El real populismo

La oposición ha gastado muchísimas municiones en intentar presentar las obras de gobierno que benefician a las clases más desposeídas, como una expresión de populismo en su acepción más peyorativa. No reconocen el sentido de múltiples medidas que tienen un alcance de largo plazo y cuyo mayor impacto recae justamente en quienes más las necesitan. Un pueblo que come completo y tiene acceso a la salud y a la educación por supuesto que vota a favor. Mezquino sería pretender lo contrario.

Sin embargo, existen a mi juicio otras manifestaciones de un populismo pernicioso, que hace un daño aún más incuantificable que cualquier movimiento que busque generar afinidades por acciones.

Me refiero a las supuestas "simpatías" que provoca la omisión. La ausencia de autoridad, por ejemplo, en situaciones de la vida diaria en las que se requiere el acatamiento de normas y reglas que hagan más civilizada la vida en sociedad, es una forma terrible de ganar adeptos a costa del caos.

Aquí se deja a todo el mundo hacer lo que le dé la gana.

En abril de 2002 vimos en cadena un crucifijo que se mostró en señal de magnanimidad.

Desde entonces y hasta ahora la impunidad, la ausencia de un Estado que haga valer los deberes tanto como los derechos, campea en todos los escenarios. No sólo los golpistas y los conspiradores han obrado a sus anchas, sino que a ellos se le han sumado una serie interminable de comportamientos callejeros, a los que no se les pone ningún tipo de coto.

Aquí no se reprime a nadie.

Ese es el verdadero populismo morboso. No es el de las misiones que llevan salud y educación a los pobres. Eso es soberanía popular. Lo otro es anarquía. Permitir que cualquiera cada vez que quiera tranque una avenida o una autopista; dejar que los motorizados hagan de las suyas a costa de peatones y conductores; no sancionar a homicidas ni ladrones de cuello blanco o rojo; hacerse de la vista gorda frente a los policías y fiscales matraqueros, en fin, apadrinar el libertinaje no honra, por el contrario, degrada. Hemos permitido que la ley que se impone sea la de los malos ciudadanos, los corruptos, los ladrones y los asesinos. ¿Es así que se gobierna?

mlinar2004@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2018 veces.



Mariadela Linares


Visite el perfil de Mariadela Linares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariadela Linares

Mariadela Linares

Más artículos de este autor