¡Qué ridículos!

Ahora resulta que quienes votamos por Chávez, hace apenas seis meses,
estamos arrepentidos y la admiración, el respeto y la identificación que
sentíamos por el comandante, la volcamos a Marcel y el matacuras.

La popularidad de Chávez se vino al piso, anuncian los genios de
encuestadoras chimbas, cuyos resultados, “obtenidos científicamente”,
evidencian que quienes abrazados estaban a sueños de libertad, justicia,
independencia, solidaridad e igualdad, ahora están guiados por sueños de
telenovelas y consideran que el país se salvará con héroes de la talla de
miguelito, el matacuras y Farnklin Virgüezs.

De pendejos, pasaron a ridículos. Como si el pueblo hubiese olvidado que
hace apenas seis meses anunciaban que la distancia entre Chávez y el
filósofo maracucho se acortaba y que era inminente el triunfo del hombre
que no cree en “cantos de ballenas”; hoy anuncian que los venezolanos
preferíamos a la rochela que a Chávez, por lo que no le perdonamos que ya
no esté en el aire.

Los venezolanos, según estos genios de la estadística, nos olvidamos de
la participación de Marcel en el golpe de estado y en el sabotaje
petrolero. Ahora lo sentimos como un alto pana.
Ya le perdonamos aquel desliz que lo llevó por más de dos meses a
suspender la rochela, las novelas, la rochela, las novelas, la rochela,
las novelas, ¡ah! y ¿quién quiere ser millonario?

A aliados de Chávez como Mario Silva, también le cogimos areche… Volcamos
nuestro amor y simpatía hacia el conductor de Aló Ciudadano. Ya no
queremos Barrio Adentro, ni nos interesan las escuelas y liceos
bolivarianos; poco nos importan Mercal y los ferrocarriles. Lo que
queremos es RCTV, la rochela, las novelas y… bueno, ustedes conocen todos
esos programas buenos que transmitían en el dos. ¡Ah me acordé de otro!:
Sábado Sensacional.

Tal pareciera que la incapacidad de cabeza de motor y el abuelito de los
Monster, el desinfle de las protestas estudiantiles y la falta de cerebro
de John Goicochea, los obliga a inventar encuestas, aún a expensas de
hacer el ridículo.

Necesitan alimentar con algo la disociación de la parranda de locos que
les creen.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3038 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor