombro como en otras ocasiones y sin descanso asumió la campaña. ¿Cuántos “lideres” involucrados en la campaña por el SI, votaron NO? Convencido de la genialidad política de nuestro presidente, me atrevo a asegurar que nuestro comandante en jefe, sabe de la infidelidad política de esos rojos rojitos, que hoy juegan a la sombra para que la derrota política sea magnificada.

Sin lugar a dudas esta derrota es lo mejor que nos ha podido pasar, nos permite entender nuestras debilidades y deslastrarnos de la fe con que hemos manejado los niveles de conciencia que no poseemos. No solo por el pueblo chavista, sino de aquellos que se abogan liderazgos que no son reconocidos ni en sus propios hogares. Las caretas deben caer, en los poderes públicos y la denuncia ante la traición ser distribuida con nombres y apellidos.

La revolución bolivariana necesita sacudirse las impurezas que atormentan al colectivo, defenestrar a todo aquel, que ataviado con el disfraz de revolucionario confunde al pueblo, distorsiona el mensaje y contribuye a generar desilusión en la totalidad del colectivo que apoya este proceso. El engaño y la extorsión como fuente de supervivencia política deben ser denunciados y atacarlo con la única arma que tenemos, la confrontación directa, desenmascarar el doble discurso del cual se proveen para destruirnos.

La lucha que debemos librar no solo es con el enemigo interno y externo, la batalla de las ideas no se circunscribe en esos dos escenarios, va mas allá, la batalla de las ideas debemos librarla con los “amigos” internos del proceso, en su mayoría radicales amantes del jalabolismo revolucionario, aquellos que con foto en mano al lado de Chavez promulgan un proyecto en el cual no creen y no convalidan, luchan para desestabilizarlo y condenarlo al fracaso, ya bien sea desde un cargo en los poderes públicos, o alguna estructura regional o municipal e incluso infiltrado en algún batallón como base medular de la futura organización que debemos construir.

Sino crecemos en conciencia, sino nos preparamos ideológicamente para enfrentar las traiciones, la victoria en la batalla de las ideas podría ser una utopía, la lectura como base de la comprensión universal y dialéctica es un arma que hoy no sabemos aprovechar, no existe la difusión del mensaje político, mucho menos la discusión hacia las referencias de los discursos de nuestro presidente, la lectura de chismes genera mas controversia, que la información enriquecedora de las palabras que nos trasmite el líder fundamental de este proceso. Lamentablemente muchos están centrados en los negocios y en el enriquecimiento material e ilícito que les provee un cargo público. Sin mencionar la contradicción absurda de la lucha que mantiene nuestro presidente en contra del consumismo, y la distorsión y chantaje a que nos someten con las dadivas desde los organismo públicos con la entrega de hasta ocho meses de aguinaldo, sin contar con las groseras bonificaciones que en muchos casos otorgan para silenciar conciencias. Organismos inoperantes con una carga burocrática que ahoga la funcionalidad y agilización de los procesos propios de esta revolución.

No podemos generar mas contradicciones en nuestra naciente revolución, por un lado el discurso del presidente y por otro el de sus colaboradores, la falta de valores morales y éticos son suficientes, para generar el caos, en el que hoy nos encontramos, o nos montamos en tren que nos conduzca a hacer la historia o simplemente nos entregamos al recuerdo de lo que pudo ser y dejamos perder. El presidente Chavez solo no puede con toda la carga, debemos ayudarlo o esta vaina se perderá.

Patria, Socialismo o Muerte…
Venceremos

http://chamosaurio.blogspot.com/
chamosaurio@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2313 veces.



Ricardo Abud

Estudios de Pre, Post-Grado. URSS. Ing. Agrónomo, Universidad Patricio Lumumba, Moscú. Estudios en Union County College, NJ, USA.

 chamosaurio@gmail.com

Visite el perfil de Ricardo Abud para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a47816.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO