¡Oh My God! No es Venezuela, es gringolandia...

No nos alegramos, más bien nos llenamos de tristeza al ver que ocurren estas cosas en la meca del capitalismo mundial; lo lamentamos porque las víctimas terminan siendo el pueblo, y con más fuerza, el pueblo humilde quien padece con mayor rigor la escasez; de eso nosotros conocemos bastante. Podemos decir que la diferencia sólo estriba en la causa; en el caso estadounidense: la pandemia que azota a la humanidad entera, en nuestro caso, aún sin pandemia, la causa es el bloqueo económico, el robo, las medidas coercitivas y todo lo que rastreramente el imperio nos ha causado con su prepotencia y "manifiesto destino". Pero resulta paradójico que la meca del capitalismo no haya podido prever con sus adelantos las cosas que han causado la pandemia. Esto nos deja claramente un mensaje: el capitalismo no resuelve los problemas de la humanidad, el sistema capitalista se hunde en la negligencia, la inconsciencia e insensibilidad; el individualismo y "la ley de la selva" se impone en un sistema donde aflora la mediocridad de un modelo que por su naturaleza está condenado a no servir para lo humano. Leamos... https://www.noticierodigital.com/2022/01/omicron-causa-desabastecimiento-en-supermercados-de-eeuu/

En la mente de quienes nos atacan el tema de la escasez de alimentos e insumos básicos para la vida ha sido motivo de "orgullo" de "la eficiencia" de las medidas imperialistas contra esta patria, es decir, de lo causado por las decisiones políticas de una élite que poco o nada le importa la felicidad de un pueblo. En pocas palabras, la escasez de alimentos y productos en Venezuela durante largo tiempo se pudo evitar con decisiones de quienes dirigen la capital del imperio. Pero como ellos mismos lo reconocen; "hacer llorar la economía venezolana" era "necesaria" para imponer su prepotencia y doblarnos la cerviz a niveles de súbditos. El pueblo veenzolano lamenta de corazón el sufrimiento de cualquier pueblo del mundo, nos duele de verdad verdad, pero ese mismo dolor e indignación nos empuja hacia una interrogante: ¿Por qué ocurre esto en un país desarrollado? ¿Por qué una economía tan poderosa se deprime de tal manera que llega a estos niveles? La respuesta es una sola: el modelo capitalista es un fracaso y solo la vía del socialismo, nosotros decimos, el bolivariano y chavista, es la gran solución para la humanidad. ¡claro! no somos tan estúpidos para creernos dueños de la verdad del universo, pero lo que hemos hecho deja una enseñanza que trasciende nuestras fronteras físicas como estado nación.

¿Cuanto gasta EEUU y sus corporaciones en armas, saboteos, chantajes y guerras en todo el planeta? Esta debería ser la interrogante nacional de todo el pueblo estadounidense. Un pueblo laborioso, buena gente, trabajador pero esclavizado por una forma de ver el mundo equivocada de una élite mafiosa y dictadora que se apoderó de todo el poder y los recursos con que ese pueblo y muchos otros en el planeta serían felices y prósperos.

La pandemia que vivimos está produciendo cambios en muchos sentidos; la forma de ver la vida tendrá un antes y un después. Hay una propuesta humanista que surge de esta patria bolivariana. Una propuesta basada en la producción de bienes y servicios para la existencia feliz de la gente, sin estrambóticas acumulaciones de riquezas en pocas manos. La creación de una sociedad capaz de ver en el otro un hermano y no un enemigo. Pero esto es "un delito" para las élites estadounidenses. Para Trump, Biden, Story y Marco Rubio. Parte de quienes son los líderes de los ataques sistemáticos a la economía venezolana y a toda iniciativa de independencia. También lo es el nobel de la paz Obama... ¡Qué paradoja! La paz de las cañoneras, la paz de los sepulcros que pretenden aplicarnos con la operación Gedeón, la salida y ahora el gobierno interino del pelele guaidó y cia.

Imaginemos un mundo en donde las cúpulas que gobiernan ese gran país cambien de su filosofía de la dominación y el sometimiento por una de verdadera libertad. Imaginemos un gran país, como lo es en esencia, contribuyendo al crecimiento y desarrollo de la humanidad en vez de contribuir a su destrucción. Sería posible entonces el paraíso terrenal; ya la felicidad no sería obra de insondables especulaciones sino de realidades cotidianas. Tal como están las cosas eso es como: pedir demasiado. Pero al menos ese poderoso imperio debería ser menos mezquino y preocuparse más por sus propios ciudadanos. El pueblo estadounidense tiene muchas cosas que aportar a la humanidad, pero tendrían que tomar el poder y echar a los halcones que gobiernan para las élites. Hay un dicho que señala: "no hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista". Pues la humanidad ha resistido mucho más, pero con la crisis que se produce en el mundo capitalista pareciera que se está a las puertas de algo nuevo... ¡Ojalá y dos quiera que así sea!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 691 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: