En Absoluto

Racismo estructural

Comienza el 2023 y debe ser un año para consolidar el gran cumbe nacional y seguir luchando contra la discriminación racial y la desigualdad étnica. Mucho ha ocurrido contra la revolución de Hugo Chávez que dirige Nicolás Maduro, golpes, guarimbas, segregación, la iglesia católica convertida en factor político, la oposición retoma la agenda guarimbera disfrazada de protesta y corresponde a la nueva época, la gran tarea de aglutinar rumbo al 2024.

Debemos continuar el proceso de construcción que permita entender la diversidad entre nosotros, que existen blancos, indios y negros, aceptarnos y reconocernos, tumbar el discurso perverso del mestizaje que incluso habla de pelo malo cuando la verdad es que el pelo de negro, es diferente, debemos salir de la herencia colonialista, que aún hoy, nos fustiga. Escuchar a la oposición decir que en Venezuela no existe racismo, es como creer que el gobierno de Guaidó, era real.

Montemos tareas organizativas desde el movimiento Afrodescendiente que permita discusiones públicas y en cualquier escenario, sobre el racismo estructural, ya está bueno de maltrato al negro aquel.

Dice Diana Gómez; la raza fue un mamotreto que se inventaron los conquistadores para manipular y lograr sus objetivos de consolidar el capitalismo a través de la esclavizada mano de obra gratuita y tener a nuestras negras para su inhumano placer sexual, sin consentimiento de ellas. De esa raza, dependía el buen vivir de los europeos. El racismo estructural está fundamentado en la desigualdad socioeconómica, cultural y de participación política. Hoy 2023, cuesta que reconozcan a un diputado afro, a un concejal y hasta un ministro afro. El cimarrón Aristóbulo, luchó siempre contra el racismo estructural.

Lo ocurrido con Figuera en el este de Caracas, en tiempos de las guarimbas opositoras, evidencia los niveles de racismo estructural que aun hoy sufrimos, lo quemaron porque era negro y parecía chavista, nadie pago y algunos celebraron quemar al negrito, un despliegue exacerbado de racismo incluso contra afros que aspiren dirigir y gobernar.

Insistir en que el tema afro, está relacionado solo con un sarao, con una comelona o una asamblea debajo de una mata, es alimentar ese racismo estructural del que venimos hablando, el peo es político, es de organizarnos para asumir espacios y profundizar nuestras luchas, para condensar el cumbe nacional y se nos reconozca en el preámbulo de la constitución, se evalué un ministerio afro y una vicepresidencia afro en el psuv, aunque también para la rebeldía del tambor y sostener nuestras culturas. Son nuestras manifestaciones, pero debemos sumarlas todas y superar el racismo estructural.

Concejales, legisladores, alcaldes, jefes de Ubch, de calle y comunidad, voceros de la clase obrera y comuneros afros, todo un equipo en cada rincón del territorio para construir el cumbe nacional que nos permita tumbar las pretensiones del racismo estructural y como decía Aristóbulo; La igualdad no es posible sin el reconocimiento de la diversidad, hay que ir mas allá de la hipocresía y los prejuicios y avanzar por encima del racismo estructural.

A lo interno: PARANGARICUTIRIMICUARO



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2143 veces.



Horacio Alarcón Basabe

Dirigente del PSUV

 alarconbasabe@gmail.com

Visite el perfil de Horacio Alarcón Basabe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Horacio Alarcón Basabe

Horacio Alarcón Basabe

Más artículos de este autor


Notas relacionadas