¿Será también una "plasta" esta sentencia del TSJ?

Cuando el TSJ declaró que los militares que dieron el golpe a Chávez el 11 de abril de 2002 estaban "preñados de buenas intenciones" para absolverlos de la justicia, argumentando la tesis del "vacío de poder", Chávez quien siempre fue un hombre franco no pudo evitar denunciar púbicamente aquella sentencia como una "plasta". Pasadas dos décadas de estos lamentables sucesos, superada en alguna medida estas heridas, un nuevo TSJ vuelve a poner otra "plasta".

En este caso el ataque por mampuesto no es contra el Ejecutivo, como en el 2002, sino contra el poder Electoral. Contra el CNE, quien después de haber cumplido una jornada extraordinaria como la del 21N, la Sala Electoral del TSJ viene a empañar su desempeño con esa decisión de "inhabilitar" al candidato ganador en la gobernación de Barinas y convocar a nuevas elecciones.

El TSJ le hace un flaco servicio al proceso electoral que recién se ha llevado a cabo en el país. La decisión de anular las elecciones en Barinas, puede estar revestida de legalidad, pero no es legítimo. ¿Por qué inhabilitar a un candidato opositor después que se ha expresado la voluntad del pueblo?

Ha dicho el exFiscal General de la República, Isaías Rodríguez que, la sala electoral no tiene la competencia para decidir sobre un caso como el de Barinas. Explica que más bien eso sería competencia de la Sala Constitucional. El jurista en entrevista publicada en La iguana tv., explica en detalles sus argumentos jurídicos al respecto. Pero más allá de la argumentación jurídica, me parece muy importante la visión política que expone Isaías Rodríguez en su argumentario.

"Es importante cuidar la imagen que le hemos hecho llegar al mundo entero" afirma Rodríguez.

Se me viene a la cabeza cuando el Presidente Chávez llamó a referéndum revocatorio, habiendo podido impugnar dicha solicitud de la oposición por no cumplir cabalmente con las exigencias legales prescritas. Chávez entendió que más que una cuestión jurídica y legal era una cuestión política y demostrando plena confianza en su liderazgo político decide sobreponer lo político sobre lo legal y jurídico y convoca a dicho referéndum (incluso contrariando las recomendaciones de sus más allegados asesores).

Es verdad que Chávez ya no está, no podemos saber cómo actuaría hoy en un caso como el de Barinas. Lo que sí es verdad es que quien está debería emular a Chávez y marcar un rumbo que ayude a rescatar la imagen y la credibilidad del CNE.

Más que vencer es importante convencer.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 649 veces.



Carlos Luna Arvelo


Visite el perfil de Carlos Luna Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: