Mi palabra

¡Vacúnate! ayuda a erradicar la pandemia

"La maldad no necesita razones,

le basta con un pretexto"

Goethe

Los antivacunas van desde médicos, hasta personas encargados de limpieza en edificios, a quienes se les ve la ignorancia sobre la pandemia producida por el Covid-19. Apenas se les pregunta los motivos de no haberse vacunado, parecen desconocer los estragos producidos por la peste, pero al averiguarlos en profundidad de la terca decisión de no inyectarse para prevenirse de la terrible enfermedad, dejan ver que, la influencia muchas veces tiene razones políticas influenciadas por personas, a quienes se les sale por los poros las ínfulas de arrogancia, faltándoles poco por enseñar la varita mágica para hacerle frente, como los católicos, cuando se persignan para espantar los influjos de Satanás.

Hasta los momentos la pandemia se ha llevado más de 5 millones de personas, sin hacer distinciones en la posición económica, raza, religión o inclinación política. Lamentablemente aquí en Venezuela, por la confrontación que, estamos viviendo, encontramos a un sector importante de la dirigencia de la oposición haciendo un llamado de manera muy animada a ¡No vacunarse!, creyendo que, le están haciendo un daño al gobierno dirigido por Nicolás Maduro, cuando en verdad están atentando en contra de toda la humanidad, porque de esa manera están contribuyendo a no erradicar por completo este terrible flagelo, y así salvar vidas.

Para nadie, es un secreto la manera terca y obstinada, como el ex mandatario de los Estados Unidos, Donald Trump; el expresidente del Ecuador, Lenin Moreno; el presidente del Brasil, Jair Bolsonaro; Duque en Colombia, se convirtieron en propagandistas antivacunas y cedieron, cuando las denuncias antes la propagación del terrible mal, empezó a tocar en los mínimos rincones de esos países, hasta convertirlos en verdaderos focos de contaminación, con cifras alarmantes de muertos e infectados, hasta colocarlos arribas en las estadísticas, mientras los capitalistas aumentaban sus riquezas, sin mirar, e importarles la tragedia en todo el mundo.

Sin embargo, la epidemia ha venido cediendo, a pesar de la imprudencia y la forma, como en algunos países, primero sacan el porcentaje de ganancias que, velar por la integridad de la ciudadanía. El caso de los Estados Unidos y Brasil, no es una simple casualidad, al presentar las dos cifras más altas de muertos, cuando no son los más poblados del mundo. Especialmente USA, donde los avances de la medicina nadie los puede negar, pero surge la pregunta. ¿Al servicio de quién? Los mismos laboratorios farmacéuticos monopolizadores del comercio, se convirtieron en grandes manejadores de fabulosas sumas de dólares amparados en las leyes capitalistas.

Aquí en Venezuela, cuando la pandemia hacía estragos en todo el orbe, el gobierno de manera consciente enfrentaba la situación, con los pocos recursos en medio de un bloqueo criminal, con resultados muy halagadores, pero no faltaban las voces, como sirenas descompuestas pidiendo a gritos las vacunas, sobre todo el sector enfermizo de la oposición que, por lógica les falta una inyección para ver, si les espanta el odio que, no los deja vivir tranquilo, ni siquiera un minuto de su convulsionada existencia. Ahora, que, las hay se encuentran en un profundo silencio, y cuando hablan es para incitar a no vacunarse, y algunos cambian de parecer, cuando tienen el agua al cuello, como el cuento de la lora.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 437 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Coronavirus

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Coronavirus