La derrota del abracadabra de Maduro y del fascismo de Fedecámaras

En la historia, hay cosas definidas y otras inciertas que no se resuelven con trucos y juegos de manos, ni con frases de prestidigitador; pero suceden regidas por leyes históricas y lógicas.

Para el caso referido conceptualmente, en la historia política venezolana actual se experimenta el debilitamiento y desmontaje del chavismo socialista, la promoción fascista de Fedecámaras, la estira y encoje de las promesas económicas gubernamentales, y el descontento popular a la gestión gubernamental de Maduro.

Bajo estas circunstancias, parece que llegamos ya, no solamente al final de una etapa chavista, sino también, arribamos al fin de su expresión falsa en el embustero Madurato. Pero, la cosa es más jodida para Venezuela, porque, unida a la crisis del chavismo va la decadencia, en todas sus facetas, del hegemonismo capitalista mundial.

Esto es la forma histórica que vive Venezuela ahora; Venezuela atraviesa un momento crítico de transición, donde ni Maduro, ni Fedecámaras ni el chavismo radical, pueden momentáneamente resolver la transición.

Pues, el mundo camina hacia adelante, por la vía del multilateralismo, de las transacciones en monedas nacionales, del respeto a la soberanía, a los intereses y cultura de cada país, expresado en el proyecto BRICS+; pero, por otro lado, camina también en reversa; volviendo al fascismo para mantener "el jardín" del colonialismo, el hegemonismo y la primacía euro-norteamericana sobre todo el Sur global,

Maduro y Bukele, que extraña coincidencia, coquetean con Washington y China. Milei, tomo claramente partido por el fascismo y el arrodillamiento a Washington y a la derecha europea.

Sin ser histriónico sino, usando la lógica, como dice Oscar; Maduro y Fedecámaras llevan a Venezuela a ese adefesio social, sin soberanía, sin identidad cultural, negando la historia revolucionaria y de independencia del país.

Por lo tanto; cuando yo expreso que el pueblo tiene la patente y las llaves de Miraflores, supongo que tiene que haber un movimiento con un núcleo de poder y fuerza que haga saltar la transición hacia una nueva historia de Venezuela. Allí tienen un papel decisivo las Fuerzas Armadas Bolivarianas y la resistencia férrea del pueblo chavista.

La realización de esa utopía histórica, significaría, no sólo la derrota del juego de manos ideológico y político de Maduro y la ruptura de las ilusiones fascistas de Fedecámaras; sino que también, devolvería las ilusiones, esperanzas y el mundo robado al pueblo venezolano.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 932 veces.



Memo Fernández


Visite el perfil de Memo Fernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: