Construyendo el Poder Popular

Pasar de una cultura política del tutelaje y la representación, a una de participación protagónica, amerita asumir que hay que cambiar los patrones, normas y códigos que rigieron el desarrollo de la sociedad de la Cuarta República, dónde la minoría política y politiquera se abrogaba el derecho de representación de la voluntad del pueblo, situación ésta que mantiene alejada a la mayoría de los ciudadanos y ciudadanas de los escenarios y esferas de dónde se toman las decisiones.

Es indispensable, o mejor dicho, urgentemente necesario dar el salto adelante profundizador de este proceso, significa entonces, eliminar la brecha distintiva de dirigentes y dirigidos, simpatizantes, amigos y militantes, tal como lo tiene establecido la partidocracia. Todo los que nos hemos hipotecado por un mundo mejor y que defendemos los postulados de la constitución, somos militantes y dirigentes de este proceso revolucionario, somos impulsores y defensores del constituyente primario, es decir, el ciudadano común, el que construye su propia legitimidad político-social, donde se levantan las bases del poder popular.

Dar el verdadero salto adelante para construir el poder popular, es entender que estamos desarrollando la propuesta de la nueva sociedad socialista, y que, los materiales y herramientas para esa construcción están expresados en los cinco motores, propulsores de la revolución Bolivariana, cuyas poleas y engranajes se nutren enérgicamente del Proyecto Simón Bolívar y la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en sus artículos 62 y 70 que le dan viabilidad a esta nueva etapa.

El poder popular como expresión del Socialismo del sigo XXI, demanda un nuevo orden organizacional, político e ideológico, que se manifiesta y se materializa cada día más en la organización social a través de los Consejos Comunales, en lo laboral, en la cogestión y el impulso de las experiencias de los Consejos de Fábrica y de Trabajadores; en lo político ideológico en la propuesta de conformar el Partido Socialista Unido de Venezuela y en el gran desarrollo del Tercer Motor “Moral y Luces”, así como varias iniciativas de escuelas de formación sociopolítica en instituciones y espacios comunitarios.

No hay dudas que la sustitución de un modelo de vida por otro, la concreción de nuestras utopías y la redención de nuestro pueblo, está en nuestras manos y en la actitud que asumamos ante las demandas de la patria.

Resumamos pues, junto al Comandante Chávez, cuando dice: “…Hemos recibido sin duda el mandato del pueblo para apretar el acelerador, para avanzar sin descanso en la vía hacia una Venezuela socialista…”*

¡¡¡A organizar Poder Popular!!

¡¡Contra el burocratismo y la corrupción, organización!!

¡¡No queremos ser gobierno, queremos gobernar!!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5782 veces.



Bartolo Hernández


Visite el perfil de Bartolo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: