El proceso, la novela de Kafka que trata de tribunales con decisiones absurdas

1

El proceso, de Frankz Kafka, escrito en 1914 y publicado 1925, es una obra que profetiza lo que será la vida del hombre sometida a fuerzas sociales superiores a su capacidad para entenderlas y poder luchar contra ellas. Porque la superioridad de estas fuerzas radica en la magnitud de su malignidad proteica que la hace impredecible.

2

El personaje principal de la novela, Josef K, es arrestado, seguramente por una calumnia "sin haber hecho nada mal". De allí en adelante la escritura tendrá una estructura escarpada, vertiginosa y absurda como la de las pesadillas , y que ha dado origen al adjetivo "kafkiano": nadie sabe nada del proceso judicial, ni los jueces ni los guardias que lo apresan. Esto últimos sólo cumplen órdenes.

3

Por todos lados hay espías, soplones, testigos. Los tres guardianes que acompañan a K son también sus compañeros de trabajo. Son muy mal pagados, pero muy obedientes. El proceso es toda una humillación extemporánea : transcurre los domingos, precisamente cuando no hay despacho judicial, en una edificación parecida más a un hospital que a un tribunal (¿Justicia enferma?). Se cita al reo, pero no se sabe si se instruye la causa. Todos visten de negro, ta vez porque la justicia está muerta o de luto. Los vigilantes roban a los acusados.

4

Durante el juicio, Josef K trata de defenderse, aunque no sabe de qué ni contra quién, y afirma que "no quiere alcanzar ningún triunfo retórico". En la sala del juicio, ubicada en una casa de familia, no se ve la salida porque la neblina la oculta.

5

El juez de la causa habla y consulta con mucha atención y solemnidad sus libros de leyes. Luego K revisa los libros: viejos, rotos y sucios. En la portada del primer libro están un hombre y un mujer desnudos ( ¿Justicia prostituida?) . Otro libro es una novela, y K piensa: "Los hombres que leen estos libros son los que van a juzgar".

6

Josef K trata de salir del tribunal entre los ujieres mal vestidos que dicen que los acusados "son muy sensibles", pero teme perderse porque hay muchos pasadizos . K quiere saber la fecha del próximo interrogatorio, pero no obtiene clara respuesta. K se siente mareado.

7

El tío de K, Albert, está muy preocupado porque sabe que el proceso será largo y extensivo hasta los familiares. Sabe, además que proceso incoado, es proceso perdido. El tío propone a K esconderse en el campo, pero K razona: "Si huyo, soy culpable.

8

No se respeta la presunción de la inocencia, pero se supone que el castigo es justo como inevitable. Los abogados defensores no tienen acceso al expediente. No existe el concepto de cosa juzgada ni la noción del debido proceso. El derecho y el absurdo proceso judicial están en constante contradicción. El acusado no está preso, sólo está resguardado. No hay orden de arresto, pero igual hay persecución. La defensa no es permitida por la ley, pero si tolerada. Porque los defensores no son necesarios en un juicio secreto. Lo de K no es un arresto , sino un allanamiento de morada.

9

Un solo verdugo puede sustituir a todo un tribunal.

10

Un pintor de jueces, conocedor de los procesos le explica a K cómo puede terminar el suyo: primero puede ser absuelto con un posterior arresto que termina nuevamente en absolución y arresto. La segunda variante es una absolución aparente; y, la tercera es el aplazamiento en el cual el proceso se encuentra siempre en la primera fase. En todos los casos el proceso será siempre una incertidumbre.

11

Al final en El proceso kafkiano no hay una sentencia, pero igual Josef K es ejecutado a cuchillo por dos gendarmes.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 781 veces.



Edgardo Malaspina

Médico. PhD en Medicina. Docente universitario y poeta.

 edgardomalaspina@gmail.com

Visite el perfil de Edgardo Malaspina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: