Armaron la trampa y nos montaron en la olla…Y ahora, ¿Qué hacer?

Contra todos los que vemos porque con esa gente no se puede dialogar, solo debemos derrotarlos, fuimos a México y ellos aceptaron, se comprometieron, FIRMARON para pedirle a los gringos que desbloquearan 3.200 millones de dólares de los que por orden de ellos, los traidores de la oposición fascista venezolana, los gringos nos habían robado.

Con la eficiencia de su aparato comunicacional, el enemigo se encargó de que todo el país se enterara de que venía platica y para resolver problemas sociales, como lo había determinado el gobierno de Maduro, así que gremios y sindicatos se pusieron alertas, algunos hasta agallúos, para ver cómo agarraban algunos beneficios de esos reales que llegarían, sobre todo y con justicia a nivel de sueldos.

Y aquí sí se mostraron las cartas: los que pidieron las sanciones contra su propio país y que ahora firmaron para que se desbloquearan los bloqueos que ellos mismos habían solicitado, ahora se hacen los suecos y no se ve movimiento alguno para desbloquear nada, es decir, lo que se robó el imperio, robado sigue, en tanto ellos, quienes provocaron toda esta situación, ahora aúpan que los trabajadores hagan paros, huelgas, marchas contra el gobierno del presidente Maduro. Porque el plan fue siempre entusiasmar a la gente para luego echársela encima al gobierno, exigiéndole una tajada de una plata que no ha llegado ni se ve que pueda llegar, porque el único fin de esta nueva mentira era ver si, de acuerdo a lo que esperan los gringos, ahora si pueda haber un terrorismo guarimbero exitoso para ellos en Venezuela. De nuevo quemados vivos, de nuevo degollados por alambres de esquina a esquina y todo lo demás.

El razonamiento, según ellos, es fácil: si el país se está arreglando y ahora empieza a llegar platica, pues que nos la den, ya que nos tocaron las duras, ahora que nos toquen las maduras.

Muy injusta situación para Maduro

Nicolás, al que le decían "maburro", ha logrado que el país no solo siga existiendo, si no que hoy tiene el mayor crecimiento económico de las Américas… contra viento y marea, pero sobre todo contra más de 900 sanciones ILEGALES, intentos de invasión, intentos de asesinatos. Millonarios robos de activos de Venezuela en el extranjero y hasta golpes de estado, que eso fue lo que pasó cuando se tomaron una base militar "por fuera" según con gracia lo calificó una periodista de ellos desde Miami. Pero na´más eso, Nicolás logró que se siguieran pagando los sueldos, los oportunos bonos y los bajos costos en los servicios, como electricidad, el metro, etc, se mantuvo la bolsa CLAP y ahora con productos nacionales, incluido lo cárnico, se utiliza para mover el músculo productivo nacional. Contra todo pronóstico de los diarios del imperio, mientras en Colombia de Duque había más de 270 mil muertos por Covid y en Brasil de Bolsonaro los muertos eran sobre 600 mil, en Venezuela, todavía no llegamos a apenas 6 mil, salvando de ese dolor a miles de familias venezolanas. Aquí se hicieron esfuerzos tan grande como alquilar hoteles para cubrir las necesidades de cama de los enfermos, entre otros, todos esfuerzos que significaron plata cuando no la había. ¿En algún otro país se hizo algo semejante?

Todo lo cual significa un éxito que Estados Unidos no puede soportar, sobre todo después que se le vino abajo su presidente títere el Juan Alimaña ese.

Así que apostaron a la inconciencia de la gente, inconciencia en la que caen hasta algunos bien intencionados, por desesperación, por credulidad ante el mensaje enemigo, creyéndolo bienintencionado.

Así las cosas entonces, los que pidieron en traición las sanciones ilegales contra Venezuela, y luego hicieron trampa al pedir diálogo para luego no ejecutar lo firmado, esos mismos nos están soliviantando la población, con riesgo de hacernos perder todo lo recuperado, que no es poco.

Y entonces, qué hacer..?

Mientras se mantenga la delincuencia del dólar del diablo, con la complicidad de los Estados Unidos, no hay como arreglar eso, ni que anclemos el Bolívar al fondo marino.

Y me permito opinar que es hora de dejar de buscar milagros y hacer lo que hay que hacer, aunque lo dije en diciembre y no me pararon, por supuesto, porque esta solución no es palabrería mágica si no trabajo y más trabajo.

Hay que relanzar todo sistema que el gobierno haya inventado para vender los alimentos directamente al pueblo, como mercal por ejemplo, porque si no, todo aumento o bono o dinero que se le asigne a nuestro pueblo, será engullido por los comerciantes mayoristas y minoristas traidores, que le obedecen al dólar today y no al Banco Central. Solo enfrentando la situación con soluciones de guerra, vamos a salvar a los nuestros de las garras de la especulación, con todo lo que haya que hacer, desde controles de guerra para que ningún infiltrado o compañerito venga a agarrarse lo que no es suyo, full transparencia y full efectividad. Ahora tenemos mercados accesible en Colombia y Brasil, no debemos permitir que esos avances en pollo, carne y todo lo demás sea para que lo corruptos hagan fiesta, y menos lo que estamos logrando producir en el país, años predicándolo desde la cuarta república incluso, y solo con Maduro lo hemos logrado, tener una economía que nace del trabajo y no del petróleo que diosito nos regaló.

La situación es esa, pues: o agarramos el toro por las hastas, o nos agarrará el burro y bien agarraos. Y por favor, entendámoslo a tiempo antes de las elecciones. Cuando Daniel Jadue nos contó que en Recoleta habían pasado de 12% al más de 60%, yéndose a trabajar con los más pobres de los pobres, atendiendo a la más pata en el suelo, dijimos que era un buen ejemplo a seguir. Bueno, hagamos eso, sin dilación y sin sacarle el rabo a la jeringa.

Tenemos un partido de gran militancia y buenos aliados. Tenemos una juventud mayoritaria y valiente. Tenemos un pueblo honesto dispuesto a brindar su aporte. No permitamos que por falta de audacia o realismo tomen ventaja los traidores pitiyanquis. No podemos perder la Patria después de haberla salvado. Ni más ni menos le ganamos este pulso al imperio. Ahora, no podemos optar entre vencer a morir. Necesario es vencer ¡y venceremos!





 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1901 veces.



El Tano Yea

Poeta inurbano, diseñador gráfico. Integró el equipo de comunicaciones de La Moneda cuando el presidente Allende en Chile. En Venezuela, diseñador de los empaques de los productos Casa, que se venden en Mercal. Coordinador de Abrebrecha-UCV. Del Colo-Colo en Chile y del Zamora en Venezuela.

 abrebrechaucv@yahoo.com      @eltanoyea

Visite el perfil de El Tano Yea para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: