Los padrinos y el conspirar de frustraciones, en Venezuela

Echando una mirada al que hacer político y electoral de Venezuela y tratar de verlo sin connotaciones a veces peyorativas, como las letras de algunas cumbias colombianas; sería estar viendo el mundo, desde un ojo añejo, pero, no rancio. 

Pues, para no ser tan trasnochado, digo yo, miren que, con eso de los padrinos, se espera que elaboren la poción mágica, con la cual se garantice el triunfo electoral del PSUV y por consiguiente de su candidato; pero, en caso de que falle la magia, dice Maduro: “Por las buenas o por las malas vamos a ganar.” 

Cosas de la narrativa; más adelante, en el Podcast de Maduro con Delcy Rodríguez. Edición, Madelein García, corresponsal de teleSur. Maduro afirmó: “Prefiero la humildad y creo en el desapego al poder.”  

Para demostrar su desapego al poder y su humildad, pasa a inhabilitar a opositores, frustrar conspiraciones, detener traidores a la patria, ampliar el ingreso a “La casa de los sueños” y OLVIDAR, entre la mujer fantasma que pasea por las noches en la Casa Amarilla; con la comparación de quien tiene más perros: Maduro (6 perros y una gata) o la vicepresidenta Delcy Rodríguez (13 perros y un perico) Y DESVANECER en un resumen detallado del Fiscal General, las cinco conspiraciones contra el presidente.

¿Olvidar y desvanecer, qué?  

Que, aún con los papeles escudriñados por la gata que tiene en su casa, todavía está al frente del país con las mayores reservas de petróleo del mundo.  Y que tienen secuestrado al hermano de Rafael Ramírez. Que todavía está fresca en la memoria de los venezolanos, la tortura a un detenido político, como sucedió con el Capitán Rafael Arévalo, o tirar del décimo piso del SEBIN al Concejal Albán, o dejar morir en prisión, por falta de atención médica, al exministro Nelson Martínez, a pesar de los ruegos de su esposa para que le fueran suministrados sus medicamentos y la atención que requería su caso; no se puede dejar morir en su celda al General Raúl Isaías Baduel, sin prestarle la atención médica requerida.

Sin connotaciones peyorativas; parece que el gobierno en su relato positivista, está contando fábulas infantiles de padrinos, hadas madrinas, fantasmas, sueños juveniles logrados y embutiendo en ese positivismo narrativo, la capacidad despiadada de conjurar frustraciones populares y convertir el Plan de la Patria en un libro de cuentos infantiles.

Hay que estar felices todos porque Maduro, como el mago Merlín puede hacer y deshacer entuertos, conjurar las agresiones imperialistas, frustrar conspiraciones y magnicidios, convertir a Venezuela en el país con las reservas de petróleo, más grandes del mundo. Y ser un amante de la paz, la tranquilidad y de mentalidad positiva. ¡Carajo! Él, ganará las elecciones.

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 913 veces.



Memo Fernández


Visite el perfil de Memo Fernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: