El oficio más antiguo de la humanidad

Seguramente que la mayoría de ustedes ya tiene en mente cuál es el oficio más antiguo de la humanidad según su buen saber y entender. Lo más seguro es que el oficio que la mayoría ha pensado no es el oficio al que me refiero en este artículo.

Según G. S. Altshuller, el oficio más antiguo de la humanidad es la inventiva. El ser humano comenzó por sacarle provecho como herramienta a cuanto objeto se encontraba en la naturaleza. En el principio se dedicaba a explorar con todo lo que encontraba a su paso. Podríamos decir que esta primera etapa de la humanidad, el ser humano encontraba objetos en la naturaleza a los cuales les buscaba alguna utilidad, es decir, primero tenía la herramienta y después veía que problema podía resolver con ella. Luego, al desarrollarse su cerebro, esta situación cambio totalmente.

Tenemos entonces que el ser humano se ingeniaba qué hacer con las cosas que encontraba a su alrededor, en su estado natural. Por ejemplo, descubrió que una piedra afilada le servía para desollar un animal y cortar su carne. Luego, después de un largo proceso, se planteó cómo mejorar el filo de las piedras que encontraba con filo e incluso como sacarle filo a una piedra que no lo tenía. También descubre que ciertos fenómenos pueden serle de alguna utilidad. Por ejemplo, al acercarse al fuego, producido espontáneamente en la naturaleza, siente calor y si es de noche se alumbra el entorno. Luego, después de un largo proceso, se plantea maneras de producir fuego por sí mismo y controlarlo para usarlo como calefacción y más tarde para cocinar. Incluso se llega a plantear cómo trasladar el fuego de un sitio a otro. Estos son los primeros pasos de los seres humanos en la inventiva. De su encuentro con la naturaleza y su deseo de transformarla surgen las primeras invenciones. Estas invenciones no surgieron de manera espontánea, no fueron fruto de la contemplación o legado de algún ser mágico, las invenciones surgen de la actividad transformadora de la naturaleza de parte de los seres humanos.

Con su actividad los seres humanos transforman la naturaleza, la cual se les opone y existe objetivamente, independientemente de nuestro conocimiento de ella. Al mismo tiempo que el ser humano transforma la realidad se transforma a sí mismo. Este proceso lo describe magistralmente Engels en su trabajo titulado El Papel del Trabajo en la Transformación del Mono en Hombre, cuya lectura recomiendo enormemente. El trabajo es una actividad que realizan los seres humanos con un cierto fin u objetivo usando ciertas herramientas para obtener un producto. Tal como señala Marx, lo que diferencia al más torpe de los albañiles de las abejas, las cuales construye unos panales perfectos, es que el primero tiene en mente lo que quiere construir antes de comenzar a realizarlo. Es ese acto de plantearse las cosas en la mente antes de realizarlas es lo que llevó a los seres humanos a desarrollar su inventiva más allá del mero uso de lo que encontraba en la naturaleza.

Ahora bien, la inventiva no es el producto de la casualidad o un asunto de genios. La inventiva se puede cultivar, estimular y aprender. G. S. Altshuller se dedicó a sistematizar maneras de inventar y en los años 40 del siglo pasado desarrolló, en la Unión Soviética, una teoría de la inventiva conocida por las siglas TRIZ, en ruso de Teoría de la Resolución Inventiva de Problemas. Esta teoría fue ampliamente utilizada en la Unión Soviética y fue difundida en otros países a partir de los años 90 del siglo XX. La TRIZ ha sido utilizada especialmente en los países asiáticos, en especial en China ha ganado mucha popularidad en las últimas décadas. La TRIZ ha demostrado ser especialmente útil en el diseño y desarrollo de nuevos productos innovadores en muchas áreas. Es considerada como una herramienta de suma utilidad para la resolución de problemas tecnológicos y de otros tipos. Realmente no manejo información sobre el grado de divulgación de la TRIZ en nuestro país. Creo que nos vendría muy bien iniciarnos en esta teoría, especialmente en estos tiempos que necesitamos sistematizar nuestras acciones para atajar esta crisis y además en un contexto de escases de recursos financieros y materiales. La TRIZ pude resultar un gran aliado para llevar adelante una transformación de nuestro aparato productivo, para llevarlo de la mera reproducción y consumo, a la producción de productos innovadores. Se trataría de desarrollar consciente y sistemáticamente entre nosotros el oficio más antiguo de la humanidad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 715 veces.



Julio Mosquera


Visite el perfil de Julio Mosquera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: