Crisis moral

Habría que escuchar la opinión equilibrada y objetiva de algún experto en análisis de valores colectivos para comprender por qué estamos padeciendo de una epidemia de falta de ética.

Por donde quiera que se le mire, sobran los ejemplos. Si nos ajustamos para la observación a la división política que actualmente nos caracteriza, encontraremos variadas expresiones de inmoralidad en los dos frentes polarizados. Por el lado de los opositores, es vergonzosa su actitud apátrida, tantas veces comentada en este espacio, de apostar al fracaso del país en cualquier aspecto en que éste intente anotarse algún éxito. Los oposicionistas ruegan porque bajen los precios del petróleo, porque los jugadores nacionales pierdan en sus exhibiciones deportivas, porque llueva más de la cuenta, porque se caigan estructuras en construcción, porque la OEA nos intervenga, porque los marines nos invadan y, en fin, por cualquier cosa que nos lleve al despeñadero, obviando el pequeño detalle de que ellos nos acompañarían en el barranco. Si la tragedia de Vargas hubiese ocurrido en diciembre de 2006, hoy estaríamos viendo a una parte de la población regocijada en la emergencia.

A esta crisis moral se suman también los oportunistas disfrazados de revolucionarios que, amparados en la necesidad de la ejecución de múltiples obras obtienen elevadas ganancias, cobran onerosas comisiones, otorgan contratos sin licitación o simplemente roban con el mayor de los descaros. Si las declaraciones juradas de patrimonio se efectuaran no sólo a los funcionarios públicos sino también a todos aquellos que contratan con el Estado, seguro hallaríamos más de un repentino nuevo rico que pasó de vivir en un apartamentico a habitar una lujosísima quinta. Sobran los milmillonarios del nuevo milenio, muchos de los cuales ni siquiera votaron por Chávez pero viven a costillas de él.

No es justo generalizar cuando se trata un tema tan delicado como éste. Afortunadamente sabemos que existe una reserva moral indoblegable en una inmensa masa de venezolanos que pugna por crear hombres nuevos. Sobre ellos está cifrada la esperanza para quitarnos de encima este ataque de inmoralidad tan escabroso.

mlinar2004@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6192 veces.



Mariadela Linares


Visite el perfil de Mariadela Linares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariadela Linares

Mariadela Linares

Más artículos de este autor