¿Por qué con Venezuela no han podido?

"No podemos permitir que los Estados Unidos participen en nuestros asuntos hispanoamericanos. Invitar a los Estados Unidos al seno de nuestra organización, donde se debate el destino de nuestros pueblos, es como invitar al gato a la fiesta de los ratones"

(Simón Bolívar).

Siempre deber recordarse que, a principios de este siglo XXI, se inauguró con Venezuela, el ciclo de golpes de estados, en América Latina y El Caribe, contra presidentes electos por sus respectivos pueblos, bajos las actuales modalidades, inscritas en lo que se llama "guerra difusa", multicausal o de cuarta, quinta o sexta generación, hasta ahora.

Venezuela, el 11 de abril de 2002, fue escenario de una notica que impactó al mundo entero. Se había desalojaron al presidente Hugo Chávez de Miraflores y durante 48 horas hicieron "fiesta" por todos los principales medios de comunicación de Occidente.

Pero se les olvidó tomar en cuenta "un pequeño detalle": la astucia del pueblo venezolano y de las Fuerzas Armadas Bolivarianas. En ese momento fracasaron, pero quedaron con las ganas de la revancha y desde entonces la insistencia es permanente.

Es indudable que la revolución bolivariana se ha convertido, para los gobernantes estadounidenses, demócratas y republicano, y quien realmente manda en ese país, el "estado profundo", en un "hueso duro de roer". De allí que, casi todas las modalidades de la guerra actual, se han activado para lograr su propósito de roer ese hueso y, sin empacho alguno, han mencionado que todas las opciones han estado sobre la mesa, incluyendo una guerra clásica.

Las evidencias son claras, nunca la han negado. Por el contrario, hasta libros han escritos los autores de la trama. Y, el mismísimo, señor Donald Trump, no ha tenido, "pepitas en la lengua", para decirlo.

Ahora, vayamos a las evidencias y al grano.

En agosto de 2018, en medio de una multitudinaria actividad en la avenida Bolívar de la ciudad de Caracas, a propósito del 81 aniversario del nacimiento de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), dos drones cargados con material explosivo estallaron cerca de la tarima presidencial, cuando el primer mandatario nacional se disponía a cerrar su discurso frente a los presentes. Con eso intentaron asesinar al presidente Nicolas Maduro.

Luego, acudieron a la "ayuda humanitaria", con unos camiones provenientes de Estados Unidos, que intentaron entrar por el puente Tienditas en la frontera entre Cúcuta y Táchira (2019).

Finalmente, acudieron a un intento de invasión con la llamada "Operación Gedeón" (en inglés: Operation Gideon), también denominada incursión marítima de Macuto de 2020 y que consistió en un intento de un grupo de militares traidores venezolanos, que se encontraban en el exilio desde enero de 2019, y de tres integrantes de una fuerza de seguridad privada con sede en Estados Unidos, de invadir el sagrado suelo de nuestro país.

Al unísono se han venido aplicando las medidas unilaterales coercitivas, con renovaciones cada año, que han generado consecuencias muy profundas y negativas para la economía venezolana y para la sociedad en su totalidad.

Venezuela, ha logrado resistir, pese a que ha sido objeto de todas las modalidades de eso que se llaman "guerras híbridas".

Ahora bien, lo que es real y concreto es que hasta ahora la bitácora con Venezuela no han funcionado. Eso ha sido admitido, incluso, por voceros del mismo gobierno estadounidense y medios de comunicación de ese país. Pero el "león" está herido, sigue acechando y busca permanente, desde el punto de vista interno, la "chispa que encienda la pradera".

Pero, nos preguntamos: ¿Y por qué con Venezuela han fracasado? Y surge las siguientes interrogantes, todas dignas de ser investigadas.

¿Tendrá que ver con la ontología de los venezolanos y venezolanas, que no ha podido ser descifrada por los denominados tanques pensantes (Think Tanks) gringos?

¿Será porque en este país, se "bate el cobre", se baila guaguancó, la salsa, el merengue, la música llanera, el tamunangue, el bolero, el joropo, el pegadito, el hip hop, el pop?

¿O será porque Venezuela es un país multiétnico, con presencia del sincretismo cultural y religioso y se practica lo afirmativo venezolano?

¿O será porque en cada familia es posible conseguir un médico, aunque no tenga título universitario, también un curandero, un santero e, incluso, hasta un brujo puede aparecer de vez en cuando?

¿Será porque los venezolanos y venezolanas, del sector público y del sector privado, llegamos tarde a todas las actividades o dejamos todo para el último momento?

O, uno de los aspectos más resaltantes e importantes: ¿será porque Venezuela, sobre todo, siempre ha sido tierra de Libertadores, de luchadores contra la opresión y por la libertad e independencia de los pueblos, nunca de invasores y conquistadores?

En todo caso, decimos: lo real y concreto es que todos los golpes exitosos, en América Latina y El Caribe (Haití, Honduras, Paraguay, Bolivia, Brasil, Perú) en lo que va de este siglo XXI, lo lograron con muchas menos acciones que las ensayadas contra Venezuela (en algunos casos con sólo, máximo, el 20%), pero siguen en su empeño de lograr sus macabros propósitos y, ahora, buscarán alcanzarlo aprovechando la coyuntura electoral del 28 de julio, porque con toda seguridad, el imperio tendrá su estrategia montada.

En ese sentido, debe tenerse claridad y estar muy pendiente de que no hay proceso electoral que hoy se realice que no tenga, como sustrato, la Infocracia, que tiene como sustento y principales fortalezas a las posverdades y las fake news,.

De allí que, por encima de todo eso, con el imperio "sin fronteras" (Claude Julien), siempre se debe estar mosca y recordar, que las guerras actuales, como lo dijo uno de sus "tanques pensantes", Joseph Nye: "Se libran con armas muy variadas, no todas con potencia de fuego. Con cámaras en todos los teléfonos móviles y programas de edición de fotografías en todos los ordenadores —para no hablar de la importancia de las redes sociales—, las campañas de información se han convertido en un aspecto crucial de la guerra moderna".

Finalmente, y con mucho optimismo digamos, con Chapulín Colorado, "Más veloz que una montaña, más ágil que un refrigerador, más astuto que un aguacate… ¿quién es?, y respondamos Venezuela.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 638 veces.



Franklin González

Doctor en Ciencias Sociales, UCV. Sociólogo, Profesor Titular, Ex Director de la Escuela de Estudios Internacionales de la UCV. Profesor de Postgrado en la UCV, la Universidad Militar Bolivariana de Venezuela y en el Instituto de Altos Estudios ?Pedro Gual? del Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Exteriores. Fue embajador en Polonia, Uruguay y Grecia.

 framongonzalez@gmail.com

Visite el perfil de Franklin González para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Franklin González

Franklin González

Más artículos de este autor