Memorias de un escuálido en decadencia

Mayo

¡Está clarito que estamos oscuritos! No es posible que la dictadura hiciera una marcha el 1.° de Mayo y se llenara esa avenida Libertador, y nosotros, que tenemos todo a favor, incluso la decencia, la honestidad y la inteligencia, no hicimos un carajo para darle medio palo a esa marcha. Bastaba con poner al compañero Edmundo —Clandestino— González y a nuestra niña malcriada al frente para que el pueblo sintiera la nueva entrada del Libertador a Caracas. Pero no hicimos un carajo. Ninguno de nosotros fue capaz de llamar a marchar. Un 1.° de mayo para ganar nosotros. Y tenemos todo para ganar. Los obreros están pelando bola y media, y perdimos esa oportunidad de prometerles de todo: sueldos en dólares, viviendas bien equipadas, educación de la buena, trabajo que jode y la vuelta a la patria, es decir, a Miami. Estaban dadas las condiciones, como decían aquellos comunistas de antes, para darles un Caracazo bien dado, pero fallamos. Solo pensamos en pendejadas, que si en las redes sociales y en la televisión, y escondemos al compañero Edmundo porque cada vez que habla parece que está leyendo el teleprónter que le envían de Estados Unidos, y dice que quiere volver a Miami y que la candidata es María… Así nos van a volver a joder. Hay que ganar con imaginación, y a nosotros esa vaina nos sobra. Sin embargo, dejamos pasar oportunidades.

El 30 de abril, cuando se cumplieron cinco años de la heroica batalla de los plátanos, no dijimos un carajo y dejamos que la dictadura dijera todo lo que le diera la gana, cuando podíamos haber dicho: "Es cierto, el 30 de abril queríamos darle la libertad al país, con las armas, pero ahora se la vamos a dar con los votos. Vota por Edmundo". Asumimos ese golpe, y listo, y la gente, nuestra gente, que es inteligente que jode, le gusta esa vaina y la retuitea, y la celebra, y sabe que ya tenemos los caballos amarrados en Miraflores.

Lo que pasa es que nosotros no asumimos un carajo. No recordamos a nadie. Solo nos interesa hablar paja y más nada. Carajo, hay que recordar las vainas. Ahí tienen ustedes al señor del garrote que se la pasa recordando unas efemérides donde siempre nos joden a nosotros, que fuimos tan sinceros. Quedan menos de noventa días para el 28 de julio y nosotros no hemos sorprendido. No basta con poner a María —Súmate— CM a recorrer el país con un candidato de papel en las manos. Así se van a burlar de nosotros. Lo mismo le pasó una vez al compañero Espoleta Allup, que se llevó un cartón con la cara de Embajada Radonski al Colegio de Ingenieros, y lo agarraron de guachafita. Incluso, había un programa de dos viejitos achacosos en el canal ocho, los domingos a las siete de la noche, en el que no se cansaban de poner aquel video con Espoleta Allup y sus zapatos de cartón, perdón, su candidato de cartón.

Ahora se nos presentó ese peo de las grabaciones del poeta Leopoldo y el compañero Julio —Matemático— Borges con el banquero Samark, y esa vaina nos tiene bien jodidos. La gente está comenzando a vernos como los corruptos más arrechos del país. Estamos en el exilio, pero no estamos luchando, estamos robando que jode, pero decimos que seguimos luchando por llevarle la democracia al país y derrotar la dictadura, pero eso no nos lo van a creer si siguen apareciendo audios como esos. Ya la cara no se nos cae de vergüenza porque se nos cayó hace mucho tiempo. Y además, no hay vergüenza. Esa, como la ética, la mandamos al carajo hace mucho tiempo, que te pido tiempo.

El papá de Margot escuchó atentamente el audio que estaba pasando el fiscal poeta por el canal ocho, y cuando escuchó la voz de Julio —Matemático— Borges diciendo lo que le decía al banquero Samark, apagó el televisor y tiró el control contra la pared y dijo: "Carajo, pero es que no aprendemos. Este hombre fue canciller del compañero Guaidó y tiene el oro y el dinero del país en sus manos, y sigue buscando más. No me jodan. Al Capone se queda chiquito con estos carajos". Y se fue al cuarto y agarró la puerta y le metió ese coñazo tan duro que la vecina salió gritando: "Anda a marchar, muérgano".

—Deja que bese tus labios un solo momento y después me voy… —me canta Margot.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1524 veces.



Roberto Malaver

Periodista y escritor. Niega ser humorista, a pesar de algunas evidencias que indican lo contrario. Co-moderador del popular programa "Los Robertos", al cual insisten en llamar "Como Ustedes Pueden Ver". Co-editor del suplemento comico-politico "El Especulador Precóz". "Co-algo" de muchos otros proyectos porque le gusta jugar en equipo.

 robertomalaver@gmail.com      @robertomalaver

Visite el perfil de Roberto Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: