Alí, Ruperto, el compañero, el viejo y el carajito

Cuando las Águilas se arrastren, cuando no se hable por hablar, cuando no exista el oprimido, entonces; le cantaré a la paz.

Ruperto está otra vez jodido, Juanita la lavandera, igual de jodida, el consuelo de los pobres, es la piel de su niña que huele a caramelo, caminar es difícil con los zapatos de mi trizteza y los techos de cartón, renacen de nuevo porque regresó la pobreza.

Yo no me quedo en mi casa porque al combate me voy y con el grito salvadoreño digo; ¡DALE!, porque si la lucha se dispersa, no habrá victoria popular en el combate. Total,,, siempre volará la idea aunque se pudran mis huesos y el miedo se echa en el hombro, la dignidad se lleva en la frente y pá lante carajito, compañero y tú igual mi viejo, porque los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos y a partir de este momento, es prohibido llorarlos...

¡Vamos! upa, ¡carajo!.. que para amanecer no hacen falta gallinas sino cantar de gallos.. ellos no serán bandera para arroparnos con ella y el que no la pueda alzar, ¡que abandone la pelea!.. no es tiempo de recular.. ni de vivir de leyendas,,, Es tiempo de echarle bolas Ruperto, Toca Luchar de nuevo..

¡Viejo!, esto es para ti, porque dicen que perro viejo late echáo y ya con Ruperto hablé. No te dejes engañar por los neoliberales y su nueva burguesía cuando te hablen de progreso, porque tú te quedas flaco y ellos aumentan de peso. Al ver al viejo descalzo, quise darle mis zapatos y me dijo; no hace falta, lo que importa es tu conciencia, no es importante el ropaje, sino distinguir a fondo, los que van comiendo dioses y defecando demonios.

¡Pá lante entonces viejo! Hay que armarse con la luz para vencer la oscurana, así lo enseñó Jesús, nuestro primer camarada."

¿Sabes algo viejo, tú igual mi companero y tú también carajito; que el pueblo no tiene culpa si lo engañan otra vez, pues dicen que el matacán muere mansito en verano, pero el pueblo es cuero seco. Si lo pisan por un lado, por el otro se levanta, por algo tiene la piel florecida de esperanza, pero dejando de ser ¡pendejo!, esa esperanza será verdad!.."

¿Y saben otra vaina? que los versos del pueblo pueden ser flores o balas, la bala que lo defiende o la bala que lo mata". Así pués, que no se pierda la alegria en los corazones de los oprimidos y vamos Pá Allá, pá lante, para que la lucha se levante con el canto necesario... .¡Vamos!,, ¡Dale!,,,,

¡Canta, canta compañero, que tu voz sea disparo, que con las manos del pueblo no habrá canto desarmado!..



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1627 veces.



José Luis Ibrahin Esté

Antimperialista. Siempre viajando... pero regresando a Falcón.

 josel_ibrahin2009@hotmail.com      @josel_ibrahin19

Visite el perfil de José Luis Ibrahin Esté para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Luis Ibrahin Esté

José Luis Ibrahin Esté

Más artículos de este autor