El madurismo deviene en Lacava

Lacava será, en un futuro muy cercano, el genuino representante de los antivalores del madurismo: la demagogia hecha símbolo, el avatar de muchos deseos reprimidos. (Ver animación aquí: https://www.instagram.com/ntn24ve/?utm_source=ig_embed&ig_rid=756ff08c-2486-4ab0-a042-9809540d0329)

Ahora que ha muerto Chávez (y Maradona) la vulgaridad y la demagogia se dan la mano en la escasa imaginación de un personaje como Lacava, y se exhiben en una animación ridiculizando el esfuerzo hecho por Chávez para cambiar nuestra mentalidad y nuestra cultura, rebajándolo con esa grosería a su pobre nivel cultural y mental. El tipo se cree héroe y no tiene ningún pudor en mostrarlo; como diría Maduro, "ningún complejo". Afortunadamente la mayoría no es tan tonta como para ver, ni siquiera como una gracia, esa cosa tan grotesca. Lo más cercano a "eso", a ese deseo de Lacava, es el Súperbigote, sin embargo, ese muñeco sí es parecido a su original, es de plástico y lleno de aire, el resto es puro deseo.

Quién diría que Lacava iba a ser el destino ideológico del madurismo, el resumen de sus pasiones. No nos extrañe que se convierta en el líder sentimental de Somos Venezuela y de la juventud del PSUV. Es indignante, se siente pena ajena al ver esa animación bufa. Pero eso es lo que hay.

Dejar pasar como una gracia estas tremenduras de Lacava es avalar la ausencia de contenido político de esta antirevolución, es como declarar "somos tontos y sin complejos". El madurismo incapaz de comprometerse con el ideal socialista, de practicar el humanismo y difundirlo con el ejemplo, deviene en héroes de comiquitas, avatares, seres insustanciales, con o sin animación o muñecos, los cuales son el resultado inevitable cuando no se tiene nada dentro, ideas, voluntad, carácter, ¡nada!.

El esfuerzo que desgastó a Chávez tratando de convencer a todos, al mundo de la necesidad de transformar la sociedad, lo capitalizan para fines electorales nada más, y luego se burlan. El maestro Chávez es degradado a historieta, y el otro se convierte, por su propia voluntad, en superhéroe de plástico, no pudiendo definir claramente su carácter. Este es un gobierno sin carácter.

Desde el comienzo, muerto Chávez, se mostró ambiguo, timorato, llegando a falsificarlo todo, llamando socialismo lo que fue y es una conciliación con el capitalismo, un liberalismo disfrazado, velado, liberando precios, restituyendo propiedades confiscadas a conspiradores, tierras y empresas socialistas a privados oportunistas que ahora se los llama "burguesía revolucionaria". Y al tiempo se aferraron a la imagen de Chávez para poder ganar elecciones, para engañar a los incautos, desde gente sencilla de la calle, pasando por ex guerrilleros hasta académicos, estudiantes etc., los mismos que se creen el cuento de que "revolución socialista" y "guerra económica" son dos cosas distintas, que mientras haya guerra económica se tiene que detener el socialismo; que si hay sanciones y bloqueo entonces hay que entregar nuestra soberanía a EU, dolarizar y privatizarlo todo, hasta el paisaje. No es extraño que ahora se conviertan en comiquita, porque desde el comienzo fueron "pura comiquita".

Lo que está pasando en nuestra sociedad es histórico. Mientras en Europa la gente sale a la calle a protestar por el aumento de la vida, de la gasolina, de la energía, en la Venezuela democrática y capitalista de Maduro se ha domeñado tanto a la gente que, con sueldos de hambre y sin poder alimentarse bien no ha sido capaz de rebelarse contra este estado de demagogia, de mentiras y promesas vanas, y encima calándose la burla de los payasos de Lacava o el súperbigote de Maduro; cagándose en nuestras almas. ¡Hasta dónde puede soportar un pueblo tanta humillación, tanta indignidad!

¡Verga!, ¡no queremos más comiquita!, ¡Que se vayan todos!... ¡No queremos diálogos con acuerdos secretos o "silenciosos", no queremos el consenso de las dos derechas, la madurista y la gringa; no queremos que EU decida cuándo producir petróleo, que se liberen los trabajadores presos, que se le dé espacio al chavismo auténtico para hacer cambios políticos sin traumas de violencia! ¡No más burlas! ¡Exigimos respeto!

¡POR LA REBELION CHAVISTA!, ¡VOLVAMOSA Chávez!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1802 veces.



Marcos Luna

Dibujante, ex militante de izquierda, ahora chavista

 marcosluna1818@gmail.com

Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: