Todo momento es una oportunidad propicia para comenzar de nuevo

Todo momento es una oportunidad propicia para comenzar de nuevo, está en cada uno de nosotros la voluntad de hacerlo, sin embargo, existe la sensación de que algunas fechas son más indicadas para estos menesteres, esta es una de ellas.

En este mi primer encuentro con ustedes mis amables lectores, voy a compartir una angustia que me acompaña y que en el fondo no deja de entrar en contradicción con lo que acá les voy a exponer.

El mundo en general y nuestro país de modo particular, está viviendo una profunda crisis que lo abarca todo. El cambio climático, la pandemia con cada una de sus variantes, las transformaciones políticas que se suceden, la permanente amenaza de un conflicto que pudiera terminar por desatar una catástrofe nuclear, son elementos que terminan colocando al ser humano al borde de lo que se consideran emociones disruptivas, y en general, todas y cada una de ellas se caracterizan por no tener nosotros ningún o muy poco control sobre las mismas. Entonces si concentramos nuestra atención sobre estas, estaremos permanentemente sumergidos en sentimientos de frustración, rabia, miedo e inclusive tan delicadas como el odio.

Uno de los efectos nocivos de esta situación es que nos enfrentan de manera inexorable a una posibilidad poco comprendida y casi siempre mal aceptada en nuestra cultura occidental, como lo es, lo que en latín se expresa de esta manera "Memento mori", que significa "Recuerda que morirás". Siendo esto una verdad absoluta entonces para que el afán.

Ahora bien, si pensamos que la factura por pagar con tantas posibilidades negativas en contra debería ser cancelada de manera colectiva. La pregunta es; ¿Qué podemos hacer cada uno de nosotros a título personal mientras de algún modo u otro nos llega nuestro momento?

Es necesario que recordemos que las grandes corrientes del pensamiento filosófico de la humanidad se han producido cuando en el mundo se han presentado situaciones caóticas generalizadas. Zenón de citio en Atenas 300 A.C, budismo ó el cristianismo hace dos siglos. Y cada una de estas corrientes están sustentadas en dos aspectos fundamentales. La metafísica que trata del funcionamiento del mundo desde sus perspectivas y la ética que no es otra cosa que tu comportamiento social.

Yo acá no voy a pretender orientar a cada uno de ustedes respecto a que corriente, pensamiento o religión deben abrazar, sin embargo, me gustaría sensibilizarlos en la necesidad de tratar de que practiquemos el vivir conforme a la naturaleza humana, en el entendido que somos seres sociales con capacidad de razonar y capaces de generar compromisos en favor de la humanidad.

Que asumamos con responsabilidad, que una vida digna es aquella en la que empeñamos nuestros mejores esfuerzos en beneficio de nuestros semejantes y no solo para nosotros mismos.

Tampoco es la invitación al martirio ó al sacrificio para demostrar lo digno que somos, ya que en oportunidades una idea que se mal interpreta, termina siendo igual de perniciosa, como cuando se usa con fines distintos a los que fue creada.

La filosofía no "solo" es un ejercicio académico, debe ser llevado a la practica en el día a día. Es allí donde reside la razón de mi angustia, necesítanos con urgencia una mejor sociedad y esta solo se construye con mejores ciudadanos.

Si usted ocupa una responsabilidad en el campo público o privado, en el seno de su familia o en su interrelación social, permítase evaluar sus propósitos y desempeños, hágalo en su fuero más íntimo permanentemente y de manera consiente, solo usted tendrá sus propias respuestas.

Debemos incorporar en nuestras vidas la ética de la virtud, para como resultado final mejorar como personas.

Hoy en un mundo completamente tecnológico y con herramientas tan imprescindibles como el smartphone, nuestras necesidades básicas como seres humanos continúan siendo las mismas que generaron las corrientes filosóficas o la religión.

Sabiduría, valor, justicia, templanza, esperanza, fe y caridad. Adoptar estos valores en nuestras vidas reducirá la ansiedad que nos producen las situaciones que están fuera de nuestro control y en cada acción que realicemos obtendremos como recompensa las descargas de aquellos componentes químicos generados en nuestro organismo que nos producen las sensaciones positivas de paz y bienestar como individuos. Y en nuestro entorno, el necesario resultado de orden.

Compromiso, felicidad y prosperidad en el año nuevo 2022 son mis mejores deseos.

Recuerden que ser felices es gratis.

Paz y bien.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1317 veces.



José Gregorio Palencia Colmenares

Escritor, poeta, conferencista y articulista de medios

 vpfegaven@gmail.com

Visite el perfil de José Gregorio Palencia Colmenares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: