Es historia no es cuento

En la historia los tiempos son perpetuos, y cambian sólo en la interpretación de momento en el cual se analizan o estudian los hechos, remitiéndolos al presente para mostrar cómo se ha comportado en hombre frente a sus semejantes, desde las instancias que le sirven para manifestar el poder para bien o para mal. Hoy en Venezuela asistimos a uno de esos aspectos significativos de los cambios de escenarios y de contexto precedido por intervenciones ya ocurridas, sólo que el objetivo se enfocaba más directamente contra un grupo o sector determinado, ideológico, social, político, económico, pero desde una nación contra otra. Ahora, al no saber dónde está radicado el poder, se ataca como pirañas sobre una víctima, de la que todos sacan un bocado, dependiendo de quién muerda primero y en cuál de los aspectos mencionados, o una combinación de ellos.

A Venezuela se la ha enfrentado desde su independencia por parte de propios y extraños; desde dentro y desde fuera de sus fronteras, y hay que suponer que además de las oposiciones, las disidencias, están también no pocos enemigos. A cada uno se los enfrenta o ataca, dependiendo de la magnitud y el daño que pueda ocasionar contra el país. En lo cuantitativo y cualitativo es el gobierno y contra él que se enfocan todas las baterías, y dependiendo de quien sea el representante de turno, líder nato o impuesto, como en el caso de NiMaMo.

Pero en medio de las comedias y las tragedias, resulta que como en 1810 se enfrentan las mismas dos fuerzas históricas, con intereses claramente de clases (castas, estamentos), que son los elementos de análisis que se hace a la hora de buscar la raíz del conflicto interno; y que por supuesto tiene incidencias internacionales, para aprovechar la situación, y pescar en río revuelto. Es por lo que como consecuencia tengamos tantos frentes abiertos. Que hasta tenemos dos representaciones, una real y otra virtual, de gobierno nacional, estadal y municipal. Y como solo el pueblo salva al pueblo, debemos saber que son narrativas que puede resultar solo y sí actúa organizado como representante originario del soberano; para hacerle frente a las circunstancias que l corresponden frente al poder que pone en peligro su integridad y por ende la nación. Entonces fue la Corona frente a los aborígenes, los criollos, frente a los peninsulares, los venezolanos frente a los americanos una vez disuelta la Grancolombia; de lo que han sacado provecho ingleses, franceses, norteamericanos, alemanes, holandeses, menos los Hispanoamérica, y nos llamamos Latinoamericanos, es decir execrar de la Madre Patria España, de la cual tenemos sangre, lengua, religión, instituciones y vínculos históricos y culturales. Eso significa una gran nación, la suma de sus potencialidades, y no estamentos y compartimientos estancos, estratificados y segregados.

Lograron balcanizarnos a partir de finales de los años 20 del siglo XIX, separándonos, y de hecho desconocida nuestra legitimidad gubernativa, autonomía e independencia; obra y gracia de las constituciones, desconocidas, tergiversadas, reinterpretadas unilateralmente, cuando es la guía y brújula, máxima referencia, que se impone a la conveniencia de los pocos que mandan, apoyados por militares venales, traidores a su juramento a la Patria. Si esto lo sabe el que estudia y conoce su historia, es un secreto a voces por parte de quienes controlan la información oficial, frente a la Academia, a los intelectuales críticos desde sus disciplinas y especialidades, no solo la FANB se capacita con sus armas, los científicos sociales también lo hacen con las suyas, su método de análisis para el saber batir el cobre, apoyados en las nuevas tecnologías. Mientras persistan las intromisiones de unos en los campos de los otros, para imponer el control de apenas grupos sectorizados, el país no avanzará como tal, pues será parcialidades, y la independencia se postergará frente al verdadero enemigo y competidor, las potencias que potencian tales diferencias, que nos obstaculizan salir del atraso y el subdesarrollo.

En el contexto internacionales no es diferente, y hemos sido torpes en el manejo de las estrategias de largo aliento, las que impulsara Chávez en su momento y sirvieron de columnas sobre las que se levanta los planes de la Patria venezolana, en la que los aborígenes, los blancos, los negros, el mestizaje y sus descendencias, tienen todavía mucho que decir, y hay que escucharlos, sin que unos quieran sobresalir sobre los oros, pues todos y todas somos necesarios, y solo la unidad rinde las mejores causas para salir de este atolladero que ya tiene demasiado tiempo, y no deja de repetirse, como una letanía. Somos amos y no lo sabemos, pero de nosotros mismos, y si lo reconociéramos, haríamos entre todos y todas, el país que cada uno sueña tener, pues los inmensos recursos están, solo que debemos apropiarnos de lo nuestro que es lo de la nación, y que el gobierno debe bien administrar a través de los negocios de la res pública; mejor distribuida hacia las regiones, y entonces sí estaríamos más cer ce ser una gran potencia.

Así las cosas, de cara a los próximos comicios, y frente a lamentables situaciones que perjudican aún más la imagen de la RBV ante los sonados casos que nos salpican a todos y a todas, pues es Venezuela la que es señalada con el dedo acusador de los interventores, que no pierden ocasión para ataca al gobierno, al Estado, a la nación, sometiéndonos a bloqueos y sanciones que perjudican directamente al pueblo humilde y sufrido, que tiene que sacrificar vida y existencia, por los grandes intereses en el reparto por parte del Nuevo Orden Global, enmascarados bajo pretextos altruistas. Que a pesar de la sentencia que pesa sobre la especie humana, pues su extinción es un hecho cierto y verdadero, solo que el impacto catastrófico ocurrirá antes de 2050. Queremos tener país, territorio, nación, recursos, y disfrutarlo a futuro, pues debemos olvidar el pasado, enmendar lo que haya que enmendar, y una vez que nos encaminemos hacia tales derroteros, hacerle un llamado al resto del mundo, que debe haber un solo plan, con sus alternativas, para tener un planeta, que es lo que está en juego, y dejar de evadir las reales responsabilidades, es decir las que son hoy, aquí y ahora, en este presente que continúa hacia un precipicio y el holocausto apocalíptico, si no detenemos ya la autoaniquilación.

Apostaría todo porque no fuera simple utopía, y se comprometieran los principales responsables de tamaña depredación, y que dieran muestras reales, contundentes, y no seguir amenazando, creando armamento cada vez más letales. No es un contrasentido, en base a lo que llevamos dicho, es lo absurdo de los seres humanos. A quienes sí les favorece sin duda, es a los seres no humanos, que han logrado sin duda, inocular el odio, la diferencia basada en el egoísmo, quienes se están aprovechando del paneta a sus anchas, y por eso debe ser que hablan de deshacerse de las 2/3 partes de los humanos y demás especies que les estorban. Con que queden sólo mil millones sería más que suficiente para el control absoluto y total.

De qué se trata sino, crean virus, conflictos, guerras, narcotráfico, entregan armas y organizan grupos delictuales, droga, mucha droga, sexó, mucho sexo, prostitución, abandono de los principios, de los valores, de la ética, la inmoralidad campea, el individualismo y el automatismo teledirigido, controlado a distancia con monitoreo por Inteligencia Artificial; y todos felices y contentos, sin atender a que los días que pasan nos acercan más a una nueva esclavitud, esta vez bajo un gobierno global, que será quien disponga si vive o pereces, puesto que serán los propietarios de cuanto exista y pueda existir. Se acabará la pandemia, serán todos y todas vacunados y vacunadas, y los que no quieran, los que opinan que con el porcentaje vacunado hasta ahora es insignificante contra la velocidad de mutaciones del virus, y es posible que el remedio tarde, como lo fue en el caso de otras respuestas frente a otros epidemias o enfermedades. Ahora ya nos anuncian que serán las fuerzas armadas a niel global los que deben asumir el control y establecer la hegemonía, bajo el mando de una autoridad suprema, que se constituirá por los asistentes del Nuevo Orden Global, que ya está instaurado.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 470 veces.



Franco Orlando


Visite el perfil de Franco Orlando para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Franco Orlando

Franco Orlando

Más artículos de este autor