A Tamara Petkoff Salas, no pretendas tapar el sol con un dedo

Yo respeto mucho tus sentimientos por tu familia, el amor que le profesas y la defensa que haces de ella, pero una cosa es cierta, aunque no quieras reconocerlo, ni tu padre, mucho menos tu tío Teodoro nunca demostraron ese supuesto amor por Venezuela, mucho menos valores de solidaridad, hermandad y sentido de justicia social, sobre todo cuándo el vagabundo de tu tío en contubernio con la CTV, y FEDECÁMARAS, le arrancaron al trabajador venezolano, el único mediano respaldo económico que tenía, arrebatándole las prestaciones sociales, eso sin contar con su participación protagónica en una componenda para poner de rodillas a nuestro país con las mal llamadas privatizaciones de todas las empresas del estado y que afortunadamente y gracias al pueblo venezolano y a Dios, la llegada al poder del hoy Presidente Chávez, dio al traste con esa puñalada artera que hubiéramos recibido, sobre todo los mas excluidos. No olvides nunca lo que sucedió con VIASA y como tu tío se refirió a ella cuándo dijo que “a VIASA había que echarla a la poceta y bajarle la palanca”. VIASA, que era una empresa exitosa y también bandera de Venezuela reconocida en el mundo, que por cierto fue su hijo, el único trabajador de VIASA que cobró su liquidación.

Recuerdo claramente como si lo estuviera viendo cuándo dijo tu tío que: “Con el nuevo régimen de prestaciones, en adelante el venezolano va a andar con la cartera llena de billetes”. Eso lo dijo tu tío burlándose de todos los trabajadores. Por otro lado resulta muy extraño que, cuándo tu padre y su hermano estaban supuestamente en las guerrillas, en un país donde se desaparecía, torturaba y asesinaba a tanta gente, ellos estuvieron presos y nunca recibieron ni una cachetada, además de que Teodoro se escapaba de las maneras más insólitas.

Con todo respeto Tamara, pero existen muchísimas razones para poner en duda, esos principios de solidaridad, de hermandad y sentido de justicia social, de los cuáles hablas, tanto de tu padre como de tu tío, que de paso, ese tío tuyo cuándo habla lo que refleja es una inmensa soberbia y arrogancia que se cree dueño absoluto de la verdad, aparte del desprecio que siente por el venezolano humilde. Teodoro Petkoff es una basura, es mugre y no le digo rata porque las ratas son más nobles que ese individuo y las ofendería. Tamara, tú deberías tratar de averiguar y explicar como fue el negocio ese donde tanto tu padre como tu tío, resucitaron a tu abuela para validar el poder que les había otorgado, años antes de su muerte.

Ahora es muy fácil decir que los muertos no pueden defenderse. Lo lamento pero los Petkoff, no han hecho nada noble por éste país que le abrió sus puertas, para que se burlaran aprovecharan de su nobleza, como diría el Chapulín Colorado. ¿Cuál crees tú, es la razón del gran nivel de rechazo que tiene ese individuo dentro del pueblo venezolano?

arno@intercable.net.ve


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7908 veces.



Arnó Martinez


Visite el perfil de Arnó Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: