Anótenlo: después de un boludo de izquierda (A. Fernández, Boric) viene un nazi…

  1. Nada peor en política que en un mandatario voluble, guabinoso, vacuo, endeble, sin carácter. Esa es la mayor desgracia para un país. Nosotros lo sufrimos de manera patética durante más de cuarenta en la sucesión puntofijista con Betancourt, Leoni, Caldera, Pérez, Luis Herrera y Lusinchi. Todos estos eran personajes de derecha, se turnaban y aquí seguíamos en la misma debacle nacional, sin salida, debiluchos y cobardes. No había un ideal propio, un camino propio, nada genuino, olvidados de nuestros valores históricos, de nuestros próceres y sabios.

  2. Imagínense, Dios mío que, por algún fatal error, después de Chávez hubiésemos caído (negado por supuesto de toda negación) en manos de un muermo como Rafael Ramírez. Eso hubiera sido en América Latina la tragedia de otro Lenin Moreno, o quizá hubiésemos entrado en una guerra civil. Catástrofe total. De ese don Rafael nos habría saltado la liebre de un Capriles, un Leopoldo López, Julio Borges o una María de Desgracia Corina. Otra vez el infierno que precedió y sucedió a la Guerra Federal en el siglo XIX.

  3. De Chile, Uruguay y Argentina no vayamos a esperar nada bueno por mucho tiempo durante décadas. Lo de Perú es esperpénticamente indescriptible, ahí sí es verdad que todo lo que brilla es mierda. De esos caos aderezados por los imperialismos gringos y europeos no saldrán sino puros muermos, estructurados y embolatados por los criminales valores de occidente. Massa era simétricamente bien cuadrado, pero también extremadamente parecido a don Alberto Fernández en todo lo formal. América no necesita de esos seres formales tan cuadraditos con sastres que los ponen pepito para que luego nos pongan a la América a imagen y semana del palacio de Satanás.

  4. Don Alberto Fernández apenas sesentón dejará la peluca el 10 de diciembre y entrará a gobernar el rapero mayor Javier Milei. ¿Quién puede creer que en apenas dos años de campaña, un tipo prácticamente desconocido en Argentino, puyado por los poderosos medios lo lograron encumbrar a donde hoy se encuentra? ¡En sólo dos años! El muermo Fernández se pone ahora a llorar: "Fue un momento muy difícil el que me tocó vivir, no logré sintonizar con la sociedad argentina". Trata de defenderse con escaramuzas diciendo que él para nada es responsable de la derrota. "Está claro que el que gobierna tiene una responsabilidad en todo esto. Está claro que hubo algo que no supimos sintonizar con la sociedad e hizo que la sociedad no nos acompañe. Tenemos que tener un sincero debate, que no es un debate contra nadie. Acá todo el mundo está pendiente si yo la trató mal a Cristina [Fernández de Kirchner], si Cristina me trata mal a mí".

  5. Cuando le han preguntado a don Alberto, qué hará después del 11 de diciembre, contesta esta tontería insondable, cogerá el mismo camino de los expresidentes delincuentes de México: "Tengo algunas propuestas para irme a España a volver a dar clases. Me parece que está bien que tome distancia. Felipe González decía que los expresidentes somos floreros chinos, porque somos valiosos pero no saben adónde meternos. Hay que dejar que el que llega pueda trabajar sin tener eso que uno tuvo desde el primer día, que fue el acoso permanente de no dejarnos hacer". Pobre hombre, carajo, que hay que decirlo, bastante jodió a Venezuela cuando con él gobernando pasábamos por terribles momentos y nunca nos echó una mano. Más bien dejó que nos robarán un poderoso avión, se hizo absolutamente el pendejo. RIP.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1063 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: