Inglaterra pretende toda nuestra patria y convertirnos en colonia

¡La pérfida Albión!

LAS INTENCIONES DE INGLATERRA SIEMPRE FUERON LAS MISMAS: APODERARSE DE VENEZUELA.

El historiador, abogado y político Pedro José Lara Peña, miembro de número de la Academia de Ciencias Políticas y Sociales de Venezuela, en conferencia dictada el 30 de julio de 1981, luego convertida en edición impresa (hist96), relata un episodio poco conocido de la historia y que deja en evidencia el talante, falta de escrúpulos y perversidad de los ingleses. Relata el investigador y académico venezolano que, terminada la guerra de secesión norteamericana, ante el surgimiento de una fuerte opinión pública en pro de la repatriación al África de los esclavos recién liberados, ese Gobierno inició gestiones para adquirir de las potencias europeas, algún espacio o territorio en el continente africano para enviar allí a sus antiguos esclavos. Enterado el gobierno británico de esto, entabla comunicación con los EEUU.

Son tan elocuentes, despreciables y delatoras las cosas que allí se expresan, que es imperdible nada de lo allí registrado.

El 23 de marzo de 1869 los británicos remiten una primera "Nota" al gobierno estadounidense, "concebida en los siguientes términos":

"Ha tenido conocimiento el Gobierno de Su Majestad Británica, que el Gobierno americano ha estado desde hace meses, realizando gestiones ante diversas cancillerías europeas, para adquirir un territorio al cual enviar los negros que quiere sacar de Norteamérica.

Extraña al Gobierno de Su Majestad Británica, que a pesar de que Su Majestad posee amplias posesiones en África, el Gobierno americano no se haya dirigido a él, para entrar en negociaciones.

Sin embargo, la presente Nota no se contrae a proponer al Gobierno Americano, ninguna cesión de territorio, pues el Gobierno de Su Majestad, no está interesado en deshacerse de parte alguna de sus posesiones en África. La presente Nota tiene por objeto proponer al Gobierno de Su Excelencia, una negociación distinta, que sirve sin embargo para conseguir los mismos fines que procura, y la cual pasamos a proponerle formalmente.

Al norte de la América del sur, existe un País llamado de Venezuela, que actualmente se debate en medio de la mayor anarquía, y cuyas "minor authorities" (menores autoridades), no pueden ni siquiera considerarse como sujetos de Derecho Internacional.

El Gobierno de su Majestad tiene interés en adquirir parte del territorio de este País, para establecer con él una nueva colonia, cuya capital sería Puerto España. Colonia que por el orden y el impulso que este Gobierno sabe imprimir a sus dependencias, así como por las riquezas del territorio, será sin duda una fuente de progreso para sus habitantes, y para el bienestar común de las Naciones americanas y de la Humanidad. El territorio que el Gobierno de Su Majestad está interesado en reservarse, está, tentativamente, circunscrito por una línea que se trazaría partiendo desde la desembocadura del Río Neverí en el mar, remontando su curso hasta sus fuentes y de esta serranía allí en línea recta, atravesando el Río Orinoco, se dirige en derechura a la frontera con el Brasil. El territorio restante al occidente de dicha línea, hasta la frontera de la República de Colombia, quedará propiedad de los Estados Unidos de América, para que envíen allí los negros, que actualmente quieren enviar al África, a un costo sensiblemente menor, reservándose el dominio permanente de ese territorio u organizándolo en la forma que mejor convenga a sus intereses.

Las acciones militares a realizarse para la ocupación de todo el territorio de Venezuela, se prevén sumamente fáciles y simples de desarrollar, dado el estado de impotencia y anarquía en que se encuentra. Su costo se estima no será superior a la cantidad de 20.000 libras esterlinas, que será dividido por partes iguales entre nuestros dos gobiernos." (hist96, p. 15-16)

La nota continúa, señala el autor, con otras consideraciones menos relevantes.

Ante el silencio de los Estados Unidos, los ingleses remiten una segunda nota al gobierno estadounidense:

"Extraña al Gobierno de Su Majestad Británica, que habiendo enviado al Gobierno de Su Excelencia una Nota, entregada por nuestro representante en Washington hace más de tres meses, con una propuesta de sumo interés, no haya recibido aún contestación, mientras continúan las gestiones americanas en Europa para obtener territorios en África.

Si lo que hace vacilar al Gobierno americano para dar una respuesta favorable a la propuesta que le fue hecha, es la repercusión de la opinión desfavorable que en las otras Repúblicas americanas pueda tener para su Gobierno la participación militar en la ocupación de Venezuela, el Gobierno inglés le manifiesta por esta Nota que está dispuesto a realizar por sí solo la acción militar requerida, si para ello cuenta con la aquiescencia del Gobierno americano. Le manifiesta además que está dispuesto a cumplir con los términos del reparto territorial propuesto, haciendo la debida entrega del territorio, una vez que nuestras fuerzas militares hayan terminado sus tareas de ocupación, y previa la entrega de 10.000 libras esterlinas, para sufragar la mitad de los gastos militares previstos." (hist96, p.16-17)

Pocos días después de esta segunda nota (julio de 1869) responde el Gobierno de EEUU a la Gran Bretaña, con otra nota que, en sustancia dice lo siguiente:

"El Gobierno de Su Majestad ha sufrido una equivocación al atribuir la demora de este Gobierno en responder las dos Notas anteriores a vacilación de nuestra parte, en la aceptación de las propuestas hechas. Debemos manifestarle que a este respecto no ha habido vacilación alguna. La demora en contestar sus Notas se debió exclusivamente a que cuando se recibió la primera, el presidente acababa de partir de esta Capital en viaje a los Estados del Oeste, de donde ha regresado hace pocos días; y el vicepresidente y el Gabinete juzgaron que no sería conveniente concluir los términos de esta respuesta, sin que de ello tuviese previo conocimiento el presidente.

En respuesta al fondo de la propuesta que le ha sido hecha, esta Gobierno hace del conocimiento del Gobierno inglés, que es principio indeclinable del Gobierno de los Estados Unidos de América, la doctrina expuesta por el presidente James Monroe en 1823.

En consecuencia, este Gobierno manifiesta formalmente al Gobierno de Su Majestad Británica, que no solo no coopera en la operación que se le propone en referencia al territorio de la República de Venezuela, sino que se le opondrá a ella con todos los medios de que dispone." (hist96, p.17-18)

Este episodio concluye definitivamente con el enérgico pronunciamiento, mensaje al Congreso de la unión, que realizara el para ese entonces presidente Ulises Grant en 1870, según relata Lara Peña.

Estadounidenses y británicos: ¡Hijos de una misma madre!

¿Tres meses para responder? … Sacaba cuentas y hacía análisis el Gobierno de EEUU, sobre si convenía o no.

¿Aplicación de la doctrina Monroe? … Al final EEUU le entregó el territorio Esequibo venezolano a los ingleses, en componenda y sin necesidad de usar las armas (como proponía Inglaterra) …. Esto lo podrán constatar en otra entrega o separata del trabajo NEV, que próximamente les haré llegar.

Nota: Los subrayados que aparecen en las citas textuales son de mi autoría.

Las citas bibliográficas acá (hist96), se corresponden con la obra:

(hist96): CONTROVERSIA SOBRE LA GUAYANA ESEQUIBA. Pedro José Lara Peña. Conferencia brindada el 30Jul1981 ante la Academia Nacional de Ciencias Políticas y Sociales de Venezuela. Editorial Arte, Caracas, 1981.

Breve reseña de Pedro José Lara Peña:

Nació el 29Jun1913 en San Sebastián de los Reyes, Aragua. Abogado, político, historiador, legislador, profesor universitario. Católico practicante. Individuo de número de la Academia Nacional de Ciencias Políticas y Sociales. Ministro de Agricultura y Cría entre 1950 y 1952. Cofundador de la Unión Nacional de Estudiantes (UNE) en 1936 y de COPEI en 1945. Experto en temas fronterizos. Ardoroso defensor de la territorialidad venezolana; se opuso a la entrega de territorio venezolano a Colombia, durante el proceso de deslinde con nuestro hermano país en 1941. Defensor también de nuestro territorio Esequibo. Presidente del Frente Pro-Defensa de la Integridad Territorial y la Soberanía de Venezuela; presidente y fundador del Instituto de Estudios Fronterizos. Autor de muchas publicaciones. Señalaba que el Acuerdo de Ginebra es una obra maestra del imperio inglés, "es una rosca aislada en la que gira un tornillo sin apretar jamás". Murió en Caracas el 21Jun2001.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1926 veces.



Inocencio Soto C.

Ingeniero Forestal

 ingenieroisoto@gmail.com

Visite el perfil de Inocencio Soto C. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: