La fuerza de la propuesta

En la noche del 15 de agosto, de resonancia ilustre, el presidente Chávez, con la precisión de quien es ya un estadista maduro, configuró el cuadro básico de nuestro socialismo del siglo XXI, el Socialismo Bolivariano. La propuesta de reforma constitucional, esperada con amorosa confianza por la mayoría de los venezolanos, con gratuita prevención por un sector prisionero de la mentira y con furia descontrolada por los ex dueños vernáculos e imperiales de las riendas de Venezuela, completa armoniosamente el mensaje alumbrador del camino hacia las nuevas transformaciones esenciales planteadas. Queda abierto el debate orientado a la percepción en profundidad, las mejoras posibles, la clarificación para compatriotas confundidos y el rechazo a la iracundia enemiga, así como en pro de potenciar, a partir del meollo inatacable y sobre la base del estudio y el trabajo, la capacidad para derrotar el entramado de la sociedad de clases y erigir la nueva a que aspiramos, libre de explotación e injusticia.

La fuerza de la propuesta se afinca en la dialéctica de las ideas y la realidad, la unidad de praxis y teoría. Todo lo que nos viene del “árbol de las tres raíces” y otras esencias nacionales, el procerato latinoamericano de dos siglos, los legados indígenas y afros, la palabra viva de Cristo y sus discípulos genuinos, el socialismo utópico y el científico, las voces redentoras de los pueblos y los tiempos, las experiencias de las grandes revoluciones y combates de clases, las vivencias impagables de los jefes revolucionarios Fidel Castro, Daniel Ortega y Alexander Lukashenko, las que aquí acopiamos en los últimos intentos de asaltar el cielo, las propias del líder Hugo Chávez, han sido maceradas por él con su reconocida lucidez y convertidas en llamamientos progresivos a la democracia participativa, el antimperialismo y el socialismo, y ahora al dibujo de las características sustanciales de éste que deben guiar la acción del pueblo. Todo ello haciendo camino al andar y concatenado en una sola visión de patria grande, bolivarianamente concebida.

La propuesta despeja lo relativo a los temas primordiales, sobre los cuales habrá que detenerse muchas veces: las formas de propiedad (incluso, en determinada medida, la privada); los rasgos de una economía al servicio de la gente y con el mayor respeto a los fueros del trabajador productor de la riqueza; la “explosión del poder comunal”, que desarrolla la democracia participativa y protagónica en dirección a transvasar las facultades del constituido en el constituyente; la “geometría del poder”, que con las novedosas ideas de las circunscripciones funcionales y otras formas organizativas busca superar el atraso relativo de las regiones, equilibrarlas en lo político, económico, social y militar, e integrar plenamente el espacio marino al territorio; la “nacionalización” del Banco Central; la nueva concepción de la Fuerza Armada Bolivariana, patriótica, antimperialista y consustancialmente unida al pueblo, y otros.

Ésas son cuestiones verdaderamente importantes, trascendentales, y representan la continuidad de la carta magna de 1999, sobre la base de cuyos postulados fundamentales se asientan, y más aún, son la condición para que los valores de ella se hagan realidad. Pues, v. gr., el Estado democrático y social de derecho y de justicia, esa aspiración tan honda, no puede ser posible en el capitalismo, antidemocrático, individualista, ilegítimo e injusto por naturaleza; como tampoco pueden serlo los principios de igualdad, solidaridad, responsabilidad social y preeminencia de los derechos humanos. Eso será verdad sólo en el socialismo, cuyos perfiles traza la Constitución Bolivariana enriquecida, que recibirá pronto un sí contundente en referendo aprobatorio, y la cual contempla también el derecho soberano del pueblo a elegir cuantas veces quiera al líder en quien confíe. Por ahora y en el horizonte previsible, al presidente Chávez.

freddyjmelo@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3591 veces.



Freddy José Melo


Visite el perfil de Freddy J. Melo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Freddy J. Melo

Freddy J. Melo

Más artículos de este autor


Notas relacionadas