Valores, moral y ética: sus conceptos y práctica en Venezuela (I)

"El sentido moral es de gran importancia.

Cuando desaparece de una nación,

toda la estructura social va hacia el derrumbe". ALEXIS CARREL

"La consecuencia de tus actos, son la evidencia de tus valores". CONY FLORES

"Los legisladores necesitan ciertamente una escuela de moral". SIMÓN BOLÍVAR

El tema del título lo abordaré en dos partes. En este artículo (I), me propongo resumir lo que se entiende por Moral, Ética y Valores. En el artículo número (II), entre otros, analizaré la práctica diaria en Venezuela de estos principios por los diferentes grupos e instituciones. Es decir, los representantes de las instituciones y los ciudadanos venezolanos.

Las personas que leen mis artículos habrán observado que los temas desarrollados en los mismos, poco se refieren al acontecer diario de la política o temas aislados de otra índole; en cambio, varios analistas, normalmente, tratan temas cotidianos sobre política, contrastación de puntos de vista de los políticos, declaraciones, análisis electoral, salarios y economía en general, algunos de ellos muy acertados y con notable profundidad, agudeza y hasta fina ironía.

En mi caso, hasta ahora, he centrado mi interés en analizar algunas de las causas por las cuales el país se encuentra en esta dura y difícil situación y, desde luego, como pudiéramos tratar de superarla. Por lo tanto, no solo intento identificar, de acuerdo con mi visión, las causas raíz por las cuales no hemos logrado progresar a nivel país y ciudadanía. También presento posibles soluciones, o vías para una solución, que nos pudiera conducir a mejorar globalmente como país, a nivel económico y social.

Entendiendo que esta globalidad debería abarcar la política, lo económico, la educación, la investigación y desarrollo tecnológico, la industrialización, todos los servicios, vías de comunicación, medios de transmisión de datos, la sanidad, los actuales hábitats, medios de comunicación, aplicación efectiva y justa de la justicia, seguridad ciudadana, economía en general, así como, el permanente ejercicio diario de la ética y la moral por todas las instituciones y sus representantes, incluyendo a todos los ciudadanos.

Tal vez la carencia y, en muchas situaciones, la poca o nula práctica de los posibles valores de nuestra sociedad y el consiguiente apego a un proceder ético-moral, sean elementos de uso diario en la conducta institucional y ciudadana, agravando aún más nuestras penurias.

¿QUE ENTENDEMOS POR VALORES, ETICA Y MORAL?

Valores

"Axíos" es en griego un adjetivo que denota lo valioso de una cosa o persona. La axiología es la teoría de los valores, la cual consiste en una investigación de esos ideales que motivan a los hombres a juzgar las cosas como buenas y malas; bellas y feas; verdaderas y falsas. Tres tipos de valores integran el campo axiológico: valores éticos, estéticos y lógicos.

Los "valores éticos" son los de mayor incidencia en nuestra vida; los mismos orientan la labor de los moralistas, legisladores y jurisconsultos.

Los valores económicos son los únicos que pueden ser negociados, encerrados en cajas fuertes y robados. La teoría de los valores nació en los bancos y casas de bolsa. Los valores éticos, estéticos y religiosos, sin duda alguna, no pueden competir con el dueño de numerosas conciencias, ese gran señor que es "Don Dinero".

Entendemos por "valor" aquellas cualidades o características de los objetos, de las acciones o de las instituciones, atribuidas y preferidas, seleccionadas o elegidas de manera libre, consciente, que sirven al individuo para orientar sus comportamientos y acciones en la satisfacción de determinadas necesidades.

Los valores no son infundidos misteriosamente en nuestra personalidad. Poco a poco, bajo la ley biológica de la temporalidad, se van encarnando en nuestro ser. Está comprobado que la familia en la cual carecen de valores, de moral y ética, los niños que serán adultos en un futuro, en la mayoría de los casos llegan a ser personas insensibles, deshonestas, inmorales y hasta delincuentes.

Podemos afirmar que los valores son guías que orientan la conducta y la vida de cada individuo y de cada grupo social. Ya el Libertador Simón Bolívar sentenció: "Moral y luces son nuestras primeras necesidades" ¿Qué mensaje nos legó con esa afirmación? Que ninguna sociedad organizada podía o debería prescindir de reglas éticas y morales para subsistir; pero que sin luces, es decir, sin una educación completa, satisfactoria y generalizada tampoco.

Los valores determinan el comportamiento, el estilo de vida y la personalidad del ser humano en sociedad y en especial en las instituciones gubernamentales, empresariales, educativas, medios y familiares entre otras.

El sistema de valores viene a ser una estructura cognitiva compleja que implica dimensiones conductuales en función de concepciones de lo que se desea en la realidad social.

Partiendo de estas apreciaciones, podemos afirmar que por su complejidad existen tipos de valores y entre ellos se destacan los individuales, profesionales, organizacionales, globales, terminales, instrumentales, siendo todos ellos importantes a lo largo de la vida en función de las experiencias y reflexiones para la estabilidad de la sociedad.

En conclusión, los valores son guías que orientan la conducta y la vida de cada individuo y de cada grupo social.

El Dilema Moral

¿Qué somos y que debemos ser? No hay libro por muy sabio y muy santo que sea, que nos lo diga. La cuestión de la moralidad o deber-ser del humano y su sociedad. El deber-ser esta unido al ser del hombre ya que el hombre tiene derechos y deberes; si solo tuviera derechos, sería un dios; sin lo uno y lo otro no sería más que un borrego. Kant afirmó que somos necesariamente morales o inmorales en todo aquello que dependa de nuestra personal decisión. Sin duda alguna, somos responsables de cuanto hagamos libre y creativamente con nuestras cosas y situaciones. Parodiando a Sartre: estamos condenados a ser morales e inmorales.

La sabiduría no solo es arte de pensar; no solo implica conocer los límites de la razón; no solo es estar conscientes de nuestra finitud. La filosofía ha sido siempre un arte de vivir; es tener la capacidad de decidir recta y correctamente, así como de asumir la responsabilidad de las decisiones. El ser humano se forja un camino, el cual construye con sus decisiones, escribiendo su personal historia de bondades y maldades.

Juan David García Bacca en su libro "Elementos de Filosofía" (1981. Ediciones biblioteca UCV), nos introduce el tema de la moral afirmando que "el rosal esta para dar rosas; nadie le exigirá que deba dar claveles…". El rosal no tiene deberes hacia las rosas; produce las que puede y del color que sean. El rosal es perfecto con solo que sea rosal. Lo mismo ocurre con los animales, el león mata por instinto; está programado para esa función, no tiene remordimientos ni dilema ético-moral alguno. El león es perfecto como es. Sin embargo, el hombre, aunque esté físicamente perfecto no se tiene por enteramente perfecto hasta que cumple con sus deberes. El hombre desea y se propone hacer mucho más de lo que naturalmente es. El hombre moralmente bueno añade a la "perfección física la perfección moral".

García Bacca agrega que el hombre para ser moralmente bueno es preciso que practique cosas buenas, que las practique libremente, y que las practique habitualmente, con virtudes. Ya que quien haga actos buenos sueltos no tiene la bondad asegurada y firme; los actos sueltos buenos no le hacen a uno bueno de verdad, sino bueno de paso, inseguro, no de fiar.

La definición de moral comprende aquel conjunto de valores, principios, normas de conducta, prohibiciones, entre otras, de un colectivo que forma un sistema coherente dentro de una determinada época histórica y que sirve como modelo ideal de buena conducta socialmente aceptada y establecida. Por lo tanto, los valores morales son territoriales; pueden variar y de hecho varían entre las diferentes sociedades. El paso del tiempo también puede ejercer cambios morales en las sociedades dependiendo de su evolución. Por ejemplo, los derechos humanos ha sido una conquista de los pueblos organizados en una institución representativa de los mismos.

Ética y Moral

La ética, en cuanto teoría de la moralidad, linda con importantes sectores de la realidad: el derecho y la administración de la justicia, entre otros.

García Bacca, en su libro antes citado, nos dice que la ética rigurosamente considerada, equivale a saber que son los valores; así estudia lo que es el bien, qué es lo que hace que los bienes sean bienes, qué es virtud, qué es felicidad, cuál es el sumo bien…, todo ello en plan filosófico, especulativo. La ética es una parte de la filosofía; y se puede ser perfectamente moral sin saber ética, como se puede comer el pan, sin saber de qué y cómo se hace.

Podemos afirmar que la "moral" y la "ética", son disciplinas normativas que definen el bien y el mal y orientan al individuo hacia los valores. Sin embargo difieren en lo siguiente: la ética se basa en la razón y depende de la filosofía. Por otro lado, la moral se apoya en las costumbres, viéndose conformada por un conjunto de elementos normativos que la sociedad acepta como válidos y, en consecuencia, dignos de ser practicados. Precisemos algo más ambos términos:

La ética, sin embargo, no prescribe ninguna norma o conducta, ni manda o sugiere directamente que se debe hacer. Su cometido es mediato, no inmediato y consiste en aclarar que es la moral, como se fundamenta racionalmente una moral y como se ha de aplicar esta posteriormente a los distintos ámbitos de la vida social.

Podemos considerar a la ética como una reflexión del hecho moral que busca las razones que justifican que se utilice un sistema moral u otro e incluso que se aconseje. En esta línea, la ética sería aquella parte de la filosofía que ha de dar cuenta del fenómeno moral en general, que trata de la moral y de las obligaciones que rigen el comportamiento del ser humano en la sociedad. Es el compromiso que se adquiere con uno mismo de ser siempre más persona. Se refiere a una decisión personal interna y libre que no representa una simple aceptación de lo que otros piensan, dicen y hacen.

Fernando Savater, en su libro Ética de Urgencia, nos presenta una definición muy amena y entendible, y la define como: "la ética es la práctica de reflexionar sobre lo que vamos a hacer y los motivos por los que vamos a hacerlo". Podemos inferir de esta definición que debemos pensar muy bien lo que hacemos y ser muy cuidadosos con nuestras acciones ya que las mismas afectan, o pueden afectar, de manera importante al receptor de las mismas. No tenemos duda alguna que la vida razonada y las decisiones razonables no terminan nunca y son constantes durante nuestra permanencia en la tierra.

Observamos que ética y moral son conceptos que están interrelacionados aunque no poseen el mismo significado. De sus definiciones, podemos decir que la moral está fundamentada en las normas, principios y valoraciones establecidas dentro de una sociedad, mientras que la ética supone un estudio más amplio, basado en un análisis filosófico y racional de la moral. Mientras que los principios éticos no están subordinados a cualquier costumbre moral sino que se deben practicar con todo tipo de persona sin discriminación de origen, raza, sexo, orientación o religión. La ética, en consecuencia, no discrimina de acuerdo al universo de usos y costumbres.

Basándonos en los conceptos desarrollados en este artículo, en el escrito número II, cotejaremos la práctica de los valores, ética y moral de nuestros gobernantes, instituciones, sociedad y ciudadanos en sus interacciones diarias.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 313 veces.



Higinio Jesús Esparis

Ing. Mecánico UCV

 higiniojesus@gmail.com

Visite el perfil de Higinio Jesús Esparis para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: