Socialdemocracia y progresismo: ideologías del capitalismo (II)

Socialdemócratas y progresistas del gobierno o de la oposición, son lo mismo: siempre pactan con la burguesía. Son parte del sistema capitalista. Llegan al poder, con "la mano invisible del mercado". En nombre del orden y la paz, los socialdemócratas alemanes le abrieron las puertas del poder a Adolfo Hitler. La derecha aprende de sus errores y encubre procedimientos. La izquierda "progresista", que no es "ni lo uno ni lo otro sino todo lo contrario", como los zapos, le da con su cabeza a las circunstancias.

"En el país de los ciegos, el tuerto es rey". Una sociedad que poco lee, y lo muestra públicamente, que no lleva empacho en la improvisación y le atrae el simplismo, y el inmediatismo en las soluciones, la dominan más "por su ignorancia que por la fuerza". Esta burguesía inculta y parasita como la nuestra, parece haber incoado en la nación, sus malos hábitos. A la burguesía solo le interesa el dinero lo más fácil posible. Tienen más de cien años fagocitándose a la hacienda pública y exportando capitales. Cómo sorprendernos que el pueblo admita y justifique la dominación de su opresor de clase. Sacarle de la cabeza la auto domesticación, es tarea larga y difícil, pero imprescindible: LA CONTRAIDEOLOGIA.

El pragmatismo se solaza en nuestra cotidianidad. Se procura casi siempre respuestas y hasta soluciones cómodas y rápidas. Más aún, pensamos con las ideas y los intereses de nuestros dominadores. Exorcizar para destruir radicalmente estas prácticas tan destructivas, es vital. No es pequeño asunto, es la tarea más gigantesca de una revolución. "Con las armas melladas" del sistema, no se pueden enfrentar las tropelías del capital.

Este asunto de socialdemocracia y progresismo, ha percolado seriamente en muchas izquierdas. Buscando espacios burocráticos, ofrecen el cielo y el paraíso. Una vez en el cargo, lo más pronto que rápidamente, pactan con el capital. Las contradicciones insolubles del sistema capitalismo se los traga y chao pescado. Dirán que el escaparate se les vino encima. Acostumbrados a hacer política de cuadros y no de masas, "El despacho" es su territorio del "cambio". Esta práctica equivocada, les impide toparse con la realidad. Desde nuestros inicios históricos y antropológico, hemos sido colectivos no individuos. Estamos diseñados para compartir no para competir.

En pensadores de la modernidad, encontramos las ideas centrales de la DOMINACIÓN DEL CAPITAL; socialdemocracia y progresismo son sus secuelas. Remontarnos al sujeto de Epicúreo y de los estoicos, al pensamiento cristiano de San Agustín, a la fragmentación cartesiana de la realidad, al Espinoza levitante, al Kant que nos invita a ver hacia adelante, porque nuestra condición natural es el mañana (el progreso), y Hegel quien elabora en términos barrocos, SU conciliación entre las clases; ES el orden capitalista que la modernidad construyó: INDIVIDUALISMO, INDIVIDUALISMO Y MÁS INDIVIDUALISMO, FRAGMENTACIÓN QUE FACILITA LA COMPETENCIA DEL MERCADO;COLUMNA VERTEBRAL DEL SISTEMA CAPITALISTA. "Orden y progreso" reza la bandera brasileña. Los positivistas pronto nos enseñaron el orden; el que ellos defienden: El "Gendarme Necesario". Cambios tolerados y vigilados SIN revoluciones. El orden imperante no se cambia se mejora, gritan socialdemócratas y progresistas: EL CAPITALISMO.

Es impresionante los infinitos mecanismos que el capitalismo tiene para mutarse. Pero no puede controlar y menos desaparecer las contradicciones insolubles de su sistema. Crea sus propias contradicciones. La independencia de los Estados Unidos, la Revolución francesa y el Haití de 1804, pusieron en alerta al sistema colonial TRADICIONAL europeo: la revolución burguesa en marcha. La Revolución bolchevique de 1917 llenará de pánico a la burguesía mundial.

1929, La Gran Depresión en los EU, mostró que el capitalismo tiene los pies de barro, que su metabolismo se mueve por contradicciones, que hace mercancías, y también condiciones para su propia destrucción. Franklin D Roosevelt: 1933-1945 (Tres reelecciones) con su "Nuevo Ideal" o papel del Estado como salvador del capital privado, pero con dinero público, fue el héroe de estas jornadas salvadoras DEL SISTEMA. El Estado tiene que hacerse presente, orden en la pea: sanciones tenues a empresarios especuladores, inversiones públicas a cantaros (trabajo y circulación de mercancías), regulaciones de precios e intereses, más impuestos, subsidios y "más derechos" (esperanzas solo esperanzas) a los pobres, pues son ellos quienes lo produce todo, hasta su propia desgracia. En fin, EL MERCADO COMO SOLUCIÓN (EN VERDAD ES EL PROBLEMA). No pueden acabar con la pobreza es su hechura, pero si con los pobres. Con dinero del pueblo, los gringos ricos superaron su crisis (la del capital) y se hicieron más ricos: ESTADO DE BIENESTAR. Reformismo total. LOS PELIGROS QUEDAN CONFISCADOS (temporalmente). El "peligro" bolchevique fue contenido.

Para la economía gringa, controlar a sus competidores es crucial. Que Europa arda: HITLER. Los más de 35 millones de muertos que importan. De algo se tenían que morir. Destrucción de la infraestructura europea, haciendo colapsar su parque industrial, preparan las condiciones para que aparezca un super bigote salvador: EL PLAN MARSCHALL. Europa en sus manos. La OTAN es parte de esto. Ucrania es un engaño imperialista para mermar y controlar la economía europea. El Sionismo quiere un gobierno mundial único bajo su control. CONTINUARÁ….



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1183 veces.



Jesús M. Vivas P.

Profesor Universitario con 45 años de servicio docente. PhD en Historia, egresado de la Universidad Complutense de Madrid. Más de 700 Artículos publicados a nivel nacional e internacional, mas de 60 años en la lucha revolucionaria, soy Jesus "Chucho" Vivas

 jesusm_vivas@hotmail.com

Visite el perfil de Jesús M. Vivas P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: