La bendita reconciliación

Quién en su sano juicio pudiera pensar, que puede haber reconciliación por ejemplo, con una institución de las más arbitrarias de la historia como la Iglesia Catolica. La única reconciliación posible con esa gente es que se acepten todas sus imposiciones, porque incluso la soberbia es tal, que hace poco el Papa ese que está en El Vaticano determinó él, porque tiene cuatro bolas, que la Iglesia Católica es la verdadera iglesia de Cristo, valdría la pena investigar si realmente Cristo fundó alguna iglesia. Yo, a estas alturas de la historia me estoy preguntando como esa institución todavía goza de alguna credibilidad, lo que si hay que reconocerle, es como han tenido la sabiduría para mentir de tal manera que durante tantos años hayan embaucado a tanta gente en el mundo. Con la iglesia católica no puede haber reconciliación posible, porque en cuanto le des la espalda te va a apuñalar en el nombre de Dios y lo lamento por aquellas personas católicas que se puedan sentir aludidas, pero como antes lo he dicho, yo fui católico y nuevamente me importa un pito si lo creen. En cuanto a esa oposición apátrida e hipócrita, que más pareciera que estuvieran siguiendo los lineamientos de esa iglesia, olvídense, ¿Como puede haber reconciliación con alguien que ha hecho tanto daño?, han cometido tantos crímenes contra nuestro país, han asesinado a gente inocente, han sembrado el terror y el odio. Hablan de una reconciliación insincera con el pensamiento sembrado de "Chávez vete ya"; olvídense del tango porque Gardel hace bastante rato que murió. Aquí lo que hay que hacer, es tratar de acabar con tanta impunidad y llevar tras de las rejas a tanta basura que se llena la boca con su mal llamada y trillada democracia. Ahí tienen a ese par de vagabundos, los gemelos de Baruta y Chacao, dos individuos que deberían estar presos y continúan descaradamente con sus fanfarronerías y tenemos una Fiscalía inoperante, seguramente porque está infiltrada de oposicionistas que son los principales responsables de tanta impunidad. Por otro lado, si dentro del movimiento revolucionario hay personas que tiene algún asomo de negociación con esa gente, mejor es que de una vez se vayan con ellos. Con la derecha no hay negociación posible. Y un comentario aparte y esto va para José Vicente Rangel: ¿Qué le pasa a ese señor?, anda con un culipanteo muy extraño, haciendo comentarios un tanto raros e invitó a su programa a Leopoldo López. Pareciera que quiisiera estar bien con Dios y con el Diablo, un tiro al gobierno y otro a la oposición, camaleón. Si vas a invitar a alguien a tu programa, invita a gente ¡vale!. Hay algo que hiede por ahí. Cosas vederes Sancho.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1772 veces.



Arnó Martínez


Visite el perfil de Arnó Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: