Estados Unidos versus Latinoamérica y El Caribe

El continente americano se complementa asimétricamente en diferentes realidades geográficas, étnicas, teológicas, político-sistémicas, de diferentes realidades en lo económico-estructural como en lo asimétrico-militar en referencia a algunas de esas realidades que se conjugan en toda la geografía americana con sus respectivas contradicciones y avatares en siempre plena evolución y desarrollo.

Podrían presentarse algunas similitudes desde el norte al sur en el continente en lo referente a las diferentes y múltiples etnias que están y transitan por las estepas americanas desde cuando las tres migraciones procedentes de la denominada, en curso actual, como la Región del Asia-Pacífico.

También se presentan ciertas similitudes a consecuencia del denominado como "descubrimiento" por los continentales europeos aunque con profundas como objetivas diferencias que han llevado, en los vientos presentes, a una muy seria reflexión en curso por las intelectualidades ubicadas en el continente americano de concretar con dialéctica precisión la tesis de la "Historia insurgente y descolonización de la memoria" en sus efectos sico-sociales (alienación), en la búsqueda con histórica de la autenticidad del "ser latinoamericano y caribeño",

En ese orden, el concepto de "proto-imperio-seudo-europeo" se expresó en las mentalidades de los denominados como "Padres Fundadores" en su asiento del Poder en Washington como Política de Estado que los llevó de camino hacia dos vertientes: la expansión territorial de conquista hacia el océano Pacífico como a un concepto colonial-de-nuevo-tipo hacia las regiones geográficas de Centroamérica y, posteriormente, expandirse hacia las regiones insulares del Mar Caribe, caso concreto: Cuba.

Es decir, en simples palabras transformadas en políticas de Estado expansivas, en el diseño de una política denominada como la "Doctrina Monroe" cual en frase popular se ha impuesto como "patio trasero" de los Estados Unidos de Norteamérica.

El ejercicio de ese nuevo concepto de "neo-colonia" ha producido sus diferentes escenarios militares, en primera instancia, para, posteriormente, la imposición de una "ideología alienante" dirigida hacia las "masas populares" desde su praxis en sus inicios en el siglo XIX jamás dejando de continuar en su desarrollo evolutivo hasta presentes circunstancias objetivas.

Nos encontramos en el presente siglo XXI cuando "lo sistémico-capitalista" se encuentra en su profunda crisis en su lógico-histórico evolucionar de su dialéctico desarrollo cual viene afectando, profundamente, la geopolítica mundial post-Segunda-Guerra-Mundial en la finalización de la "Guerra Fría" así como las serias contradicciones en curso actual de Washington con Moscú y Beijing en cuanto concepto "imperio" cuando desde Washington las élites que controlan el Poder-Real están reaccionando en los pensares de su imaginario interno-nacional como global según aquel proceso histórico bajo la tesis geo-estratégica denominada Tucídides.

En esa línea, pareciera que bien Washington no ha percibido en los cambios que se vienen expresando en "permanente evolución histórica" en los diferentes escenarios políticos, sociales, económicos como de conjunto en los países ubicados desde el río Bravo hasta la Patagonia pasando por el Caribe con sus propias y dramáticas contradicciones de lógicos devenires político-ideológicos.

Las realidades mundiales en curso nos están ofreciendo importantes lecciones que están afectando e incidirán en el desarrollo del futuro de las relaciones internacionales; por lo tanto en las economías, el comercio, las sociedades y migraciones, las crisis existenciales y, por supuesto, en la sociología de la guerra, los pensares guerreristas y las guerras permanentes de mediana escala junto con la "economía verde" y el medio ambiente.

Esas realidades están imponiendo unos escenarios geo-estratégicos en realidades objetivas como son las necesidades de materias primas junto el control de diferentes e importantes variables de asimétricas importancias geo-estratégicas como, en referencia, las "rutas marítimas comerciales".

En ese discurso observamos como los "espacios mundiales" se "están acomodando" en "lo regional-dialéctico" como lo observamos en la importancia inobjetable de la influencia de la República Popular de China en el Asia-Pacífico y de la Federación de Rusia en la zona occidental-fronteriza europea en considerando, al tiempo, la importante presencia de China y Rusia en todo el continente de África en detrimento de la "importancia imperial" de los Estados Unidos de Norteamérica in situ.

A vuelo de pájaro, el único territorio continental sobre el cual Washington está tratando de sostener "grados de control" en su continua crisis geopolítica es en la región meridional del continente americano lo cual obliga al imperio del norte a tener que desarrollar en evolución permanente esa necesaria política agresiva intervencionista así como de agresión territorial en ese amplio espacio geográfico que se ubica desde la península de la Florida y México hasta el estrecho denominado como Magallanes, según los europeos.

Como conductor-ejecutor en lo sico-militar-imperial-expansivo sobre todos los independientes gobiernos continentales meridionales, es el "Comando Sur" cual en fechas no tan lejanas explicita (ejecuta) con suprema claridad al unísono siempre acompañado en su cinismo imperial sus objetivos geo-militares como sí nos encontráramos en aquellos espacios histórico del siglo XIX y XX.

Pero las realidades actuales que viven las sociedades al sur de la Florida no son las realidades de Santo Domingo, Grenada, Panamá, Nicaragua acompañadas por las realidades sureño-continentales americanas como son Chile, Argentina, Paraguay, Uruguay, Brasil.

Esas realidades sociales y políticas se han visto impactadas por el triunfo electoral-democrático del Comandante Hugo Rafael Chávez Frías junto con un importante grupo de Presidentes latinoamericanos y caribeños que decidieron "tomar el toro por los cachos" aún y cuando con los altibajos correspondientes como se expresaron en Argentina, Colombia, Ecuador, Perú, Paraguay, Brasil y Chile.

Pero los escenarios globales han agudizado las crisis internacionales para el imperio estadounidense cuando se están, seriamente, socavando las realidades sociales a lo interno del propio imperio aún y a pesar de esfuerzos importantes de un movimiento social que viene imponiendo pensares de profunda reflexión sobre el destino de Norteamérica como nación norteña, única y exclusivamente, en su realidad geográfica norteña.

¿Podrían los EEUU de Norteamérica tomar decisiones bélicas ya no de tipo-antaño ante objetivas realidades históricas en curso actuales para el continente americano?

Sí en algo el Pentágono ha aprendido forzosamente lecciones históricas son las consecuencias sico-sociales objetivas como reales que se produjeron cuando ejercieron sus accionares militares durante la "Guerra en Vietnam y de Vietnam" dejando en el tintero realidades en Afganistán, Iraq, Siria, Libia, etc., por ahora.

En ese orden, ¿se arriesgarían los poderes norteamericanos a tomar la decisión de una conflagración bélica en lo que Washington denomina como "su patio trasero" produciendo que las estepas se prendan en llamas?

"…EL SOL DE VENEZUELA NACE EN EL ESEQUIBO…"

UNIDAD, LUCHA, BATALLA, VICTORIA.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 696 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas